Repsol comercializará entre empresas su plataforma de big data e inteligencia artificial

ARiA, la plataforma cloud de datos y analítica, nació como un desarrollo para uso propio, pero ahora servirá para ayudar a otras empresas a acelerar el uso del big data y desplegar la inteligencia artificial
Repsol desarrollar el big data y la inteligencia artificial

PHOTO/REPSOL  -   Repsol desarrollar el big data y la inteligencia artificial

Repsol, con la colaboración de Accenture, comercializará ARiA, la plataforma cloud de datos y analítica que nació como un desarrollo para uso propio, y que ahora servirá para ayudar a otras empresas a acelerar el uso del big data y desplegar la inteligencia artificial.

ARiA está diseñada para facilitar la democratización de los datos en la organización, logrando extraer todo su valor y agilizarla toma de decisiones. La plataforma incluye soluciones para las ingestas de datos, las diferentes alternativas de configuración en la nube de Microsoft Azure, las herramientas para el gobierno de datos de su laboratorio de desarrollo y modelos de machine learning, además de las diferentes herramientas de autoservicio.

De esta forma, cualquier empleado, independientemente de sus conocimientos analíticos, pueda tomar decisiones basadas en datos. Accenture diseñará, desarrollará y pondrá en marcha el plan comercial de ARiA, utilizando su experiencia y conocimientos de la industria en España y a escala internacional, y llevará a cabo la elaboración de las propuestas comerciales y técnicas con las aportaciones de Repsol como experto desarrollador y conocedor de la plataforma, además de como asesor en materia de creación de una cultura data driven (orientada al dato) en las organizaciones, escalando el uso del big data y la inteligencia artificial en caso de que el potencial cliente lo necesite.

Trabajando en conjunto, tanto Repsol como Accenture identificarán también posibles soluciones desarrolladas en ARiA que puedan ser comercializables y aplicables a otras empresas, como las soluciones específicas de negocio basadas en inteligencia artificial y machine learning, tanto para ámbitos industriales como comerciales o de gestión. Esta iniciativa se suma al proyecto que tienen en marcha ambas compañías para el desarrollo, la operación y el mantenimiento de la plataforma de datos durante los próximos cinco años, convirtiendo a Accenture, de esta manera, en uno de los principales colaboradores de Repsol en su programa de transformación digital.

Hace dos años, Repsol decidió invertir en el desarrollo de su propia plataforma de big data y analytics, denominada ARiA, sobre Azure, la nube de Microsoft, con el objetivo de ser capaz de acelerar el desarrollo de soluciones de inteligencia artificial y de escalar el uso de los datos y su analítica a la mayoría de los procesos en todas sus unidades de negocio. El objetivo era contar con una plataforma única que se convirtiera en el “cerebro digital” de la compañía, que capturase y extrajera datos de todas las fuentes con las que cuentan los distintos negocios y áreas corporativas, y los trasladara a sus datalakes (repositorios capaces de almacenar grandes volúmenes de datos en bruto de cualquier tipo),a la espera de ser utilizados para la toma de decisiones, ya sea a través de su propio “laboratorio” de analítica avanzada, o por medio de las herramientas de autoservicio para los empleados.

Logotipo de la empresa petrolera española Repsol
REUTERS/Sergio Pérez - Logotipo de la empresa petrolera española Repsol

De esta forma, sobre ARiA están construidos el conjunto de casos digitales analíticos de la compañía, al lograr extraer todo el conocimiento de los datos y desarrollar modelos y algoritmos que dotan de la máxima inteligencia a los procesos y a la toma de decisiones.

Además, la plataforma se adapta a las necesidades y capacidades de cada usuario, en función del consumo y el proceso de datos, ya que es capaz de realizarlos de manera ágil, eficiente y a gran escala.

ARiA ha contribuido de forma directa a la consecución de parte de los objetivos del Programa Digital de Repsol, que acumula retornos de hasta 300 millones de euros hasta 2020, de los cuales 150 millones son específicos por el uso de datos, analítica e inteligencia artificial.

Repsol lanzó en 2017 su Plan de Digitalización como elemento fundamental para afrontar la transición energética, la sostenibilidad y la reducción de emisiones, y avanzar en la descarbonización, apoyándose en distintas tecnologías y herramientas digitales, como el big data, la inteligencia artificial o el internet de las cosas, entre otras.

El Plan ha supuesto un importante cambio en la cultura corporativa a la hora de poner en valor los datos y hacerlo, además, de una forma más transversal a todos los negocios y con una metodología sistematizada, con la que poder predecir y anticipar decisiones y lograr importantes eficiencias.