Sale a la luz la identidad con la que Brahim Ghali habría entrado a España

El líder del Frente Polisario consiguió pasar las fronteras con el nombre de Mohammed Ben Battouch, de supuesta nacionalidad argelina
Atalayar_Brahim Ghali

 -   Documento de identificación falsa utilizada por Brahim Ghali, con los siguientes datos, Nombre : Mohamed. Apellido; Ben Battouch, fecha de nacimiento; 1936 en Orán. Nacionalida: Argelina, Domicilio; Bario Alouilaya numero 08 Assouker, Señas particulares: Sin,Talla 1/36

El medio argelino The Algeria Times ha publicado la supuesta identidad con la que el polémico líder del Frente Polisario habría conseguido entrar en España. Según el medio, Brahim Ghali recurrió a un nombre falso, Mohammed Ben Bettouch de nacionalidad argelina y de 85 años para conseguir ingresar en un hospital español en La Rioja.

Brahim Ghali, presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), de 73 años, ha ido desencadenando informaciones que se contradicen entre sí acerca de la enfermedad que parece y el lugar donde está hospitalizado. Según señala un portavoz de la delegación de la RASD en España, esta falta de información responde a “la privacidad del paciente”.

Sin embargo, las especulaciones acerca de su ingreso no dejan de aflorar. Por un lado, la revista Jeune Afrique achaca su hospitalización a un supuesto cáncer del aparato digestivo mientras que la presidencia de la RASD informó que su ingreso hospitalario se debe a un supuesto cuadro clínico de coronavirus. Por otra parte, el Ministerio de Exteriores no ha confirmado la enfermedad que padece Ghali.

Atalayar_Brahim Ghali
 PHOTO/REUTERS - Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario

En Argelia, mientras tanto, los medios de comunicación cercanos al Gobierno se han mantenido silenciosos sobre la condición de Ghali y su ubicación actual. Por otra parte, el medio argelino Algerie Part Plus, conocido por su exacerbado nacionalismo y por sus informaciones sensacionalistas han condenado públicamente la decisión de Argelia de haber invertido “un costoso apoyo que cuesta varios miles de euros” del traslado a España del Líder del Polisario.

Junto a esto, la Comisión de Asuntos Exteriores y Defensa Nacional marroquí ha informado en un comunicado su rechazo hacia la acogida de Ghali por parte de España expresando "nuestro pesar y nuestro profundo asombro por el acto de las autoridades españolas de acoger en su suelo a Brahim Ghali, acusado de cometer crímenes de guerra y graves violaciones de derechos humanos".

Tras la negación de su acogida por parte de Alemania, el primer ministro argelino, Abdelmadjid Tebboune, habría intervenido para conseguir su ingreso en España. La aceptación de su hospitalización se llevó a cabo tras el compromiso del Gobierno de España, bajo la afirmación de Pedro Sánchez, de no ser juzgado ni investigado por la Audiencia Nacional, donde tiene abierta diferentes causas, según el medio eldiario.es.

A Brahim Ghali se le acusa de varios supuestos delitos de torturas, genocidios, detenciones ilegales y desapariciones. La querella fue admitida a trámite por el titular del Juzgado, Pablo Ruiz, contra 28 miembros y dirigentes del Frente Polisario, entre los que se encuentra el nombre de Brahim Ghali. Desde este momento, la causa se ha archivado hasta en dos ocasiones ante la difícil accesibilidad por obtener datos de filiación y para identificar a las personas querelladas. 

Atalayar_Brahim Ghali
PHOTO/PALACIO REAL DE MARRUECOS via AP - Esta foto proporcionada por el Palacio Real de Marruecos muestra al presidente español Pedro Sánchez, a la izquierda, saludando al rey marroquí Mohammed VI antes de su almuerzo en el Palacio Real en Rabat, Marruecos, el lunes 19 de noviembre de 2018

Tras conocerse el amparo de Ghali por parte de España, los mensajes atacando al Gobierno no dejaron de circular por las redes sociales bajo el hashtag #España_Protege_Criminal acompañado del nombre del hospital San Jorge de La Rioja, donde supuestamente se encontraría ingresado.

Este acontecimiento ha generado que las relaciones entre Marruecos y España se debiliten. Proyectos en los que España iba a participar como el programa de modernización ferroviaria marroquí o el Enlace del Estrecho junto a otros de alto calibre se habrían congelado. Del mismo modo, la Reunión de Alto Nivel (RAN) con Marruecos no cuenta con fecha de celebración y el rey Mohamed VI podría negarse rotundamente a recibir a Pedro Sánchez.

En este sentido, la cooperación en materia antiterrorista sufriría algunos cambios relacionados con el intercambio de información sobre las redes islamistas radicalizadas formadas por la comunidad marroquí residente en España.