Rusia estaría respaldando a Saif al-Islam Gadafi, según informes estadounidenses

El medio Bloomberg ha señalado que Moscú está desarrollando un plan para llevar al poder al hijo de Gadafi
atalayar_saif al-Islam

AFP  -   Saïf al-Islam, hijo predilecto y sucesor de Muamar Gadafi.

El próximo mes de diciembre se celebrarán elecciones presidenciales en Libia. Los comicios pueden ser el artífice del regreso a la estabilidad después de años de guerra. No obstante, las potencias extranjeras en el país norteafricano podrían enturbiar el proceso electoral debido a los intentos de algunos países a apoyar a ciertos candidatos. Las próximas elecciones suponen un gran paso en el proceso de estabilización de Libia, aunque de acuerdo con un informe del medio estadounidense Bloomberg, determinados países aprovecharan las votaciones para seguir ganando influencia en la región.

El portal norteamericano cita en concreto a Rusia, que estaría apoyando a Saif al-Islam Gadafi, hijo del fallecido líder Muamar Gadafi. Esto presenta un desafío para el resto de las potencias con presencia en Libia como Estados Unidos, Turquía o Europa.

Bloomberg señala un informe del Departamento de Estado de Estados Unidos acerca de “serias amenazas a la estabilidad regional y al comercio mundial” que presentan los actores extranjeros en el conflicto libio. El texto subraya el papel de Rusia y su influencia “desestabilizadora”. De acuerdo con el portal, Moscú estaría presionando a Jalifa Haftar para que apoye a su rival, Saif al-Islam, en lo que puede ser una “alianza electoral imbatible”. Sin embargo, tal y como apuntan fuentes libias, Haftar prefiere optar por presentarse solo a la Presidencia.

atalayar_ Jalifa Haftar
PHOTO/AP - El mariscal libio Jalifa Haftar

El plan ruso de respaldar al hijo de Gadafi en las elecciones libias podría contar con el apoyo de Egipto. Dos fuentes de Moscú informaron que Rusia “confía en la ayuda egipcia”, según Bloomberg. Por otra parte, Emiratos Árabes Unidos y Francia, se oponen al plan.

La experta rusa en Oriente Medio Irina Zviagelskaya aseguró que Moscú “necesita trabajar con más potencias, porque el Kremlin está interesado en la estabilidad de Libia". “Gadafi logró mantener la cohesión del país y evitar el caos y la guerra, como Saddam Hussein en Irak”, agregó. La estabilidad y seguridad en Libia también son necesarias en el ámbito económico y comercial. El país africano posee la mayor cantidad de reservas de petróleo crudo en el continente. Las guerras en el país han perjudicado el sector petrolífero. En julio pasado la producción diaria de petróleo libio cayó hasta 1,17 millones de barriles. Antes de la guerra de 2011 se producían 1,6 millones de barriles al día, y 3 millones en la década de 1970.

A pesar del caótico panorama político y social, algunas empresas internacionales continúan trabajando en el territorio libio, como la italiana Eni, la francesa Total, la española Repsol o la rusa Gazprom.

Saif al-Islam, acusado de mantener vínculos con los mercenarios rusos

El pasado 5 de agosto, la Fiscalía de Libia ha emitido una orden de arresto contra Saif al-Islam por su supuesta relación con los mercenarios rusos del grupo Wagner, que operan en Libia apoyando a Haftar. No obstante, desde hace años se sospecha que el Saif al-Islam mantiene conexiones con Rusia. Varios medios internacionales han informado sobre reuniones entre el hijo de Gadafi y autoridades rusas.

Maxim Shugaley fue arrestado en Trípoli en mayo de 2019 por espionaje. El ciudadano ruso fue acusado de trabajar para Yevgeny Prigozhin, un empresario cercano a Vladimir Putin. Según los informes, Shugaley se había reunido varias veces con Saif al-Islam dentro de un plan para llevarlo al poder en Libia. “Si Rusia se hubiera salido con la suya, habríamos tenido a Saif al-Islam Gadafi dando su discurso de victoria en la famosa Plaza de los Mártires de Trípoli”, declaró un oficial de inteligencia libio al medio BBC.

Atalayar_mercenarios Libia
AP/RICARD GARCIA VILANOVA - Fotografía de archivo del 31 de agosto de 2019. Combatientes leales al GNA en la línea de frente del barrio de Salah-addin en Trípoli, Libia
Tablero de potencias extranjeras

No obstante, Rusia no es el único país presente en Libia. Turquía también envía mercenarios al territorio libio para apoyar al Gobierno de Acuerdo Nacional de Trípoli, enfrentado con Haftar. Esta cuestión ha sido tratada en varias ocasiones por la comunidad internacional para poner fin a esta presencia extranjera que dificulta el proceso de estabilización en Libia. De cara a las próximas elecciones, Naciones Unidas ha advertido que la presencia de mercenarios extranjeros presenta un obstáculo para los comicios.

“Nueve meses después del acuerdo de alto el fuego que pide la retirada de las fuerzas extranjeras y mercenarios de Libia, los mercenarios y los contratistas militares y de seguridad privados continúan operando en el país”, lamenta Jalena Aparac, presidenta del Grupo de Trabajo de la ONU sobre el uso de mercenarios.