Salam Kawakibi, sobre la guerra de Siria: “Se trata de la mayor catástrofe humanitaria en siglos”

El director del Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos de París analiza las causas y las previsiones futuras del conflicto sirio
Salam Kawakibi

 -   Salam Kawakibi

Se cumple una década desde que estallase la guerra de Siria y la situación aún se encuentra lejos de resolverse. La situación económica, pero sobre todo la humanitaria, se encuentran en un punto catastrófico. Desde que dio comienzo el conflicto, la moneda siria se ha devaluado hasta un 99%, y ya, lejos de morir a causa de la guerra en sí, la población siria muere de hambre ante la escasez de recursos. Una de las causas fundamentales que ha llevado la guerra a este punto es la manipulación del mensaje islamista que se ha llevado a cabo desde los sectores más radicales, según el director del Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos de París (CAREP, por sus siglas en francés), Salam Kawakibi. “Diez años después del estallido del conflicto, el pueblo sirio no ve la luz al final del túnel”. Con estas palabras, Salam Kawakibi hace hincapié en esta entrevista en el desequilibro del conflicto y el papel fundamental que han tenido – siguen y seguirán teniendo – las injerencias de los países extranjeros.

¿Cuál es el papel del Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos de París (CAREP)?

El centro es muy nuevo. Llevamos dos años en París. Somos una asociación francesa sin ánimo de lucro, pero también contamos con el Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos de Doha, presidido por el intelectual árabe palestino Azmi Bishara, como principal socio y apoyo académico y material. El Centro de Doha tiene sucursales en Washington, Beirut, Túnez, Amán y pronto en Madrid.

Nuestra principal vocación en París es intentar reunir la investigación en ciencias sociales de ambas orillas del Mediterráneo y reforzar el reconocimiento mutuo de los conocimientos. Investigadores de ambas orillas del Mediterráneo desarrollan las relaciones científicas e intelectuales entre Europa y los países árabes.

Así, el Centro pretende desarrollar la investigación en ciencias sociales y humanidades; sobre el mundo árabe por parte de investigadores europeos y sobre Europa por parte de investigadores árabes.

El objetivo es salvar la enorme brecha existente entre las comunidades de investigación mediterránea y europea. Nuestro objetivo es fomentar el desarrollo de acuerdos científicos e intelectuales, desarrollar el diálogo sobre temas conflictivos, especialmente los relacionados con la integración, la migración, el terrorismo y la religión. Porque ahora, con lo que está pasando en Europa, el islam está muy mal percibido. De hecho, hay mucha confusión entre las afiliaciones religiosas y las políticas. 

Hay dos principios muy queridos por nosotros: la democratización de todos los países árabes y el derecho de los pueblos a la autodeterminación, especialmente del pueblo palestino. Son dos valores a los que estamos muy apegados. Así, en nuestro trabajo intentamos promover la cultura de la democracia y la cultura de los derechos humanos.

Guerra de Siria

¿Cómo pueden ayudar los centros como el que usted dirige en el conflicto sirio?

Estamos desarrollando programas de investigación sobre las transiciones democráticas en todo el mundo. En este marco, estudiamos las experiencias que pueden ser útiles para los árabes. La democratización en España y Portugal representan para nosotros casos de investigación. Esta investigación puede extenderse a Europa Central y del Este para entender cómo estos países han conseguido salir pacíficamente de la dictadura y desarrollar un sistema democrático a pesar de todos sus defectos. A partir de estos estudios comparativos, tratamos de ver cómo pueden ayudar a los sirios principalmente, pero también a otros árabes, a otros países que están pasando por el mismo calvario, es decir, la transición democrática. 

También tenemos en nuestros objetivos la voluntad de acercar puntos de vista. Por supuesto, no pretendemos poner sobre la mesa al verdugo y a la víctima para que se reconcilien. El verdugo es un verdugo. Debe pagar por sus crímenes en un tribunal. Sin embargo, dado que existen muchas divisiones en los puntos de vista, en las ideologías entre los islamistas, por un lado, los liberales por otro, la izquierda y el islam moderado, seguimos intentando organizar diálogos entre estos actores políticos que tienen en común la voluntad de establecer un sistema democrático en esta región.

Guerra de Siria

10 años después del inicio del conflicto sirio. ¿Dónde cree que está el conflicto ahora?

Es una situación congelada. No hay guerra y no hay paz. Es una situación muy extraña. Todos los días mueren personas de hambre, enfermedades, bombardeos y ataques esporádicos. Hay una falta de seguridad. También está la cuestión de la remodelación demográfica del país. Hay más de 12 millones de sirios desplazados, 7 millones fuera de Siria y el resto dentro del país. Se encuentran en una situación humanitaria catastrófica que no se debe a las sanciones internacionales, sino principalmente a la corrupción endémica del sistema político.

También se debe al control por parte del clan del régimen de todas las importaciones de alimentos y de todo el petróleo. La libra siria ha perdido el 98% de su valor. En Siria, más del 80% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Ahora hay gente que vende a sus hijos en el mercado público para poder alimentar al resto de la familia. En esta situación catastrófica, la fuerza regional e internacional no encuentra ninguna urgencia para encontrar una solución a esta catástrofe humana.

Es importante saber que Siria está a tres horas de vuelo de Madrid, París y Roma. Estamos a las puertas de Europa. Europa ya sufrió una oleada de refugiados procedentes de Siria en 2015. En la actualidad, hay 4 millones de refugiados en los campos del norte de Siria que representan una posible nueva oleada en breve.

Pueden ser candidatos para venir a Europa si no encuentran una vida decente y digna para volver a casa. Lo que es muy peligroso es que Bachar al-Asad ha declarado oficialmente que con la salida de estos millones de sirios, la sociedad siria se ha vuelto homogénea. Es una frase que nos recuerda el discurso de Adolf Hitler en 1933, cuando habló de la homogeneidad de la sociedad alemana después de limpiarla de todos los elementos extranjeros. Hoy, en el siglo XXI, hablamos de una sociedad homogénea porque ha sido privada de la mitad de sus miembros. A los refugiados que están en Europa apenas se les permite regresar. Se hace todo lo posible para evitar que vuelvan, porque se les considera opositores o familiares de opositores, por lo que el régimen no quiere que vuelvan. Y para reforzar esta separación radical, se les prohibirá votar mientras estén en el extranjero. Incluso si las elecciones en Siria desde 1963 son sólo eventos plebiscitarios de un candidato o un solo partido. 

Los resultados de las elecciones presidenciales en Siria de Assad alcanzan el 99%. Al mismo tiempo que se subraya que los votantes enfadan masivamente las urnas que pueden llenarse con papeletas que llevan los nombres de los muertos. La situación es realmente catastrófica a todos los niveles y, sobre todo, con la ausencia de una voluntad internacional para poner fin a este desastre.

Guerra de Siria

¿Cree que la coalición internacional puede o debe hacer un mayor esfuerzo para sacar a Siria de esta situación?

Puedo decir que pueden -y deben- hacer algo, no más, porque no han hecho nada para hacer más. Hoy en día, hay dos fuerzas que ocupan Siria y apoyan al régimen allí, y son Irán y Rusia. Irán intervino directamente en 2013. Rusia intervino directamente en 2015. Bombardearon a civiles, ocuparon ciudades y pueblos con la participación de milicias paramilitares sectarias que los iraníes trajeron también de Irak, Líbano y Afganistán. Rusia e Irán, ahora, son los amos. Son los dueños del lugar y están compitiendo. Rusia no puede seguir invirtiendo en la reconstrucción de un país que está completamente en ruinas. Los rusos necesitan que la Unión Europea invierta en la reconstrucción de Siria. 

La Unión Europea tiene ahora la oportunidad no sólo de pagar, como siempre ha hecho, las obras humanitarias sin tener nada que decir al respecto. Europa debe pagar. Pero sólo si juega un papel político. ¿Cuál debería ser ese papel? Se trata de apoyar una transición política hacia la democracia respetando las resoluciones del Consejo de Seguridad y, en particular, la resolución 2054 que todos han suscrito pero que nunca se ha aplicado. Europa tiene una carta que jugar y ahora es la reconstrucción. La condicionalidad esta vez debe ser la reconstrucción frente a la transición. Pero, por desgracia, no hay una política exterior europea unificada, están Francia, Alemania, Italia y España. Hay Europa del Este y Europa Central. Cada país gestiona sus relaciones exteriores de forma totalmente diferente. 

En Bruselas, la Unión Europea impone sanciones al régimen sirio. Estas sanciones no son respetadas en absoluto por miembros como Bulgaria, Rumanía, la República Checa, Austria y Polonia. Europa es un enano político en el ámbito de los asuntos exteriores. Ahora hay que negociar con los que controlan el régimen. El régimen ya no es soberano. El régimen ya no controla su propio Estado. Tenemos que negociar con Rusia e Irán. Tenemos que negociar con Irán toda su injerencia regional, ya que siembra el caos, el terror y la guerra en toda la región. En el Líbano, en Yemen, en el Golfo, en Siria, en Irak. Hay que animar a Irán a que se convierta en un Estado responsable, no en un Estado canalla, no en un Estado que apoya el terrorismo. 

También debemos negociar con Rusia. Reconocer el protagonismo de Rusia en la escena internacional contribuirá a satisfacer el orgullo de Moscú. Actualmente, este país es un elemento de desestabilización en la región y participa activamente en la represión masiva de la población en Siria. Los bombardeos rusos con una estrategia inspirada en la Segunda Guerra Mundial, los bombardeos tapi, han causado la muerte de decenas de miles de civiles sirios. Esta negociación no impedirá que la justicia internacional haga su trabajo a largo plazo. A corto plazo, es mejor negociar con los ocupantes de Siria para encontrar una solución pacífica. 

Por otro lado, tenemos a Turquía, que ocupa parte del norte de Siria. Turquía también necesita que se le garantice su seguridad en relación con las fuerzas kurdas del PKK. Al mismo tiempo, debe abandonar su represión y ocupación de las zonas kurdas dentro de Siria. La cuestión kurda en Turquía es muy compleja. Las amenazas a la seguridad nacional han superado por completo la gestión política turca. Esto es bastante plausible. Dentro de Siria, los kurdos sirios deben unirse a la nación compuesta por varios grupos étnicos y abandonar esta alianza con el PKK turco. Y sus legítimas demandas de autonomía, de reconocimiento de su cultura, de su lengua, de sus aspiraciones políticas, deben ser reconocidas por toda la población siria sin la interferencia de las fuerzas regionales.

Guerra de Siria

Turquía es uno de los países que más inestabilidad ha provocado en la región.  ¿Qué porcentaje de culpa puede atribuirse a Turquía en el conflicto sirio?

Tenía que hacer de abogado del diablo. Turquía intervino en Siria al principio de la revolución pacífica con visitas diplomáticas del ministro de Asuntos Exteriores a Bachar al-Asad para convencerle de que reformara un poco su política a cambio de una ayuda incondicional del Gobierno turco. Las relaciones entre el régimen sirio y el Gobierno dirigido por Erdogan, antes de que éste llegara a la presidencia e incluso cuando lo hizo, eran muy buenas. 

El presidente sirio y las vacaciones pasadas con la familia Erdogan hicieron que la relación entre los dos Gobiernos se desarrollara mucho. Ahora, con el estallido de la revuelta popular en Siria y el fracaso del intento turco de hacer de intermediario al principio, le llevó a optar por apoyar a la oposición, también hay que tener en cuenta que hay unos 4 millones de refugiados sirios en Turquía. No es un número pequeño. Turquía es el único país vecino que ha acogido dignamente a los refugiados sirios. No como en el Líbano y Jordania, donde están hacinados en campos cerrados.

Turquía ha intentado en este "espacio abierto" tener su papel, preservar sus intereses, proteger a sus peones, manipular a algunos grupos rebeldes para que luchen contra las fuerzas kurdas y no contra el régimen vigente. Esto ha enturbiado un poco las aguas. Por último, estaba la interferencia directa de su Ejército.

La presencia militar de las fuerzas turcas ha contribuido a proteger a 4 millones de refugiados en el noroeste de los bombardeos diarios. Por otra parte, ha desplazado a los kurdos de ciertas localidades con el pretexto de que apoyan el terrorismo del PKK. Se trata de una cuestión muy compleja. Desgraciadamente, no hay blanco o negro. No hay situaciones claras que analizar lógicamente. Los países que más han desestabilizado Siria, que más muertes han causado en Siria, son Rusia e Irán. No hay comparación con Turquía. 

En el suelo sirio podemos observar la presencia de varias fuerzas extranjeras: Israel, Rusia, Irán, Estados Unidos y Turquía. Junto a estas fuerzas regulares, hay milicias paramilitares rusas, libanesas e iraquíes, así como bandas armadas locales vinculadas al régimen, etc. 

Guerra de Siria

Es difícil predecir cuándo terminará la guerra. Pero ¿cree que el final de la guerra está cerca o que el conflicto durará mucho tiempo?

Estoy dividido entre el deseo personal de ver el fin de este conflicto lo antes posible, por un lado, y el análisis objetivo y racional que no ve el fin de este conflicto. Por lo tanto, la situación se congelará. Mientras no se produzca una deflagración de actos terroristas provocados por la desesperación, por la hambruna, por la radicalización que gana cada vez más terreno, y mientras no haya peligro de flujos migratorios masivos hacia Europa, ésta no se moverá. 

La gente se radicaliza cuando no tiene esperanza, cuando todo está cerrado para ellos. Hay 5 millones de niños sirios que han nacido durante los últimos 10 años de guerra. No han conocido ninguna escuela ni vida normal. Tienes una población traumatizada. Personas que llevan 10 años viviendo en tiendas de campaña. Se trata de la mayor catástrofe humanitaria en siglos. Todo esto, si no conduce a la radicalización y si no conduce a actos reprobables de terrorismo, que en última instancia son inevitables. Me pregunto qué puede ser.