PUBLICIDAD

Iberdrola

Rusia socorre a Kazajistán mientras el Gobierno abre fuego contra la población

Ante la frágil situación que atraviesa Tokáyev, la OTSC ha enviado más de 3.000 militares para “estabilizar la situación”
presidente-tokayev-kazajistan

Web oficial del Presidente de Kazajistán via REUTERS  -   El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, habla durante un discurso televisado a la nación tras las protestas provocadas por el aumento del precio del combustible en Nur-Sultan, Kazajistán, el 7 de enero de 2022

El presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Tokayev, se encuentra en el punto de mira de la comunidad internacional. En su última disposición y ante la escalada de violencia y de protestas en el país, Tokayev ha ordenado disparar “sin avisar” a la población.

En este escenario y ante el aumento del descontento popular, Kazajistán ha solicitado a Rusia intervenir con el fin de mantener “el orden” en el país, algo que Moscú ha sabido responder con rapidez tras aprobar el despliegue de 3.800 militares correspondientes a la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC). El país kazajo se arma mientras la población sigue haciendo frente a su Gobierno escribiendo una etapa crucial en la historia de la antigua república soviética. 

tropas-aliadas-kazajistan
PHOTO/ RU-RTR Russian Television via AP - Más de 70 aviones de carga están siendo desplegados en la misión de mantenimiento de la paz de Rusia en Kazajistán

Los kazajos han provocado la caía del Gobierno de Kazajistán en un episodio inédito en la historia del país. El motivo del derrocamiento ha sido detonado por una movilización popular que ha pretendido plantar cara a la situación de su sector energético.  La antigua república soviética ha protagonizado desde el pasado domingo una oleada de protestas como respuesta a un problema que lleva advirtiéndose desde hace tiempo: la limitada producción interna del gas, el aumento de su demanda y la creciente subida de los precios.

Kazajistán, un país que cuenta con importantes recursos de gas licuado, esta sometido a la privatización de este por parte de empresas extranjeras. En los campos petrolíferos de Tengiz y Korolev, dos empresas estadounidenses (Chevron y ExxonMobil) controlan el 50% y el 25% del accionariado. A su vez Rusia comparte el accionariado de estos dejando a la empresa estatal kazaja con el control de tan sólo un 20% de los recursos lo que ha derivado en una importante dependencia del país en el mercado de exportaciones. 

kazajistan-manifestaciones
AFP/ABDUAZIZ MADYAROV - Manifestantes participan en una concentración por la subida de los precios de la energía en Almaty el 5 de enero de 2022

Ante esta situación el gobierno kazajo ha tenido que lidiar tanto con los precios del mercado interno como con los correspondientes a las exportaciones, un acontecimiento que se ha disparado desde el pasado 2 de enero tras verse duplicado su precio de los 60 tengue por litro a los 120 (0,14-0,28 dólares). A esto cabe sumarle el descontento popular acrecentado, además, por los últimos despidos acontecidos en el sector.

La región occidental de Mangystau ha sido la cerilla y el problema del gas la mecha que ha prendido una oleada de protestas que se han extendido por todo el país. Lo que habría comenzado siendo una manifestación pacífica relacionada con motivos económicos y sociales no ha tardado en teñirse de causas políticas. Los motivos no son pocos y es que los kazajos llevan lidiando con años de hartazgo frente a una élite obsoleta que no se preocupa por los problemas populares, sumado a una falta de oposición por la escasa democracia que existe en el país, además de contar con una ausencia casi total de multipartidismo.

“Disparen a matar”

Ante estos motivos las protestas no han tardado en radicalizarse, llegando a adoptar un carácter extremadamente violento contra las fuerzas de seguridad. Esta violencia ha sido avivada todavía más por la brutalidad policial que, según indican, habría dejado centenares de muertos. 

protestas-kazajistan
REUTERS/MARIYA GORDEYEVA - Soldados en la plaza principal donde cientos de personas protestaban contra el gobierno, después de la decisión de las autoridades de levantar los topes de precios del gas licuado de petróleo, en Almaty, Kazajistán 6 de enero de 2022

Estas batallas campales callejeras han dejado una imagen icónica: el derribo de la estatua del expresidente del país, Nursultán Nazarbáyev, quien consiguió llevar el liderazgo del país desde la independencia de Kazajistán hasta 2019. El monumento al exmandatario no ha sido la única figura derribada ya que las protestas consiguieron que Tokáyev destituyera al primer ministro, Askar Mamin, y a su Gabinete y este asumiera el mano del Consejo de Seguridad que hasta este momento estaba liderado por Nazarbáyev.

En las ciudades de Alma Ata, Aktobe, Aktau y Atyrau los manifestantes han tratado de asaltar las sedes gubernamentales, todas ellas recuperadas tras la actuación de las fuerzas de la seguridad que han dejado tras de sí una lista de fallecidos.

La escalada de la violencia derivó en la proclamación del Estado de Emergencia en toda la república al tiempo que Kazajistán se blinda tanto con militares como con policías. Esta situación ha tocado de lleno a la intervención de las fuerzas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una organización político-militar del espacio postsoviético que integra a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán bajo el liderazgo de Rusia. 

sede-gubernamental-kazajistan
AFP/ABDUAZIZ MADYAROV - Edificio administrativo quemado en el centro de Almaty, tras la violencia que estalló a raíz de las protestas por la subida de los precios del combustible

Así en estos últimos acontecimientos, Nur Sultán, la antigua Astana, ha solicitado a Rusia intervenir ante esta situación, tildando a los manifestantes de “terroristas”. Tras esta llamada Moscú no ha tardado en responder y ha aprobado el despliegue de más de 3.800 militares de la OTSC con el fin de que “estabilicen la situación”. La intervención por parte de las fuerzas de la Organización ya se ha erigido como algo histórico tras ser la primera vez que desde su creación interviene en la defensa de uno de sus integrantes.

Este gesto ya ha sido agradecido por parte de Tokáyev hacia Putin tras enaltecer “su camadería”. Posteriormente el presidente kazajo ha ordenado “disparar sin previo aviso” a los manifestantes mientras tilda a los propios civiles de “criminales y asesinos”. Según el último balance de víctimas ha recogido que 26 activistas han sido “liquidados” mientras que otros 3.811 han sido detenidos a lo largo de todo el país. Asimismo, el Organismo señala que “18 agentes policiales han sido asesinados”. 

rusia-putin
FOTO/ ARCHIVO - El presidente de Rusia, Vladimir Putin

La intervención de la OTSC respalda la figura de Tokayev y la ayuda a mantenerse en el poder y a responder ante cualquier amenaza. Mientras que el país se blinda militarmente, Putin trata de seguir manteniendo la influencia de Rusia en los antiguos territorios soviéticos. Rusia sigue ejerciendo el papel de “guardián” de sus antiguos territorios manteniendo a figuras autoritarias que a su vez responden favorablemente a Moscú y se garantiza su lealtad. 

Reacciones internacionales 

Lo que ya es un conflicto civil entre el gobierno y los manifestantes no ha tardado en adoptar un carácter internacional. Días antes de que se produjeran los disparos contra los manifestantes tanto la Unión Europea como Estados Unidos congratulaban a Tokayev tras el 30 aniversario de la independencia del país. 

tropas-rusas-kazajistan
Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP - Fuerzas de paz rusas abordan en un avión militar ruso en un aeródromo en las afueras de Moscú, en Rusia para volar a Kazajstán el jueves 6 de enero de 2022 

"Nuestra continua y estrecha cooperación nos permitirá abordar los retos globales en beneficio de nuestros pueblos. Estados Unidos valora los enormes esfuerzos de Kazajistán en favor de la conectividad regional, la prosperidad económica y el crecimiento en toda Asia Central y Meridional", señalaba Biden.

Ahora los acontecimientos son muy diferentes y desde la Casa Blanca la secretaria de prensa de Estados Unidos, Jen Psaki, ha señalado que el país “no está seguro de la legalidad del despliegue de tropas en Kazajistán” y advierte que “el mundo está observando”. China, por su parte, ha felicitado a Tokayev por “tomas medidas enérgicas en un momento crítico para calmar rápidamente la situación”. 

tropas-kazajistan
AFP/AFP - Vista general de los violentos disturbios en Kazajistán, provocados por un aumento de los precios del gas licuado de petróleo en Año Nuevo

Además de Estados Unidos, Afganistán ya ha expresado que se encuentra “monitoreando de cerca” la situación en Kazajistán. El comunicado se ha emitido a través del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del Emirato Islámico de Afganistán, Fazilrabi Zahin, quien señaló que se está “siguiendo de cerca la situación en Kazajstán” ya que, como vecino cercano y estado socio económico, “Afganistán está preocupado por los recientes disturbios”.

El portavoz Abdul Qahar Balki compartió este comunicado en Twitter y añadió que “el Emirato Islámico considera que la seguridad y la estabilidad política en la región son esenciales para el crecimiento económico, el comercio y la prosperidad de los pueblos”. 

Estas declaraciones por parte de los talibanes se producen un mes después de recibir a una delegación de Nur Sultán liderada por el ministro de Comercio kazajo, Bakhyt Sultanov. En este aspecto las relaciones con el país se habrían mantenido de manera fluida ya que el propio Sultanov declaró que "la rehabilitación económica de Afganistán era importante para ellos” ya que no solo buscaban solo exportar sus productos a Afganistán sino “también sus exportaciones para llegar a los mercados de otros países a través de Afganistán”. Así, el gobierno talibán ha instado a las partes a conseguir “una resolución pacífica del conflicto mediante el diálogo”. 

taliban-afganistan
PHOTO/AFP  -   Militantes talibanes afganos

La postura de Afganistán se produce, además, en un momento en el cual la violencia sigue azotando a el país, así como la represión. En este contexto y según se ha conocido en las últimas horas los muyahidines que cometan ataques suicidas contaran con una “Oficina de la Brigada del Martirio” según ha señalado el portavoz talibán Mujahid quien ha declarado que “nuestros muyahidines, que son brigadas de martirio, serán parte del Ejército, pero serán fuerzas especiales”. Tras esta aprobación Afganistán demuestra que, lejos de tratar de huir de la violencia, sigue respaldándola, algo que no favorece a la postura internacional.

Las protestas de Kazajistán han desestabilizado el orden de la región mientras que Putin trata de mantener la seguridad a través del envío de tropas con el fin de que nada cambie y poder mantener su influencia. Los ataques directos a los civiles parecen, por el momento, no tener una respuesta abierta por parte de la ONU o la comunidad internacional. Mientras tanto, Kazajistán vive una de sus etapas más tensas en un escenario en el cual la solución pacífica parece alejarse cada vez más.