Salvini ve rota la coalición de Gobierno y exige elecciones anticipadas

El viceprimer ministro italiano y líder del partido Liga transmitió esta idea a Giuseppe Conte, primer ministro del Ejecutivo italiano
El viceprimer ministro Luigi Di Maio, el primer ministro Giuseppe Conte y el ministro del Interior, Matteo Salvini

REUTERS/Remo Casilli  -   El viceprimer ministro Luigi Di Maio, el primer ministro Giuseppe Conte y el ministro del Interior, Matteo Salvini, en conferencia de prensa en Roma, el 20 de octubre de 2018

La crisis de Gobierno de Italia ha estallado después de que el viceprimer ministro italiano, ministro del Interior y líder del partido Liga, Matteo Salvini, haya dado por finiquitado el pacto de poder que se mantenía desde junio de 2018 entre su formación derechista y el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), comandado por el también viceprimer ministro Luigi Di Maio, y de que haya pedido la celebración de comicios adelantados. 

Salvini comunicó su sentir a Giuseppe Conte, primer ministro italiano y miembro del M5S, que en esta última etapa había ejercido como mediador entre los dos polos opuestos que ejercían de aliados políticos circunstanciales. Conte había sido una figura de consenso seleccionada por ambas formaciones para representar el papel de cabeza visible del Ejecutivo y ‘pintaba’ más en la escena política italiana que Di Maio, la otra figura relevante de su partido.

En los últimos tiempos la lista de desencuentros entre ambas partes ha ido resquebrajando una coalición que ya ha saltado por los aires. Hubo principales puntos de fricción y de desacuerdo y la gota que colmó el vaso fue el encontronazo dado el miércoles pasado en la votación en el Senado de una moción para bloquear las obras de la línea ferroviaria de alta velocidad entre la ciudad de Turín, al norte de Italia, y la francesa de Lyon, próxima al enclave italiano. En este episodio, la Liga dejó solo a su socio político y se unió a la postura de las formaciones que habían virado su decisión a una negativa sobre impedir el proyecto. Se había añadido otra desavenencia más a la tensa relación entre ambos polos de poder; la Liga manifestaba su apoyo al trazado de alta velocidad entre ambas urbes y el M5S se mostraba totalmente en contra de la iniciativa. Sobre los vínculos entre ambos bandos, Salvini llegó a señalar en un mitin en la playa de Sabaudia que algo se había “roto” en la mayoría, lo que desató todo tipo de especulaciones sobre las malas relaciones entre sendos aliados políticos. 

Precisamente, esa gira política por la costa italiana generó bastante polémica en la opinión pública italiana e internacional ya que Salvini aparecía en actitud bastante desinhibida junto varios ciudadanos, personajes famosos y especialmente mujeres. El dirigente de Liga había anunciado para finales del mes de julio que no tenía planeadas vacaciones para continuar trabajando por el país, pero apareció finalmente en escenas vacacionales y lúdicas, incluso ejerciendo de ‘disc jockey’ en chiringuitos playeros. 

A pesar de todo el revuelo generado, Salvini llevó a cabo una interlocución con Conte de cara a resaltar que había que “acudir inmediatamente al Parlamento para constatar que no tenemos ya una mayoría”. “Devolvamos la palabra a los electores”, remarcó el dirigente de Liga ante el primer ministro. 

Tras este decisivo movimiento, Di Maio sí quiso aparecer para señalar que coincide con la solicitud de unas elecciones anticipadas, pero una vez que el Parlamento apruebe en septiembre la tan esperada medida sobre la reducción del número de senadores y diputados; principal propuesta defendida por el grupo antisistema al que representa; desde el cual se ha venido lanzando el mensaje de que ostentar el poder no interesa, y sí la regeneración política. Di Maio lanzó también una advertencia, una indirecta a su todavía socio: “Cuando tomas el pelo al país y a los ciudadanos, antes o después lo pagas”.

Conte también quiso ‘atizar’ políticamente a Salvini tras haberse dirigido al presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, para transmitirle el estado de la situación. El primer ministro defendió la labor realizada hasta el momento por el Ejecutivo y destacó que el mismo “ha trabajado mucho y no está en la playa”, en clara alusión a las polémicas apariciones festivas sobre la arena de Salvini. 

Matteo Salvini en la playa
PHOTOSOT - Salvini's vacation

Un Salvini que parece querer aprovechar la ‘buena ola’ que parece surcar ahora ya que recientemente ganó las elecciones europeas y acumula buenas expectativas en diversas encuestas realizadas entre los italianos. Los últimos sondeos le dan hasta un 36% de intención de voto y el dirigente de Liga quiere aprovechar esto para ‘amenazar’ con la celebración de elecciones, que pueden tener ahora un carácter negativo para los antisistema, que atraviesan un momento de baja popularidad. Todo ello a pesar de que el Senado dio luz verde, con el inestimable apoyo del M5S, a su denostada ley antiinmigración, la cual endurece las medidas referentes a los migrantes y afecta negativamente a la labor que llevan a cabo las diversas ONGs, a las que se les imponen diferentes trabas a la hora de rescatar migrantes en el mar Mediterráneo. 

Los últimos desencuentros han hecho que Liga y M5S rompan su vínculo de gobierno, aunque hayan sacado adelante juntos otras iniciativas, como la referente a la materia migratoria. “Es inútil seguir a base de noes y riñas, como en las últimas semanas”, llegó a apuntar Salvini, quien remarcó ante los medios que los italianos “necesitan certezas y un Gobierno que haga cosas”.

Las elecciones deberían celebrarse en un mínimo de 45 días y en un máximo de 70 tras la disolución del Parlamento, por lo que los analistas apuntan a que al menos habría que esperar a octubre.

En el horizonte, la preocupación por la elaboración de los Presupuestos Generales de 2020, que deben enviarse a Bruselas antes del 15 de octubre, y la posibilidad de que Italia no consiga la cartera de Competitividad que había reclamado en la Comisión Europea. 

Se dispara la prima de riesgo.

En este escenario, la prima de riesgo de Italia, que mide el diferencial entre el bono alemán a diez años y el italiano en el mismo periodo, creció fuertemente hasta los 235 puntos, tras esta crisis de Gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga.

En la apertura del mercado, la prima italiana marcaba un neto aumento respecto al último resultado, cuando cerró en los 209 puntos básicos, El rendimiento decenal de los bonos italianos fue del 1,75%, frente al 1,53% de ayer miércoles y el 1,41% del miércoles.

Por su parte, la Bolsa de Milán abrió en rojo, con una contracción del 1,90% en su índice selectivo FTSE MIB, en los 20.445,03 puntos, a pesar de que se desoyeron los rumores de crisis en el Ejecutivo y cerró con un avance del 1,47%.