PUBLICIDAD

Iberdrola

Rusia echa un pulso a la NASA y a la ESA para demostrar sus fortalezas

Putin paraliza los despegues de Soyuz desde Guayana, advierte a Europa que es clave para viajar a Marte en 2022 y recuerda su decisivo papel en la continuidad de la ISS
ucrania-rusa

PHOTO/Kremlin  -   Dimitri Rogozin (izquierda), director general de la Agencia Espacial Federal de Rusia (Roscosmos), muestra al presidente Putin los grandes proyectos de lanzadores y capsulas espaciales del gran país euro-asiático 

Rusia ha reaccionado de modo inmediato al segundo paquete de sanciones adoptado por los ministros de Exteriores de la Unión Europea en su reunión del 25 de febrero y acaba de hacer pública su primera medida efectiva de respuesta a las decisiones acordadas por los 27 socios europeos.

Dimitri Rogozin, director general de Roscosmos, la Agencia Espacial Federal de Rusia, ha anunciado en su cuenta oficial de Twitter que la entidad que dirige “suspende la cooperación con los socios europeos en la organización de lanzamientos espaciales desde el cosmódromo de Kourou”. 

Rusia-ucrania
PHOTO/Roscosmos - La suspensión de los despegues de cohetes Soyuz desde la base espacial de Kourou, en mitad de la selva de la Guayana francesa, y la retirada de los técnicos rusos supone un serio contratiempo para los planes de la ESA   

En un twitt difundido a las 07:19 horas del 26 de febrero, Rogozin expresa que tal medida se produce “en respuesta a las sanciones de la UE contra nuestras empresas”. Entre las compañías rusas afectadas por las decisiones acordadas en Bruselas por los países europeos está la gigantesca corporación industrial estatal Rostec.

Rostec agrupa a grandes empresas dedicadas al desarrollo, producción y exportación de aviones de combate ‒MiG y Sukhoi‒, de transporte de tropas y cargas ‒Tupolev, Iliushin, Beriev‒, aeronaves de pasajeros, helicópteros civiles y militares, motores de aviación, vehículos pesados, armamento ligero ‒fusiles de asalto Kalashnikov‒, municiones, electrónica, optrónica, repuestos y equipamientos para los sectores de defensa, aeronáutico y espacial. 

Para hacer efectiva la paralización total de las actividades en los cohetes Soyuz en la base espacial europea de Kourou, en la Guayana francesa, Rogozin aclara que Roscosmos también “retira su personal, incluido el equipo de lanzamiento”. Son cerca de un centenar de técnicos rusos, que resultan imprescindibles para efectuar in situ los trabajos de integración de las tres etapas que conforman cada cohete Soyuz y las operaciones de planificación, disparo, seguimiento y control de cada vuelo. 

Rusia-ucrania
PHOTO/Arianespace-CNES-ESA - Para el 6 de abril está programado el vuelo desde Kourou de una pareja de satélites Galileo ‒el GPS europeo‒ a bordo de un cohete ruso Soyuz. La suspensión de lanzamientos lo hace difícil  
Retrasos para completar la constelación de navegación Galileo 

La reacción de Vladimir Putin manifestada a través de su alto responsable en asuntos espaciales paraliza las actividades de Roscosmos en la base europea situada en la costa de la Guayana. Allí ya estaban en marcha los preparativos del primer vuelo del año del cohete Soyuz que, a principios de abril, debía colocar en órbita una nueva pareja de satélites Galileo ‒el GPS europeo‒, la gran constelación de navegación y posicionamiento de la Unión Europea, que sufrirá retrasos en ser completada cada semana que los rusos permanezcan inactivos.

La Agencia Espacial Europea (ESA) podría intentar sustituir el cohete ruso por sus nuevos lanzadores Vega C y Ariane 6, pero el disparo inaugural de ambos aún no se ha producido. En cambio, la familia Soyuz acumula desde 1966 más de 1.900 vuelos, en su gran mayoría con éxito. Salvo sorpresas, la invasión rusa de Ucrania no se prevé que interrumpa la cooperación científica que Roscosmos mantiene con la NASA. En una declaración del 24 de febrero, la Agencia norteamericana asegura que las nuevas medidas de control de exportaciones de Washington “no van a afectar a su colaboración con Roscosmos en las operaciones en órbita y en el control desde tierra de la Estación Espacial Internacional”, ISS por su acrónimo en inglés. 

Rusia-ucrania
PHOTO/ESA - Dimitri Rogozin ha recordado a Josef Aschbacher, director general de la ESA, que la misión ExoMars 2022 depende del módulo de superficie ruso, en cuyo interior viaja el vehículo europeo de exploración marciana Rosalind Franklin  

Tampoco es de esperar que la guerra entre Moscú y Kiev vaya a perjudicar al programa ExoMars 2022, la exploración de Marte que la ESA desarrolla de forma conjunta con Roscosmos. En la cuenta de Twitter del austriaco Josef Aschbacher, director general de la Agencia europea, éste ha afirmado el 25 de febrero que la cooperación civil con Roscosmos “a pesar del conflicto actual, sigue siendo un puente (…) que permite continuar trabajando en la ISS y en el inminente viaje a Marte”.

La responsabilidad de la parte rusa en la misión ExoMars 2022 ha consistido en fabricar el módulo de superficie. De él debe descender sobre suelo marciano el vehículo Rosalind Franklin, con tracción a las 6 ruedas, que la industria europea ha puesto a punto con importante participación española. En este caso, el lanzador previsto es un ruso Protón, que levantará el vuelo desde Baikonur en una ventana de oportunidad que abarca del 20 septiembre al 1 de octubre, cuando la Tierra y Marte se encuentra alineadas y en posición óptima.

Pero si la política irrumpe, se paralizan los planes de colaboración entre la ESA y Roscosmos y el plazo para el despegue se incumple, una nueva ocasión de lanzamiento no estará disponible hasta 26 meses más tarde. Es el periodo de tiempo necesario para que las leyes de la mecánica celeste permitan que en un mismo lado del Sol se alineen la Tierra y el Planeta Rojo, separados por solo 56 millones de kilómetros. 

ucrania-rusa
PHOTO/Roscosmos - Político de plena confianza de Vladimir Putin, Dimitri Rogozin está desde mayo de 2018 al frente de una de las principales joyas de la corona de Rusia, a la que debe revitalizar hasta el máximo posible  
Imprescindible para mantener en órbita la ISS 

Dos días antes de dar la orden de suspender los vuelos Soyuz desde la Guayana francesa, Rogozin, de 58 años, había reprendido de forma pública al administrador de la NASA, Bill Nelson ‒político de 80 años muy cercano al presidente Joe Biden‒ a través de media docena de twitt. “¿Quieres destruir nuestra cooperación en la ISS? ¿O quieres gestionar la ISS tú mismo?”, le espeta.

Motivo de la llamada de atención. Que Joe Biden, en su alocución en la Casa Blanca el mismo día de la invasión de Ucrania, había afirmado que “degradaría la industria aeroespacial rusa, incluido su programa espacial. El jefe de Roscosmos le subraya al de la NASA que “tal vez el presidente Biden desconoce el asunto, así que explícale que corregir la órbita de la estación espacial y evitar choques peligrosos con los escombros espaciales (…) se consigue gracias a los motores de las astronaves de carga rusas Progress”. Y continúa: “si Estados Unidos bloquea la cooperación con nosotros ¿quién salvará a la ISS de una salida descontrolada de su órbita y de su caída sobre Estados Unidos o Europa.

ucrania-rusa
PHOTO/NASA - Bill Ingalls - La afirmación de Joe Biden de que va a degradar el programa espacial ruso le hace escribir vía Twitter al jefe de Roscosmos que tal vez el presidente de Estados Unidos se comporta como un irresponsable  

Remata su alegato escribiendo que “también existe la opción de que la estructura de 500 toneladas de la ISS caiga sobre India o China” ¿Quieres amenazarlos con tal perspectiva? le pregunta al administrador de la NASA. “La ISS no sobrevuela Rusia, así que todos los riesgos son tuyos. ¿Estás listo para ello?” Y concluye: “como socio, te sugiero que no te comportes como un jugador irresponsable y desautorices la declaración de sanciones Alzheimer. Es un consejo de amigo”. No hay constancia de respuesta por parte de Bill Nelson.  

Estados Unidos y Rusia siguen siendo los principales socios de la ISS, que se mantiene en órbita gracias al empuje hacia arriba de toda la estructura, que cada tres meses eleva una nave de aprovisionamiento rusa Progress. La NASA por su parte también es decisiva. Ha implantado los paneles solares que generan la energía eléctrica del complejo orbital, que permite, trabajar, experimentar y mantener las condiciones de vida en el interior de sus módulos habitables. 

ucrania-rusa
PHOTO/NASA - Rogozin le dice en un twitt al octogenario Bill Nelson, administrador de la NASA, que si Rusia abandona el control orbital de la ISS, la estructura de 500 toneladas puede caer sobre Estados Unidos, Europa, India o China  

En la ISS conviven siete astronautas, en estos momentos seis hombres y una mujer de la expedición 66. Son los norteamericanos Mark Vande Hei, Thomas Marshburn y Raja Chari y Kayla Barron, el alemán Matthias Maurer, representante de la ESA, y los rusos Piotr Dubrov y Anton Shkaplerov. A pesar del pulso planteado por Putin, es muy improbable que el Kremlin abandone su presencia humana en la ISS antes del fin de 2024, fecha confirmada por todos los socios del proyecto. Si lo hace, podrá permitirse viajar al espacio con sus capsulas tripuladas, pero no tendría lugar al que ir hasta montar su complejo orbital propio o en colaboración con China. Y eso exige mucho tiempo… y muchísimo dinero.