Retos y oportunidades que ofrece Argelia a las empresas españolas 

La proximidad de Argelia con Europa favorece la actividad económica, así como los intercambios comerciales 
Terminal portuaria de Argel, Argelia 

REUTERS/ZOHRA BENSEMRA  -   Terminal portuaria de Argel, Argelia 

En el contexto actual de la COVID-19 y, como consecuencia, de la restricción a la movilidad, con el objetivo de acompañar a las empresas en su desarrollo internacional, el Banco Sabadell ofreció este día 25 de noviembre la posibilidad de participar y conocer online los retos y las oportunidades que ofrece Argelia a las empresas españolas en una nueva cita del ciclo de ‘Jornadas de Negocio Internacional’. 

Esta iniciativa se realizó para acompañar a las empresas españolas con presencia en el exterior y que operan en el ámbito internacional. Organizando un ciclo de ‘Jornadas de Negocio Internacional’ focalizado en los principales mercados de interés para las empresas españolas, con el objeto de obtener un asesoramiento experto para que las empresas puedan avanzar con éxito en su actividad en el exterior. 

SABADELL ARGELIA

Bajo el título ‘Conoce los retos y las oportunidades que ofrece Argelia’, el Banco Sabadell ofreció una visión macroeconómica del país, con la participación de Carlos Dalmau, director de Soluciones Internacionales de Banco Sabadell, y Nezli Osmani, gerente comercial de la Oficina de Representación en Argelia de Banco Sabadell. Facilitando por parte de la Dirección de la oficina en el exterior información práctica sobre los servicios que se ofrecen a las empresas interesadas en establecerse o hacer negocios en esta área geográfica del norte de África.  

Con presencia desde 2004, el Banco Sabadell fue la primera entidad financiera española en Argelia. Además, goza de una larga experiencia operativa y comercial y dispone de un conocimiento profundo del sistema financiero argelino. Es miembro del Círculo de Comercio y de la Industria Argelino-Española (CCIAE) y mantiene muy buenas relaciones con los principales actores y organismos públicos y privados.  

Argelia es un país que ofrece múltiples oportunidades para las empresas extranjeras, pero a pesar de la retórica oficial a favor de la inversión extranjera directa (IED), el clima de negocios sigue siendo difícil debido a un entorno legal inconsistente y políticas contradictorias que complican la entrada de flujos de capital extranjero. SABADELL ARGELIA

Sin embargo, tal y como señala Nezli Osmani, gerente comercial de la Oficina de Representación en Argelia de Banco Sabadell, hay “importantes oportunidades de negocios en casi todos los sectores de actividad, incluidas la energía, la electricidad, el agua, la atención médica, las telecomunicaciones, el transporte, el reciclaje, la alimentación, la agroalimentación y los bienes de consumo”. “La proximidad de Argelia con Europa favorece la deslocalización de actividades industriales consumidoras de energía, así como los intercambios comerciales”. 

Osmani añade que, en el contexto de las políticas de sustitución de importaciones y reducción de compras al exterior introducidas por el Gobierno desde la caída de los precios del petróleo en 2014, “algunas regulaciones favorecen explícitamente a las empresas locales sobre los competidores extranjeros”. Pero “el Gobierno ha ido estableciendo y reforzando una serie de restricciones a las importaciones para revertir la situación, equilibrar su balanza comercial e impulsar el entramado industrial local”. Osmani hace referencia a la generalización de la regla 49/51, en vigor desde 2009, que obliga a que exista un porcentaje mayoritario de argelinos residentes en todo proyecto de inversión extranjera. 

SABADELL ARGELIA

Los puntos fuertes del país son: 
  • El bajo costo de los insumos energéticos (gas, combustible y electricidad). 
  • Una gran reserva de liquidez que reduce su vulnerabilidad a las variaciones de los precios internacionales de los productos básicos. 
  • Un potencial significativo para la energía renovable y el turismo. 
  • Una mano de obra cualificada y barata. 
  • Reformas para fomentar la inversión extranjera, así como diversos planes de incentivos para fomentar la inversión. 
  • La proximidad de Argelia a Europa, su posición geográfica como interfaz entre Europa y África y dentro del Magreb. 
Los puntos débiles del país son: 
  • Una administración lenta y un sector público sobredimensionado. 
  • Un mal clima de negocios según las agencias internacionales de calificación. 
  • La dependencia de la economía de los hidrocarburos, lo que induce a una dependencia de las importaciones de bienes procesados. La economía depende completamente de las rentas del petróleo (98% de las exportaciones), lo que la hace muy vulnerable. 
  • El insuficiente desarrollo del mercado regional, que limita el atractivo de Argelia para los inversores extranjeros. 
  • La complejidad de la legislación, en particular la legislación fiscal, y la incertidumbre en la interpretación de ciertos contratos. 
  • Acceso al suelo industrial. 
  • La alta tasa de desempleo juvenil. 
  • Un contexto geopolítico regional degradado (Libia, Malí, tensiones con Marruecos). 

Las promesas del Gobierno son respaldadas por una estrategia de diversificación económica para establecer un crecimiento sostenido en el que se le da un papel dominante a pequeñas y medianas empresas y empresas de nueva creación, en las cuales el ROI y el impacto en la creación de riqueza y empleo se producen de manera más rápida. El Gobierno pretende preservar la transparencia, la eliminación de cuellos de botella y disminuir las pérdidas por los proyectos en contra de los intereses del país.

SABADELL ARGELIA

Como alternativa, se puede optar por la inversión pública-privada en los sectores de la agricultura y el turismo, sectores alternativos a los hidrocarburos y que son capaces de crear miles de puestos de trabajo. El crecimiento basado en el gasto público no apunta hacia el desarrollo del país, por lo que el desarrollo de estos sectores, además de generar riqueza, valor añadido y empleo, es símbolo de diversificación de la economía dependiente del petróleo. 

Si bien el Ejecutivo de Argelia no señala ningún plazo máximo de duración de los incrementos arancelarios, estos podrían ser objeto de nuevas revisiones o actualizaciones en función de las necesidades de la economía y del mercado local. 

Por el momento, este ha sido el último movimiento importante del Gobierno en lo que se refiere al régimen de importaciones, pero no conviene olvidar además que la Administración argelina mantiene todavía otras barreras que dificultan el acceso al mercado, tanto en lo relacionado con el comercio, es el caso de las restricciones a los licitantes extranjeros en la contratación pública, como con la inversión en la que se está muy lejos todavía de garantizar la igualdad de trato entre inversores nacionales y extranjeros. 

SABADELL ARGELIA

Toda esta serie de restricciones y prohibiciones a las importaciones que se han implantado durante los últimos años en Argelia han hecho que su apertura comercial actual sea catalogada como media-baja. Pero aun así todo ello ha permitido consolidar a Argelia como el segundo mercado principal de nuestras empresas en el continente africano, solo por detrás de Marruecos. 

No obstante, y según apuntó Nezli Osmani, “el mercado argelino mantiene su atractivo gracias a una demanda creciente y sigue ofreciendo oportunidades de negocio”. Algunas de las mejores opciones se encuentran en la importación de maquinaria y de aquellos productos que no son realizados localmente o que son necesarios para el desarrollo del entramado económico del país y que pueden, por tanto, beneficiarse de unas condiciones especiales para su importación.