Sánchez endurece el confinamiento y demanda acción conjunta a la UE

Solo estarán exentos del confinamiento los trabajadores de actividades esenciales
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en La Moncloa

PHOTO/ Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa  -   El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en La Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comunicado la decisión del Ejecutivo de ampliar el confinamiento en el que actualmente se encuentra España. Queda extendido a todos los trabajadores: desde este lunes 30 de marzo al jueves 9 de abril -inclusive ambos-, solo aquellos que realicen actividades esenciales podrán acudir presencialmente a sus puestos de trabajo.

Los trabajadores no quedarán desprotegidos. Se articulará un mecanismo para garantizar sus ingresos a través de un permiso retribuido recuperable. La medida, según Sánchez, reducirá todavía más la movilidad de la población, lo que, a su vez, permitirá descongestionar las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales. Actualmente, España tiene ya más de 72.000 casos confirmados de positivos por COVID-19. La cifra de fallecidos asciende a 5.690.

En el plano comunitario, Sánchez ha reclamado este sábado a la Unión Europea que ofrezca “unida” una respuesta económica y social frente a la pandemia de coronavirus, ya que es una "catástrofe que nos afecta a todos”.

En una comparecencia de prensa en el Palacio de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha recalcado que a Europa le toca ahora proteger a los ciudadanos más débiles y a los países que sufren las mayores consecuencias negativas provocadas por la pandemia. “Europa se la juega”, ha recalcado Sánchez en un mensaje en el que ha apelado a la UE a no fallar cuando solo han pasado dos días después de la última reunión del Consejo Europeo que no alcanzó un consenso frente a la epidemia.

Tras recordar que ahora mismo el epicentro de la pandemia está en territorio europeo, Sánchez ha incidido en que la UE debe estar a la altura de las circunstancias y “no puede defraudar” a sus ciudadanos. “No puede fallar, no debe fallar”, según el jefe del Ejecutivo, que ha subrayado que “necesitamos contundencia y solidaridad”.

También ha destacado que, pese a la lentitud de los mecanismos de decisión europeos, “si Europa quiere, Europa puede”. Ahora, el mundo enfrenta una guerra contra un enemigo común de los ciudadanos, “vivan donde vivan”, porque, según ha añadido, ningún país ha convocado ni atraído este virus que está poniendo a prueba el proyecto europeo.

En opinión de Sánchez, Europa debe poner en pie “una suerte de economía de guerra y promover la resistencia”, movilizando gran cantidad de recursos a través de un plan que ha comparado con el Plan Marshall. “Es la hora de la UE” ante una crisis que está poniendo a prueba a toda la humanidad, ha dicho.

Sánchez ha reclamado un “gran plan Marshall de recuperación” y ha apostado por la mutualización de los mecanismos de deuda, a través de lo que ha denominado como “bonos de reconstrucción” -ha rechazado el nombre de los popularmente conocidos como ‘coronabonos’-, para dar una respuesta común y evitar que “cada uno de los países se tenga que endeudar” por separado.

Tras preguntas sobre la postura contraria de países como Holanda, el presidente del Gobierno ha apostado por encontrar una solución que satisfaga al conjunto de la UE y ha recordado que su mercado interior de más de 500 millones de seres humanos es su principal arma, por ejemplo, para acudir a los mercados a comprar material sanitario frente a la “agresividad enorme” de todos los países.