PUBLICIDAD

Iberdrola

Sabrine Hassen: “Es más que posible reconstruir una Libia pacífica”

La directora general de Asesoría de Riesgos de K2 indica los posibles escenarios que se pueden configurar en la región tras las elecciones libias
Sabrine Hassen

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ-ATALAYAR  -   Sabrine Hassen

Libia está afrontando una situación histórica. Las próximas elecciones democráticas programadas para el próximo 24 de diciembre vaticinan un nuevo escenario en el cual se espera que la paz reine y que el país comience a liderar un proceso de reconstrucción. En este aspecto, son ya varias las empresas que están siguiendo de cerca el curso de Libia para poder invertir por las amplias oportunidades que ofrece.

La directora general de Asesoría de Riesgos e Investigaciones de K2 Integrity en Londres, Sabrine Hassen, nos da una visión general sobre el nuevo panorama que puede emerger en Libia después de las elecciones. Hassen ha trabajado durante muchos años en la región MENA donde ha estado dirigiendo varias investigaciones transfronterizas para erradicar e identificar el fraude y la corrupción en Oriente Medio. 

El próximo mes de diciembre se espera la celebración de las elecciones generales en Libia.  ¿Estamos en un momento “seguro” en Libia para la celebración de unas elecciones? 

Actualmente la situación es tranquila en Trípoli, un poco tensa, pero tranquila. Durante la próxima semana sabremos quiénes son los candidatos. Algunos de ellos no cumplen todos los requisitos y eso ha hecho que estén pasando por un proceso judicial, lo cual es bueno ya que garantiza la seguridad. 

Saif al-Islam ha sido eliminado debido a sus antecedentes penales y ha intentado hacer una apelación por la espalda. Sin embargo, tras presentar la apelación, algunas milicias intentaron sabotear el Tribunal y fue readmitida su candidatura. Esta estrategia ha sido condenada por todos los demás bandos políticos por lo que podemos decir que la situación en este momento es tranquila. Creo que las elecciones seguirán adelante. Ahora bien, para mí la gran incógnita es si al día siguiente de las elecciones los resultados de estas serán aceptados.

Ese es mi mayor temor, y si pasamos de ahí, entonces tendremos la segunda vuelta. Confío en que las elecciones sigan adelante porque ahora tenemos un gobierno unificado en el que ambas partes han llegado a una especie de consenso.

La situación geopolítica ha cambiado. Por ejemplo, Qatar ahora está realizando un acercamiento entre Arabia Saudí y los Emiratos. Otro ejemplo es Turquía ya que está tratando de hablar con Egipto, así que las cosas se están moviendo en la dirección correcta. 

Yo soy optimista, realista, pero optimista. Veremos los resultados en el día de Navidad… por el momento las elecciones van en la dirección correcta. 

Sabrine Hassen

¿Qué podemos esperar para el futuro de la región tras las elecciones generales? 

Egipto se ha puesto del lado de un bando. Sin embargo, entienden que no habrá ganadores, por lo que trataran de beneficiarse de una Libia pacífica en la cual se permita el acceso a la energía. Están hablando de construir un oleoducto que vaya a Egipto, especialmente para el gas y el petróleo.

En Túnez, por ejemplo, muchos tunecinos trabajan en Libia y envían dinero a sus casas. Eso ayuda socialmente. En cuanto a Argelia, el hecho de que haya una situación de caos en Libia no ayuda a Argelia, sobre todo en las fronteras. Si recuerdas el ataque al campo petrolífero de Nsala, los terroristas vinieron desde Libia. 

Si Libia tiene un gobierno estable, con una policía y un ejército adecuado, entonces esos votantes estarán protegidos, así que a nivel regional la seguridad del país es crucial. Luego está la región del Sahel, donde necesitamos que se controlen las fronteras para evitar que los refugiados utilicen Libia para cruzar a Europa.

En el caso de los países del sur las democracias son bastante frágiles en este momento. En Europa el próximo mayo contaremos con las elecciones de Francia. Si llegan al país refugiados de Libia fruto de la crisis política podría ayudar a que los gobiernos populistas en Italia, en España o en Francia ganen adeptos. Así que nos interesa a nivel regional, especialmente en el Mediterráneo, controlar o asegurarnos de que Libia tiene las estructuras adecuadas para controlar a las bandas que se benefician del tráfico de seres humanos. 

Una vez que Libia esté en una especie de fase de reconstrucción, personas del África subsahariana podrían venir a trabajar a Libia. Podrían venir y ayudar. Así que, si tienen trabajo en Libia, habrá menos incentivos para cruzar el Mediterráneo. En cuanto a Turquía se puede beneficiar económicamente de que Libia reconstruya sus infraestructuras, carreteras, edificios, hospitales, hoteles. Se han dado cuenta de que no habrá ganadores. Hay que apostar por tener un país unificado y empezar a pensar en los negocios en lugar de en la política.

Sabrine Hassen

¿Cree que las elecciones podrían traer la paz a Libia? 

Puede que sea ingenua, pero soy muy optimista. La gente antes de la COVID estaba tratando de organizar una conferencia K2 en marzo, una conferencia para discutir sobre la posibilidad de unificar y reunir a las dos partes. Mucha gente era escéptica, se reía y decía que esto era una pérdida de tiempo. Un año después, nadie sabría que se unirían y acordarían un primer ministro, mucho menos se hablaba de poder celebrar unas elecciones.

Soy bastante optimista porque la geopolítica ha cambiado. Estados Unidos no es “America First”, ahora miran lo que está pasando en el exterior y piensan que África ha sido abandonada durante muchos años. Países como China, además de Rusia, han tratado sacar beneficio de esto.

Por otra parte, Europa por sí sola no podía hacer frente a esta situación porque no estaban usando las mismas armas. No cuenta con una milicia privada como la que Rusia tiene. Así que Europa no estaba usando las mismas herramientas. Sin embargo, si tenemos un aliado como Estados Unidos que de repente se interesa por lo que está pasando en el sur del Sahara, creo que eso curvaría la influencia de los chinos y de los rusos.  

¿Y ahora Libia tiene una importante red de seguridad e inteligencia? 

Tienen la ayuda de muchos países. Ya cuenta por sí misma con algunas herramientas, pero sé que están hablando con algunos aliados en Europa. Eso es bueno para Libia y su conflicto. Libia está tratando de hablar con todos los países. Habrá ayuda internacional porque interesa y especialmente interesa a los vecinos regionales para asegurarse de que están ayudando a rastrear a las personas que podrían cometer crímenes terroristas en Libia o en los países vecinos. 

Sabrine Hassen

Desde su perspectiva, ¿es usted optimista respecto al futuro de Libia? 

Soy optimista por naturaleza, he estado en el negocio de las crisis y siempre he tratado de ver lo mejor de todo. Creo que no todo es catastrófico. No podemos esperar que un país como Libia, que ha sufrido 42 años de dictadura, salga de repente de una revolución y todo funcione y nos queramos. No funciona así.

Esto ha ocurrido también en Europa. Tenemos el ejemplo de la Revolución Francesa, después de la revolución tuvimos el gobierno de terror de Roberspierre luego la figura de Napoleón. Las cosas necesitan una adaptación y ahora sé que es más acelerada. El hecho de que al menos se esté hablando es un gran paso, un paso realmente grande, así que creo que va a ser un choque después de las elecciones. Lo que se asegurarán es que todos se beneficien de la riqueza que va a ser redistribuida de una manera justa y que cada comunidad, cada región, esté representada.

No se va a dar el caso de que una sola tribu tenga el poder y decida por todos los demás. Todo el mundo recibirá algo. El país es muy rico. Tiene la segunda o la primera mayor reserva de petróleo de África. Es un país grande, una población pequeña, gente joven…muchos de ellos son muy curiosos y miran a Europa, todos se inspiran en Europa

Tenemos razones para ser optimistas. Es un país que tiene los medios para reconstruirse y después de todos, somos humanos. Lo único que queremos es la paz, poder educar a nuestros hijos, la seguridad, y eso se puede conseguir fácilmente ahora.

En Libia no tenemos la división religiosa entre los chiíes y sunníes. No tienen religiones limitantes así que no pueden usar la religión como excusa para luchar. Tampoco tienen diferentes idiomas, como si sucede en Irak con el kurdo o el árabe. Todo está unificado, tienen más cosas que las unen de las que les separa. 

Tenemos que pensar que podemos confiar en los demás y podemos compartir la riqueza. Ahora la gente que está gobernando o va a gobernar son personas que se criaron con la dictadura de Gadafi y todavía desconfían de los demás.

Aun así, la paz está llegando y llegará, y debido al interés y a la proximidad con Europa, la Unión nos ayudará. 

Sabrine Hassen

¿Cree que Europa tiene aquí un papel importante?

Sí. Justo nos hemos reunido con un representante del ministerio de Asuntos Exteriores. Este comenzó a enumerar los países que más importan y exportan y en su lista no estaba Estados Unidos. No me sorprendió porque Libia en esos momentos estaba bajo sanciones, así que los libios decidieron no invertir en Estados Unidos.
Era muy difícil para ellos viajar a EE. UU por lo que los únicos países a los que viajaban y con los que se sentían cómodos eran con los países europeos. En aquella época, Dubái no estaba tan desarrollada como ahora y muchos de ellos tienen activos en el Reino Unido, en Malta, en Italia, debido a la historia, así que están familiarizados con Europa y se sienten cómodos cooperando con ella.

En cuanto al petróleo, Repsol está allí. Libia no tienes ninguna compañía petrolera de Estados Unidos. La tenía cuando empezó, teníamos a Chevron, Conoco Phillips… estos se fueron, pero los europeos permanecieron allí. Los fondos soberanos están en Europa, así que creo que Europa se beneficiará totalmente. Si las empresas estadounidenses vienen tienen que empezar desde cero algo que Europa no tiene que hacer. 

Europa tiene tres o cuatro pasos por delante y debe construir sobre eso. Es una posición muy única. 

Sabrine Hassen

El tema es que Libia quiere ser escuchada y quiere ser escuchada por la Unión Europea...

Exactamente. Europa está ayudando mucho y lo continuará haciendo porque somos vecinos. Tenemos una historia común, los artefactos romanos mejor conservados están en Libia, tenemos el Mediterráneo, que nos pertenece culturalmente, y una historia conjunta. Esto no se puede ignorar así que Europa tiene una gran ventaja en este sentido.

Además, Libia tiene unos recursos muy vastos, tiene petróleo, tiene gas y lo bueno es que están empezando de cero. 

Se puede empezar a construir con material sostenible, con las renovables verdes. En una reunión a la cual asistió la compañía Repsol señalaron que estaban apostando porque el 60% de los combustibles emitiesen emisiones de 0 carbono para el 2050. Libia es un gran lugar donde podrían invertir en energías renovables, es una buenísima oportunidad. Hay que imaginar que es más que posible reconstruir una Libia pacífica.