Rodica Radian-Gordon: “Si sesgamos por edades, en Israel, tenemos casi al 90% de la población de más de 50 años vacunada”

“El escenario de tener una quinta ronda de elecciones no es un escenario ajeno a la realidad desafortunadamente”, manifestó la embajadora de Israel en España ante los micrófonos del programa Atalayar de Capital Radio.
Rodica Radian-Gordon, embajadora de Israel en España

 -   Rodica Radian-Gordon, embajadora de Israel en España

La embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, pasó anoche por los micrófonos de Atalayar en Capital Radio, el programa de radio que se emite cada lunes de 22:05 a 23:00h, para hablar del milagro que ha conseguido el país israelí, una vacunación en tiempo récord, y de cómo han sido las negociaciones con las farmacéuticas. Además, no desaprovechó la oportunidad para hablar de la celebración de los comicios que hoy se celebran en Israel y ante los que los últimos sondeos muestran mucha igualdad entre el bloque de izquierdas y el de derechas del país; la opción de una quinta ronda de elecciones es un escenario que no hay que descartar. Por otro lado, Radian-Gordon habló del cambio de escenario en la región tras los Acuerdos de Abraham, legado de la Administración del anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Rodica Radian-Gordon, embajadora de Israel en España, experta en la vida diplomática, es bióloga con doctorado en Bioquímica por la Universidad Hebrea de Jerusalén. Además, alberga el máster en Estudios de Seguridad Nacional por la Universidad de Haifa en el año 2001. Entre 2016-2019, fue directora de Asuntos Europeos en el Ministerio de Exteriores de Israel. Ha sido embajadora de Israel en México y en Rumanía. Se puede destacar que ha sido primera secretaria de la misión israelí ante las Comunidades Europeas y segunda secretaria de la Embajada de Israel en Varsovia.

Quisiera ir a lo pequeño, que es lo grande también y son los estudiantes. Los españoles del futuro y los israelíes del futuro también. Este miércoles por la tarde la Embajada de Israel en Madrid tiene un proyecto educativo: ‘Las musas y las estrellas’, porque se lleva a cabo en el Instituto Las Musas de la capital de España. Consiste en la construcción de un nanosatélite que va a ser lanzado al espacio. ¿Cómo es posible esto? ¿Qué aporta la Embajada?

Se trata de un proyecto que nació antes de mi llegada a España y que ha tenido mucho éxito en Israel. Cuando estaba preparando mi misión en España, me encontré con un gran número de mujeres científicas muy talentosas. Parte de ellas, que han desarrollado programas para animar a más chicas a que estudien temas de ciencias, tecnologías. Dos de ellas, que son astrofísicas tienen programas con éxito ya demostrado en Israel. La doctora Ana Eller ha tenido dos ediciones de estos programas con estudiantes durante el año 2005. Con ellos ha construido ya doce nanosatélites, de los cuales dos de ellos siguen transmitiendo resultados; de esta forma, los estudiantes pueden seguir investigando sobre los datos que tienen. Este es un programa, el otro se llama ‘Chispazo’. Es un programa pionero, enfocado exclusivamente en mujeres que están cursando el bachillerato, en el que se hace una investigación dentro del año escolar. Se analizan imágenes que vienen a través de un satélite nacional y se realizan estudios sobre el medio ambiente. ‘Chispazo’ se ha convertido en un programa internacional y este año, por primera vez, España participará. El gran éxito aquí en España ha sido encontrar institutos que quieran formar parte de este proyecto. El primero fue el Instituto Las Musas aquí en Madrid, pero esperamos que dentro de unos meses se unan otros colegios de Bilbao y de Granada.

Seguro que va a haber muchos que se interesen por la iniciativa, sin duda. Hay que tener en cuenta que del Instituto Las Musas de Madrid va a salir un satélite gracias a esta iniciativa tan maravillosa.

Los alumnos están muy entusiasmados y estoy segura de que van a tener un gran éxito. Lo más importante es diseñar los experimentos que este nanosatélite va a realizar. Este proyecto esta con la mira puesta en la innovación y la creatividad de los chicos. Hay que tener en cuenta que ellos van a hacer todo el proceso de principio a fin.

La campaña de vacunación que ustedes en su país han puesto en marcha y están desarrollando es un gran milagro para un país de dimensiones reducidas en relación con España. En este momento, ¿qué porcentaje de la población está ya vacunado?

En Israel tenemos casi al 50% de la población vacunada con las dos dosis. A alrededor de un 65% de la población ya se le ha administrado al menos una dosis. Si sesgamos por edades, creo que tenemos casi al 90% de la población de más de 50 años vacunada. Nosotros hemos empezado por la gente de más de 60 años y luego hemos ido bajando por edades. Hoy por hoy, la gente que tiene más de 16 años puede vacunarse, estamos en plena campaña para que los más jóvenes se vacunen. Es muy importante decir que alrededor de dos meses después hemos empezado sentir la diferencia que provoca administrar la vacuna. Durante los dos primeros meses, cuando no teníamos un porcentaje muy alto de la población vacunada el número de contagios era bastante alto. Es decir, que tuvimos muchos contagios y ahora de verdad, es que es algo espectacular, cada día bajan las cifras de un modo dramático. También se nota en el número de gente en UCIS, que está bajando muy rápido y con el número de fallecidos. 

Claro, todas las estadísticas bajan, por lo tanto, son positivas, ¿cómo explica usted el milagro de Israel con la vacunación? ¿Cuáles son las circunstancias diferentes que ustedes han puesto en marcha en su país con respecto al resto del mundo o por ser más próximos a Europa?

Creo que hay algunos elementos que han sido elementos claves. Quizás el primero ha sido que la población en Israel es mucho más joven que la población en Europa. En Israel tenemos un 30% de gente de menos de 18 años, la edad ha sido un factor que ha hecho que haya menos muertos en Israel. El Gobierno desde hace meses empezó a negociar con las farmacéuticas para asegurar una cantidad de vacunas, y cubrir la vacunación de cinco millones de personas, que a grosso modo era el número de vacunas que hacía falta para asegurar la vacunación de la población. Las negociaciones empezaron antes de que se aprobase la vacuna y se habló con Moderna, Pfizer, y AstraZeneca para asegurar las vacunas. Además, nosotros tenemos un sistema de salud basado en cuatro mutuas de seguros que son muy eficaces y cubren a toda la población.  Asimismo, hemos llegado a una total digitalización del sistema de salud de Israel, eso quiere decir que las mutuas tienen el contacto de cada uno de los asegurados y puede llegar a ellos de manera rápida. Todo ello sumado a que hemos tenido une una campaña muy, muy eficaz para animar a la gente a vacunarse, que las mutuas han contactado con la gente de forma coordina y correcta; primero las personas más vulnerables, mayores de 60 años, etcétera. También hay que decir que Israel es un país que está acostumbrado a actuar en situaciones de emergencia. Entonces todo esto se ha puesto en marcha muy rápidamente y desde el 20 de diciembre que llegaron las primeras vacunas, empezamos a vacunar a 50 o 100 mil personas por día. De esta forma hemos llegado a vacunar al 50% de la población.

La embajadora no lo dice, pero yo quiero decirlo, Europa regateó el precio e Israel no lo hizo y eso ha influido muy positivamente. Hay otra cuestión que también le está encima de la mesa, aunque hay elecciones, todos los partidos políticos estaban de acuerdo en que había que hacerlo de esta manera, y no porque el primer ministro candidato Netanyahu quisiera obtener alguna ventaja electoral, sino que eso era una cuestión de todos los partidos.

Sin ninguna duda, ha sido también un proyecto del Ministerio de Salud israelí, no solamente del primer ministro, pero quiero añadir que Israel, siendo un país de nueve millones de personas, no tiene la misma capacidad de negociar que la Unión Europea con 400 millones de personas, evidentemente. Entonces no podemos pensar que Israel pagaba lo mismo que la Unión Europea. Si se toma en cuenta el daño que puede tener en la economía israelí o el precio que hay que pagar para las vacunas, creo que está muy claro que hay que vacunar a la gente.

Radica Rodion-Gordon, embajadora de Israel en EspañaSobre la situación en Israel, embajadora, las elecciones van a poder clarificar un poco la gobernabilidad porque ya se está hablando en que incluso en el verano puede haber unas quintas elecciones en dos años. Son catorce partidos los que optan a los escaños, ciento treinta y cinco que es la mayoría absoluta. Porque bueno Israel, yo creo que ya se ha acostumbrado un poco a vivir más allá de la de las cuestiones políticas; en este aspecto, ¿se ha españolizado Israel?

Sí, pues sí. Creo que la población española puede entender muy bien lo que está pasando ahora en Israel. La verdad es que nadie sabe cómo o cuáles serán los resultados de mañana. Es una gran incógnita. Los sondeos son de hace dos, tres días, pero ya hemos visto en otras elecciones que la situación puede cambiar en uno o dos días. Los últimos sondeos muestran que hay un equilibrio entre el bloque de derecha y el bloque de izquierda, y la verdad es que falta quizá 1 o 2 escaños en cada lado para poder gobernar. El escenario de tener una quinta ronda de elecciones no es un escenario ajeno a la realidad desafortunadamente. Aunque estoy segura de que nadie en el sistema político quiere que esto ocurra, porque evidentemente es un gran daño para todos, para el sistema, para la democracia y para la economía de Israel. Imagínense la situación, desde hace dos años no tenemos un presupuesto entonces es muy difícil mirar hacia adelante. Sería bueno tener un resultado decisivo para poder formar un Gobierno estable en Israel.

Hay veces que votar mucho no es lo mejor, pero votar poco..., porque tenemos a los palestinos que por fin después de 15 años van a celebrar elecciones. Lo deseable es que lo hubieran hecho desde hace tiempo, sobre todo para aclarar cuál es la representación política y para tener un interlocutor, no dos. Cisjordania, por un lado, y Hamás. ¿Hasta qué punto esas elecciones en Palestina pueden aclarar el interlocutor y permitir que se vuelvan a reanudar las negociaciones entre Israel y los palestinos?

Pues primero tenemos que ver qué pasará. Los palestinos tienen hasta el 31 de marzo, para formar sus grupos y estar seguros de que van a las elecciones. Creo que es una pregunta abierta hasta el próximo 31 de marzo. En cuanto las negociaciones con Israel lo importante para los palestinos es decidir que quieren negociar con Israel. Ahora estamos en una situación muy diferente a la que teníamos hasta las elecciones de Estados Unidos. Hay una nueva Administración en Estados Unidos. En el último año también han cambiado en Oriente Medio cosas muy dramáticas. Es decir, tenemos los Acuerdos de Abraham y han creado, yo diría, un cambio drástico en el sentido de que, por primera vez, tenemos relaciones muy habituales e importantes con países árabes y las relaciones se desarrollan muy rápidamente. En medio año hemos firmado un sinfín de acuerdos económicos, de turismo, de ciencia y tecnología, etcétera. Existe también un flujo de personas, de turistas, ahora vamos a abrir corredores para gente ya vacunada entre estos países e Israel y viceversa. Estos acuerdos ya han creado otra atmósfera en Oriente Medio, una atmósfera mucho más positiva y una influencia positiva para que se junten los palestinos. Los palestinos quieren que todo esté según sus demandas, pero en las negociaciones eso no funciona así. Hay que demostrar voluntad y mostrar interés. Si uno va a las instituciones internacionales con acusaciones, con demandas y no negocia directamente con el otro partido y no muestra voluntad de crear una atmósfera de confianza, es muy difícil avanzar. Entonces espero que después de las elecciones se forme un Gobierno palestino que cambie de ideas y de actitud, que esté interesado en ganar confianza y negociar, esto lo vamos a ver dentro de algunas semanas.

Lo que es indudable es que ha cambiado el escenario, lógicamente, gracias a los acuerdos. Por cierto, el que ayudó a que se consiguieran fue el anterior presidente norteamericano, Donald Trump. ¿Qué esperan de la Administración Biden en todo este movimiento que se ha producido en los últimos meses y qué destaca de los acuerdos de Israel con algunos países árabes?

Yo estoy segura de que la Administración del presidente Biden va a seguir apoyando estos acuerdos. En los próximos meses tendremos también otros países que se quieran unir a estos acuerdos. Además, hay mucho interés en que Estados Unidos siga siendo un socio muy importante para los países de Oriente Medio y que nos sigan apoyando, negociando más adelante. Esa es la opinión de los países del Golfo, es la opinión de Marruecos, por ejemplo, y de otros países. Estados Unidos siempre ha tenido y sigue teniendo un rol muy importante.

La Administración Biden, embajadora, tiene que ser firme con Irán, hay opción de devolver los acuerdos sobre su programa nuclear, pero hay que mantener firmeza y, sobre todo, intensificar el control para que ese programa nuclear no derive en que Irán pueda tener el arma nuclear.

Pues sin duda hay que estar firme con Irán. Dicho esto, no es solamente la Administración Biden, también Europa. Es muy importante dar el mensaje de que Irán es una fuerza desestabilizadora en la región, en muchas formas. Una de ellas es a través de fuerzas que intervienen en muchos de los países de la región ya sea dentro Siria o Líbano, Irak o Yemen. Estas fuerzas debilitan la seguridad de otros países de la región, todo ello junto con las aspiraciones de tener un poder nuclear junto con los misiles que son muy importantes para parar el proyecto iraní, todo esto es muy inquietante cuando se habla de regresar a las negociaciones, hay que tener en cuenta todos estos elementos. No se puede mirar solamente al aspecto nuclear, hay que tomar el conjunto, el asunto de los misiles, el asunto del rol regional que Irán está tratando de ganar.

Las bases iraníes en suelo sirio, el apoyo a Hizbulá en Líbano, a Hamás en Gaza o a los hutíes en Yemen... Ha mencionado a Europa, ¿debería recuperar un mayor papel en Oriente Próximo? ¿Y España podría jugar un papel más activo?

En lo que a España se refiere, personalmente, estoy muy contenta por cómo se están desarrollando nuestras relaciones. Ahora tenemos un diálogo abierto y bueno a nivel de los Ministerios de Asuntos Exteriores. En los últimos años no hemos tenido un ministro de Asuntos Exteriores y este diálogo ha sido en otros niveles, en el último año y medio, en el que ya sí que tenemos un ministro de Asuntos Exteriores, las conversaciones entre González Laya y Gabi Ashkenazi son un dialogo abierto y fructífero, que ayuda al acercamiento. Israel está haciendo un balance entre las relaciones bilaterales y las relaciones a nivel de la UE. Hoy en día, las relaciones bilaterales ayudan a mejorar tanto la relación como el diálogo con Europa, en la última década no habíamos tenido el mejor nivel de diálogo. Bajo mi punto de vista una de las cosas más importante es el rol de creación de confianza, de apoyo e interactuación entre las partes que Europa puede jugar. Ahora, tras los Acuerdos de Abraham, podemos esperar más apoyo por parte de la Unión Europea para que se produzca un cambio en la atmósfera actual, que se consiga mayor diálogo, un trato más cercano y que se puedan llevar a cabo unas negociaciones fructíferas. 

Rodica Radion-Gordon, embajadora de Israel en España

Porque ahí quien está incrementando su influencia es Rusia, sobre todo después de la guerra en Siria, Rusia está intentando tener más presencia en la región.

Desde 2015 Rusia tiene gran presencia en la región; Rusia es también un jugador que hay que tener en cuenta, Israel tiene con ellos un mecanismo de eliminación de los fundamentos de conflicto para poder actuar en la región. Israel ha decidido quedarse fuera del conflicto que existe en Siria y la verdad es que toda la región se ha mantenido bastante bien a pesar de los diez años de guerra civil que vive en el país sirio.

Dentro de la geopolítica, la seguridad y los movimientos políticos, la cooperación entre sociedades, por ejemplo, entre empresas israelíes y murcianas en el tema del tratamiento del agua es algo fundamental para la supervivencia de los países ¿Cómo en esa investigación, en esa parte fundamental de la vida de los países, Israel y los expertos murcianos están colaborando a la hora de los cultivos, de la agricultura, etc.? Ya que existe el mismo problema de escasez de este recurso y hay que exprimir hasta la última gota.

Tenemos una cooperación que incluye muchos temas. La cuestión del agua la enfocamos desde una perspectiva de innovación. Cómo utilizar de la forma más eficiente los recursos que tenemos, si es el agua u otras cosas. Hay un gran interés de empresas israelíes en España y de empresas españolas en Israel. En los últimos años tenemos más campos de cooperación en todo lo que tiene que ver con innovación y desarrollo. Ahora estamos con el tema de las ‘Smarts Cities’. Al final lo que tenemos es que nuestras economías son compatibles y existen nichos en los que las empresas israelíes pueden encargarse de cubrir esas necesidades que existen. Existe también un gran número de empresas israelíes en España y viceversa y los últimos meses también el tema de la salud se ha destacado como una cuestión muy interesante para colaborar y continuamos descubriendo más campos o áreas en las que poder colaborar.