PUBLICIDAD

Iberdrola

Rogelio Alonso: “Afganistán será un precedente que nos marque durante mucho tiempo”

El catedrático de Ciencia Política y director del Máster ‘Análisis de prevención del terrorismo’ de la Universidad Rey Juan Carlos acudió al programa 'De cara al mundo' de Onda Madrid
rogelio alonso

 -  

Rogelio Alonso, catedrático de Ciencia Política y director del Máster ‘Análisis de prevención del terrorismo’ de la Universidad Rey Juan Carlos, pasó por los micrófonos del programa 'De cara al mundo' de Onda Madrid, dirigido por Javier Fernández Arribas, director de Atalayar, y analizó el panorama actual de la amenaza terrorista yihadista en el mundo. 

Sin ánimos de crear alarma, ¿hay que ser conscientes de la amenaza terrorista continúa? 

Así es, como bien indicas, lo que es necesario es informar correctamente sobre el fenómeno terrorista que tiene las grandes implicaciones políticas además de lógicamente las humanas y sociales. En ese sentido, sí que es interesante hacer un análisis de situación de como está en estos momentos la amenaza yihadista. Para poder hacer ese análisis es útil valorar tres variables:  el escenario posterior al denominado califato que el grupo terrorista Estado Islámico logró extender en una significativa parte del territorio, afortunadamente la coalición internacional logró diezmar en gran medida a este grupo terrorista y, por lo tanto, estamos en un escenario “post califato”. En segundo lugar, otra variable es el escenario post COVID-19; aunque todavía estamos inmersos en la pandemia, podemos ya analizar cuáles han sido los efectos de la pandemia en la amenaza terrorista. Por último, la tercera variable importante es el escenario post retirada de Afganistán tanto de OTAN como de Estados Unidos, con estas tres variables podemos aportar algo de luz sobre la situación actual de la amenaza.  

Tras la salida de la OTAN y Estados Unidos, el llamado Estado Islámico ha cometido varios atentados en Afganistán ¿puede haber un enfrentamiento de alto nivel entre DAESH y los talibanes? 

Lo que ha ocurrido en Afganistán desde luego es muy importante desde el punto de vista de la amenaza terrorista porque la retirada de EEUU y de la OTAN y la forma en la que se produce sin duda alguna refuerza la narrativa de algunos grupos terroristas que sostienen que el terrorismo es eficaz y que tiene una utilidad. Desgraciadamente esto ha sido así, la manera en que se produce la retirada traslada el mensaje de que la violencia tiene utilidad, la violencia en este caso ejercida por los talibanes. Ahora nos encontramos frente a un escenario en el que hay grupos terroristas activos, además de los propios talibanes como es el caso del Estado Islámico en Afganistán. Lo que ocurrirá a partir de ahora en un Estado que en gran medida es un Estado fallido, ya que estará gobernado por una red terrorista está muy abierto a debate e influye en numerosas variables, ¿tiene DAESH la suficiente fortaleza? Lo que se ha evidenciado en el escenario post califato es que el Estado Islámico ha sido diezmado considerablemente desde el punto de vista operativo gracias a la acción de la coalición internacional, pero por desgracia todavía mantiene su influjo, su inspiración para poder movilizar y reclutar individuos. La estructura descentralizada del Estado Islámico, al igual que la de Al-Qaeda, que sigue siendo una amenaza terrorista, indica que todavía mantienen ese tirón inspiracional para poder atraer individuos y llevar a cabo acciones terroristas. Además de ese tirón también ha mantenido su capacidad de descentralización para poder establecer alianzas regionales en diferentes lugares del mundo con otros grupos terroristas, esto les ha fortalecido. Por lo tanto, tenemos contrapesos a pesar de ese debilitamiento operativo y haber sido diezmado estos grupos terroristas como el Estado Islámico o Al-Qaeda han logrado compensar esos reveses con estos aciertos estratégicos y con esta adaptación estratégica. De esta manera, tienen una capacidad todavía significativa y considerable para llevar a cabo acciones terroristas no solo en Afganistán, sino en otras zonas entre las que se encuentra la franja subsahariana con una proximidad para España muy considerable y, por tanto, con un riesgo significativo.

rogelio alonso  

¿Prestamos la atención suficiente a lo que ocurre en el Sahel? 

El problema no es solo la atención, sino los recursos y las capacidades. Sin duda existe un desplazamiento de la actividad yihadista, una vez que Siria e Irak dejan de ser ese foco principal, gracias a que la acción internacional diezma de manera significativa al grupo terrorista Estado Islámico. Hay un desplazamiento y podemos observar que en la franja subsahariana hay una actividad intensa, ahora bien ¿cómo se puede hacer frente a las amenazas en esa zona? Nos encontramos con una región repleta de Estados fallidos con unas capacidades muy limitadas para hacer frente a grupos terroristas que tejen alianzas entre ellos que les permite fortalecerse. Son Estados que muy difícilmente pueden hacer frente a estos grupos terroristas por sus limitadas capacidades con Ejércitos y fuerzas de seguridad muy limitados en sus capacidades que requieren la colaboración y cooperación internacional para reforzar. No es sencillo que países occidentales, lo hemos visto con el caso de Francia, lleven a cabo una colaboración eficaz con estos Estados para poder fortalecer a sus Fuerzas Armadas por las dificultades a las que se enfrentan. Con el precedente de Afganistán hemos asistido a lo complicado que es mantener una presencia internacional durante muchísimo tiempo más allá de las propias fronteras de las naciones occidentales y lo difícil que es además reforzar esas estructuras de Estados fallidos. Por todo ello, tenemos un puzle complejo con distintas variables que hacen difícil la respuesta frente a esos grupos terroristas que están queriendo aprovechar las debilidades que ofrecen esas zonas, entre ellas, la franja subsahariana y el Sahel. 

Se está hablando de reforzar la Defensa de Europa, ¿el Sahel sería uno de los principales focos a los que Europa debería prestar atención? ¿La voluntad política de los Gobiernos europeos debería ser más fuerte a la hora de enfrentarse a esta situación? 

Desgraciadamente, Afganistán será un precedente que nos va a marcar durante muchísimo tiempo. Lo ocurrido en Afganistán es una muestra clara de falta de voluntad, para mantenerse fiel a unos objetivos, no estoy subestimando la complejidad de la misión en Afganistán, en absoluto, es una misión de enorme dificultad en la que intervienen unos factores que dificultan mucho cumplir la misión pero no podemos olvidar que había una misión en Afganistán con unos objetivos y esos objetivos se han abandonado, y debemos ser muy conscientes del fracaso estratégico de no haber sabido ser fieles a la misión y los objetivos de OTAN en Afganistán y por lo tanto, no conduce a ningún lado la autocomplacencia y el ignorar que no hemos sido capaces de cumplir con esos objetivos estratégicos, insisto, sin ignorar la complejidad de la misión. Eso tiene una lectura y unas consecuencias para un escenario como la que estamos planteando en el Sahel.  

Es nuestro patio de atrás si desestabilizan Marruecos, Argelia, Mauritania o Túnez la situación sería catastrófica para Europa. 

Exactamente, es evidente que hay una proximidad geográfica y que tenemos una situación compleja y delicada en cuanto a las relaciones con Marruecos, un país importante como vecino y en la cooperación antiterrorista pero que el mismo tiempo lleva a cabo acciones hostiles como las que ha llevado este año con la apertura de la frontera para invadir el territorio español. Hay un equilibro muy complicado y hay una vulnerabilidad sin ninguna duda y, como decía anteriormente, el precedente de Afganistán nos marca porque sentamos un precedente muy claro de una falta de voluntad para cumplir unos determinados objetivos. Además, hemos visto en el pasado otro precedente que nos señala que es la tardía reacción frente al Estado Islámico, Cuando este grupo terrorista avanza, la respuesta de la coalición internacional se demora considerablemente facilitando de esa manera el avance de un grupo terrorista como el Estado Islámico. Si no tenemos la capacidad de respuesta y de previsión de los riesgos que ahora mismo se plantean en una zona geográfica muy próxima a nosotros como es la región subsahariana y el Sahel lo que estaremos haciendo es permitir que los riesgos se conviertan en amenazas y sean más difíciles de resolver y de enfrentar con la consecuente dificultad para nuestra seguridad.