Rubiales y los "clubes amigos" del fútbol sala

La querella contra el presidente de la RFEF señala a Inter, Jaén, Peñíscola y Burela como parte de una retorcida trama
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales

 -   Luis Rubiales, presidente RFEF

El viernes 18 de septiembre de 2020 las 11:30 en el Juzgado de Primera Instancia de Majadahonda Luis Rubiales se enfrenta a su primera querella admitida a trámite desde que es presidente de la RFEF. La segunda querella la ha presentado el Fuenlabrada y también ha sido admitida por el juez. Algo pasa en Las Rozas cuando la Justicia decide intervenir.

#Prevaricación

La querella a la que se enfrenta Luis Manuel Rubiales Béjar, como presidente de la RFEF cuando se denuncian los hechos; Andreu Camps, Secretario General; Fernando González, Juez Instructor; y José Luis Carretero, Juez Único de Competición, se basa en los delitos de coacción y prevaricación. Es decir, se piden acciones penales y civiles por una vía que la judicatura entiende como muy grave.

#Cloacas

Atalayar ha tenido acceso a las 31 páginas de querella y a las pruebas documentales presentados el 25 de febrero de 2020 en Juzgado de Majadahonda por Javier Lozano, presidente de la LNFS. Al margen de la densidad de términos jurídicos y fundamentación de las acusaciones, el relato de los hechos denunciados no tiene nada que envidiar a las cloacas del estado que ponen, quitan y entierran profesionalmente a determinados políticos cuando la ocasión lo requiere. 

#TebasVsRubiales

Todo empieza cuando la LNFS firma un acuerdo de venta de derechos de televisión con LaLiga (Javier Tebas) y Mediapro (Jaume Roures). De todos es conocido el odio profesional entre Tebas y Rubiales que no ocultan ante los medios. Empieza una “maniobra institucional” de la RFEF “para provocar la ruptura del contrato”. La querella va más allá cuando acusa al estamento público de querer “la salida de Javier Lozano de la presidencia, siendo sustituido por algún acólito de la RFEF que cumpliese el mandato de Rubiales y así resolver de inmediato el contrato”.

#Atocha2019

Pero el vodevil del fútbol sala tiene un capítulo especial en el verano de 2019. Según la querella, en el Hotel Only You de Madrid se reúnen con Luis Rubiales representantes de cuatro clubes de la LNFS: Jaén, Peñíscola, Inter Movistar y Burela, “casualmente los mismos clubes que han coadyuvado en la estrategia de linchamiento y desacreditación permanente de Javier Lozano, orquestada desde la RFEF”. El documento desvela que “en dicha reunión sin pudor ni reserva alguna, no solo se expresó la hoja de ruta a seguir por Rubiales a los cuatro clubes, también se les prometió una recompensa con cargos potenciales en la RFEF o en la LNFS”. Cargos que ya ocupan en el enrevesado sistema con el que quieren gestionar el fútbol sala donde hay una comisión directiva y una comisión ejecutiva y que tiene como novedad la presencia del Barça por sus mejores relaciones institucionales con la RFEF antes que con LaLiga. Hasta el ínclito García Plata tiene un cargo por dirigir su bien subvencionado sindicato.

#Comisiones

Pero la televisión era y es la obsesión de Rubiales. El presidente que logró que le aprobaran llevarse una comisión del 0,6% de los nuevos contratos firmados quería también hacer caja con un fútbol sala que la LNFS había convertido en rentable con el paso de los años. Reunió a los clubes en Las Rozas y les dijo, según se hace saber al juez en la querella, que “en el caso de cesión de los derechos a RFEF, esta sería capaz de proporcionarles unos retornos económicos nunca inferiores a “un millón y medio o dos millones de euros”, sin por supuesto explicar o justificar la procedencia de este importe”. Rubiales tenía que igualar la oferta de Tebas, aunque las arcas de la federación tuviesen telarañas. Camps, fontanero mayor de la RFEF, hizo el trabajo sucio e intentó “impedir la retransmisión de los encuentros por parte de Gol TV” para conseguir que más adelante “le solicitaran autorización para aprobar la retransmisión de los partidos”. Obra maestra de los plomeros profesionales... si le hubiera salido bien. 

#ClubesAmigos

La querella explica detalladamente al juez las trampas gramaticales en los que la RFEF presionó a la LNFS para expropiarles la gestión del fútbol sala. Pero el documento 16 da cuenta de dos pruebas documentales indecentes. “El discurso de Luis Rubiales el día de la Gala del fútbol sala celebrada en La Ciudad del Fútbol de las Rozas en diciembre de 2019 donde expresa efusivamente el querellado el agradecimiento a sus “clubes amigos”, es decir, los del hotel de Atocha que calientan asiento en las comisiones y “coadyuvan en la estrategia urdida”. No se olvide el lector que el club más importante de los rebeldes por presupuesto y masa social es el Inter Movistar de José María García que, como buen poderoso periodista, nunca deja de ejercer.

#AmigosÍntimos

El escrito prosigue revelando la trama de jueces que amparan los dislates federativos. Jueces “amigos íntimos” de Camps que iniciaban procedimientos de forma veloz sin respetar los tiempos para la defensa como sucedería en el caso Segovia Futsal. Inter, Jaén, Peñíscola y Burela seguían en su idea de tumbar a Lozano por lo civil o lo criminal y crearon el “dossier sobre irregularidades en la participación de Segovia Futsal en la primera división de la LNFS en la temporada 2018/2019”. Un laberinto administrativo en el que los jueces desestiman recursos, no notifican denuncias y no admiten pruebas de defensa. Los clubes confabulan para intentar culpar a Lozano de no informar en su día de las denuncias por impago de los jugadores del club segoviano. El asunto es tan insulso que a los pocos días aparecen en la prensa los directivos del extinto club desmarcándose de esas acusaciones y el caso se cae por su propio peso.

#Expedientes

Acaba la parte más jugosa de la querella manifestando que como la RFEF no pudo “derrocar a Javier Lozano por tintes disfrazados de legales y democráticos”, Camps removió las cloacas para “poner en marcha los expedientes federativos” y conseguir “la muerte civil de Lozano en su condición de presidente de la LNFS” e inhabilitarle de funciones federativas. El TAD alucinó con esta intriga igual que lo hace el CSD. Suspendió el expediente administrativo contra Lozano hasta que alguien se pronuncie sobre la capacidad sancionadora de la RFEF. Que no es tanta como creen.

#AlóPresidente

Así se cuenta una historia de presunta coacción y prevaricación en la RFEF contra el fútbol sala. Otro ejemplo de intervencionismo es que LaLiga sigue sin poder comercializar en televisión fútbol sin público los viernes y los lunes por capricho de Rubiales. La historia interminable de un presidente que quiere reinar sobre el fútbol en España. Que intenta sancionar desde su trono a todo el que no comulgue con sus corruptelas. Presidente por encima de todo y de todos.