Rohaní asegura a Borrell que Irán está dispuesto a cooperar con la UE

El jefe de la diplomacia europea le pide a Teherán que siga permitiendo las inspecciones nucleares del OIEA
El presidente Hasán Rohaní, da la bienvenida al jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, a su reunión en Teherán, Irán, el lunes 3 de febrero de 2020.

PHOTO/ Oficina de la Presidencia iraní vía AP  -   El presidente Hasán Rohaní, da la bienvenida al jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, en Teherán este lunes

El presidente iraní, Hasán Rohaní, le aseguró este lunes al jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, que Irán está dispuesto a cooperar con la Unión Europea (UE) para solucionar los asuntos en disputa, entre ellos el acuerdo nuclear.

 "Irán sigue dispuesto a cooperar y colaborar con la UE para solucionar los problemas y en el momento en que la otra parte cumpla de modo completo con sus obligaciones, Irán también regresará a sus compromisos", dijo el mandatario, según un comunicado de la Presidencia iraní.



Rohaní defendió la reducción gradual de Irán del cumplimiento de sus compromisos del acuerdo nuclear de 2015 y señaló que esta medida está en el marco del pacto y busca "preservarlo".

 "Lamentablemente, la retirada unilateral de Estados Unidos de ese acuerdo creó muchos obstáculos y problemas a las otras partes para su completa implementación", denunció.



El acuerdo nuclear, firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias (EE.UU., Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), se encuentra muy debilitado desde que en 2018 Washington decidió abandonarlo y volvió a imponer a Teherán sanciones, que el resto de signatarios no han sido capaces de contrarrestar.

En respuesta a estas sanciones, las autoridades iraníes comenzaron en mayo de 2019 a reducir gradualmente sus compromisos hasta que el mes pasado anunciaron que ya no se adhieren a ninguna limitación pero que siguen aceptando las inspecciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Los tres países europeos signatarios del acuerdo -Francia, Reino Unido y Alemania- optaron el pasado 14 de enero por activar el mecanismo de arreglo de diferencias ante los incumplimientos de Irán, aunque diez días después decidieron extender el plazo de 35 días para hallar una solución.



De no haber resolución, el caso podría pasar al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que abre la puerta a la reimposición de sanciones internacionales a Irán y la muerte definitiva del pacto. 

En este contexto se enmarca la visita de Borrell a Teherán, la primera como jefe de la diplomacia europea, que también coincide con un aumento de la tensión en Oriente Medio entre Irán y EE.UU.

Rohaní dijo al respecto que EE.UU. ha cometido "muchos errores estratégicos" en la región en países como Irán, Irak, Siria y Afganistán, pero que esta política está condenada al fracaso.

Borrell, que intenta rebajar esas tensiones, se entrevistó también en Teherán con el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, y el presidente del Parlamento, Alí Lariyaní.

Borrell y Zarif
PHOTO/ Agencia de Noticias Tasnim/Handout via REUTERS - El ministro de Asuntos Exteriores iraní Javad Zarif estrecha la mano del alto representante de la UE para Asuntos Exteriores Josep Borrell en Teherán, este lunes
 Borrell pide a Teherán que siga permitiendo inspecciones del OIEA



Por su parte, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, pidió en Teherán a las autoridades iraníes que sigan permitiendo las inspecciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), al tiempo que aseguró que el objetivo es "mantener vivo" el acuerdo nuclear de 2015.

En su primera visita a Irán como alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Borrell se reunió con el presidente iraní, Hasán Rohaní; el ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif; y el presidente del Parlamento, Alí Lariyaní. 

"Les pedí a las autoridades iraníes, y creo que están de acuerdo, que se debe continuar con la supervisión del OIEA, que es el único que puede confirmar el estado real del desarrollo nuclear de Irán", explicó Borrell en un breve encuentro con varios medios internacionales, entre ellos Efe.



Al término de sus reuniones, el jefe de la diplomacia europea dijo que "la voluntad es no empezar el proceso que pueda conducir al fin del JCPOA (las siglas en inglés del acuerdo nuclear) sino mantenerlo vivo".


 Los tres países europeos signatarios del JCPOA -Francia, el Reino Unido y Alemania- optaron el pasado 14 de enero por activar el mecanismo de arreglo de diferencias ante los incumplimientos del pacto que está llevando a cabo Irán.

Según ese mecanismo, en un plazo (ampliable) de 35 días se debe solucionar la denuncia europea y, de no haber resolución, el caso podría pasar al Consejo de Seguridad de la ONU, lo que abre la puerta a la reimposición de sanciones internacionales a Irán y la muerte definitiva del pacto.

Preguntado al respecto por Efe, Borrell señaló que "la activación del mecanismo de arreglo de diferencias por los tres países europeos no significa que esos países quieran acudir al Consejo de Seguridad para acabar de forma definitiva con el acuerdo nuclear".

 "Todos ellos insisten en que la idea en que esto no es una medida dirigida a acabar con el acuerdo sino para intentar mantenerlo vivo, para dar tiempo a las negociaciones", agregó.

 Los firmantes del acuerdo decidieron el pasado 24 de enero extender ese plazo para solventar sus diferencias y, según Borrell, se acordó "no ir directamente hasta el límite estricto de tiempo que obligaría a ir al Consejo de Seguridad".



Borrell
AP/VAHID SALEMI - El jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, da una rueda de prensa después de los encuentros mantenidos con los líderes iraníes en Teherán este lunes
Ambas partes esperan pasos positivos 


"Nosotros esperamos pasos positivos en el aspecto nuclear y los iraníes esperan pasos positivos en el aspecto económico", dijo Borrell en su comparecencia, en la que reconoció que las medidas adoptadas por Europa para contrarrestar las sanciones estadounidenses no han dado por ahora resultado.

 El acuerdo, firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias (EE.UU., Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), se encuentra muy debilitado desde que en 2018 Washington decidiera abandonarlo y volver a imponer sanciones a Teherán.

En respuesta a estas sanciones, las autoridades iraníes comenzaron en mayo de 2019 a reducir gradualmente el cumplimiento de sus compromisos hasta que el mes pasado anunciaron que ya no se adhieren a ninguna limitación pero que siguen aceptando las inspecciones del OIEA.



No obstante, de llegar el asunto al Consejo de Seguridad, Irán ha advertido de que puede adoptar una serie de medidas, entre ellas abandonar el Tratado de No Proliferación (TNP) o impedir la supervisión internacional de su programa atómico.

 "Lamentablemente, la retirada unilateral de Estados Unidos de ese acuerdo creó muchos obstáculos y problemas a las otras partes para su completa implementación", denunció Rohaní durante su encuentro con Borrell