Representantes árabes analizan la forma de enfrentar la interferencia de Irán y Turquía en Oriente Medio

Las discusiones incluyeron mayores esfuerzos “para enfrentar las prácticas terroristas iraníes”
Ministros de Relaciones Exteriores árabes participan en su 153º período de sesiones anual en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, el 4 de marzo de 2020

AFP/MOHAMED el-SHAHED  -   Ministros de Relaciones Exteriores árabes participan en su 153º período de sesiones anual en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, el 4 de marzo de 2020

Emiratos Árabes Unidos (EAU) presidió una reunión de la Liga Árabe encaminada a afrontar las interferencias de la República Islámica de Irán en los asuntos internos de los países árabes de la región.

La reunión fue celebrada por el Comité del Cuarteto Ministerial Árabe sobre el seguimiento de la crisis con Irán al margen de la sesión del Consejo de la Liga Árabe y estuvo presidida por Khalifa Shaheen al-Marar, ministro de Estado de EAU.

Representantes de Egipto, Arabia Saudí y Bahréin, además del secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, asistieron a la reunión, que se celebró en la capital egipcia de El Cairo y discutieron la evolución de la crisis.

El Comité del Cuarteto Ministerial Árabe se reunió así este miércoles para discutir los desarrollos de la crisis con Irán y las formas de abordar la denunciada injerencia iraní.

Osama bin Ahmed Naqli, embajador de Arabia Saudí en Egipto y representante permanente ante la Liga Árabe, representó al Reino en nombre del ministro de Relaciones Exteriores, el príncipe Faisal bin Farhan.

La reunión, que tuvo lugar en El Cairo al margen de la 155ª sesión del Consejo de la Liga Árabe, fue presidida por el citado Khalifa Shaheen al-Marar. Los otros participantes fueron el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, y el ministro adjunto de Relaciones Exteriores de Bahréin, Abdullah al-Dossary.

El ayatolá Alí Jamenei, a la derecha, pasa revista a las Fuerzas Armadas junto al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Mohamed Bagheri, durante una ceremonia de graduación en la Academia de Defensa Aérea de Irán, el 30 de octubre de 2019
PHOTO/OFICINA IRANÍ vía AP - El ayatolá Alí Jamenei, a la derecha, pasa revista a las Fuerzas Armadas junto al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Mohamed Bagheri, durante una ceremonia de graduación en la Academia de Defensa Aérea de Irán, el 30 de octubre de 2019

Hablaron sobre "formas de mejorar la cooperación y la coordinación conjunta para enfrentar las prácticas terroristas iraníes y combatir sus armas terroristas que causan estragos y destrucción, interrumpen el desarrollo y la prosperidad y amenazan la seguridad y estabilidad regional e internacional", según informó la agencia oficial de noticias saudí SPA y señaló el medio Arab News.

También analizaron "la importancia de fortalecer el trabajo con la comunidad internacional para detener el programa nuclear iraní, que amenaza la paz y la seguridad internacionales en la región y el mundo".

Como han venido apuntando diversos analistas y expertos, la República Islámica de Irán lleva mucho tiempo teniendo una presencia importante en diversos países de Oriente Medio e interfiere en asuntos estatales a través de grupos próximos chiíes que operan en cada una de estas naciones. Por ejemplo, en Irak cuenta con la colaboración de las Fuerzas de Movilización Popular, en Yemen con la aportación de los rebeldes hutíes que tratan de socavar al Gobierno internacionalmente reconocido de Abd Rabbuh Mansour al-Hadi, en Palestina con la milicia de Hamás, en Líbano con el grupo islamista de Hizbulá y en Siria con el grupo de origen afgano Liwa Fatemiyoun.

El régimen de los ayatolás es el principal representante regional de la rama chií del islam, enfrentada a la suní que encabeza Arabia Saudí, gran rival regional de Irán.

En los últimos tiempos, sobre todo gracias a los históricos Acuerdos de Abraham, se han venido dando pasos hacia la cooperación entre países árabes, contrarios al expansionismo de Irán, y el Estado de Israel, gran enemigo de la República Islámica. El pasado Gobierno de Estados Unidos de Donald Trump propicio el establecimiento de lazos diplomáticos entre naciones como Emiratos, Bahréin, Sudán y Marruecos con Israel, que han servido para aproximar posturas con el país hebreo de cara a pacificar la zona de Oriente Medio y arrinconar políticas beligerantes como las de Irán, rival común en la región. 

Turquía también en el foco

Emiratos Árabes Unidos también participó en una reunión de la Liga Árabe que busca formas de enfrentar las interferencias de Turquía en los asuntos internos de los países árabes. La reunión fue celebrada por el Comité Ministerial Árabe encargado de dar seguimiento a la intromisión turca, al margen de la sesión del Consejo de la Liga Árabe, donde el propio Khalifa Shaheen Al-Marar representó a Emiratos.

El ayatolá Alí Jamenei, a la derecha, pasa revista a las Fuerzas Armadas junto al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Mohamed Bagheri, durante una ceremonia de graduación en la Academia de Defensa Aérea de Irán, el 30 de octubre de 2019
REUTERS/Servicio de Prensa Presidencial vía AP - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

La reunión fue presidida por Egipto, e incluyó a representantes de Arabia Saudí, Bahréin e Irak, además del propio secretario general de la Liga Árabe y se discutieron las interferencias ilegítimas de Turquía en los asuntos de los países árabes. 

Mucho se ha hablado también de la política exterior agresiva de la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, que ha llevado a cabo maniobras militares en confrontaciones internas de otros países como ha ocurrido en la guerra civil de Libia, en el enfrentamiento entre el Gobierno de Siria y grupos radicales opositores y en Irak, donde ha llevado a cabo operaciones para hostigar a los kurdos, a los que acusa de actos terroristas en el sur del territorio otomano. En el caso turco, varios analistas y diversos medios han señalado incluso la cooperación con grupos vinculados al yihadismo dentro del conflicto sirio, e incluso el envío a Libia de mercenarios provenientes de Siria ligados en el pasado con formaciones como Daesh o Al-Qaeda.