Rusia envía a Siria un buque con material sanitario para combatir el coronavirus

El país de Oriente Medio ha informado del primer caso del virus este domingo
Buque de carga de la armada rusa cruzando el estrecho del Bósforo el pasado 24 de marzo de 2020

REUTERS / YORUK ISIK  -   Buque de carga de la armada rusa cruzando el estrecho del Bósforo el pasado 24 de marzo de 2020

Rusia ha enviado a Siria un buque con material sanitario para ayudar al país a afrontar el coronavirus. La embarcación ha cruzado este martes el estrecho del Bósforo transportando tres ambulancias militares, según ha informado la agencia Reuters. Siria ha informado del primer caso de esta enfermedad este domingo, después de llevar semanas rechazando las acusaciones de la oposición de que había llegado el virus. 

Esta pandemia supone todo un reto para Siria, inmensa en un conflicto civil desde hace 10 años y con un sistema de salud destrozado. El barco ruso Dvnitsa-50, parte de la flota auxiliar de Moscú, transporta tres ambulancias militares y un contenedor en su cubierta, según ha informado un reportero de Reuters.

Rusia ha brindado apoyo militar al presidente Bashar al-Assad desde 2015, opera una instalación naval en la base de Tartus y una base aérea en Latakia. El ejército ruso ha afirmado este lunes que ninguno de sus militares ha contraído el coronavirus. El ministro de defensa ruso, Sergei Shoigu, se ha hecho la prueba del coronavirus tras regresar a Siria esta semana, según ha informado la agencia Tass de Rusia y ha dado negativo. 

Siria y Rusia llevan cultivando una alianza desde hace tiempo. Al Assad ha afirmado en numerosas ocasiones que la presencia rusa en el país les está ayudando a combatir el terrorismo. Aunque el Vladimir Putin retiró la misión rusa de Siria en 2016, se volvió a aprobar un segundo despliegue en 2017, que fue replegado a finales de año. Aún así Rusia mantiene aún presencia militar en el país.

A principios de este año, la tensión ha vuelto a siria por la injerencia turca en el país y Rusia ha reforzado a sus tropas en la zona. La situación empeoró con la muerte de 33 soldados turco en Idlib, último bastión de la oposición a Bachar Al Asad, a finales de febrero. Ankara, que también está en lucha por el control de ese territorio, acusó a las fuerzas armadas rusas y Al Asad por el ataque.  Moscú acusó a Turquía de estar en una zona no debido y aseguró que los soldados rusos se encontraban en una zona en la que no debían estar.