Sanders gana en Nuevo Hampshire con Buttigieg a rebufo

El de Vermont gana el voto popular, pero se prevé que los dos candidatos empaten a delegados en el estado del nordeste, el primero en elegir candidatos por sistema de primarias mínima
Bernie Sanders celebra su victoria en un centro de convenciones de Manchester, en New Hampshire

AFP/ TIMOTHY A. CLARY  -   Bernie Sanders celebra su victoria en un centro de convenciones de Manchester, en Nuevo Hampshire

Con más apuros de los esperados, pero Bernie Sanders ha ganado las primarias del Partido Demócrata en Nuevo Hampshire. El de Vermont se ha impuesto a sus competidores en el primer territorio que se rige por un sistema de primarias abiertas y no por el de caucus. El político de Vermont partía como el candidato a batir en este estado del nordeste y ha cumplido las expectativas.

Con el escrutinio casi cerrado, Sanders, que ya ganó el voto popular en Iowa, ha conseguido granjearse el apoyo del 25,7% de los electores que han participado en un proceso que era abierto; es decir, podía votar todo el que quisiera sin necesidad de estar adscrito a ninguno de los dos grandes partidos. A algo más de un punto porcentual se ha quedado Pete Buttigieg, el exalcalde de South Bend que consiguió el mayor número de delegados en el estado del medio oeste. 

Sanders ya es el principal favorito para alzarse con la nominación demócrata
AFP/ TIMOTHY A. CLARY - Sanders ya es el principal favorito para alzarse con la nominación demócrata

A pesar de la diferencia en el apoyo popular, los dos candidatos han conseguido, según previsiones, el mismo número de delegados de cara a la Convención que se celebrará en Milwaukee el próximo mes de julio: nueve para Sanders y nueve para Buttigieg. Con alguna salvedad, la historia de Iowa se repite: los resultados son bastante buenos para los dos. Por una parte, el de Vermont se consolida como el líder del sector más progresista y el de Indiana ha demostrado, al menos, que no es flor de un día.

Los seis delegados restantes que se repartían en esta cita electoral han sido para Amy Klobuchar, la otra candidata que puede considerarse ganadora en Nuevo Hampshire. La senadora por Minnesota, que ya tuvo un nivel de apoyo bastante importante en Iowa, ha reunido uno de cada cinco sufragios en esta ocasión, lo que le permite entrar de lleno en la carrera por la nominación. La cuarta clasificada ha sido Elizabeth Warren, que no ha llegado al 10% de los votos. Al no haber sobrepasado el umbral del 15%, no ha conseguido ningún representante para la Convención.

Bernie Sanders, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, ganadores en las primarias de Nuevo Hampshire
PHOTO/AFP - Bernie Sanders, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, ganadores en las primarias de Nuevo Hampshire
Biden, en apuros

Un resultado similar ha cosechado Joe Biden. De momento, el exvicepresidente de la época de Barack Obama no ha empezado con buen pie. El de Nuevo Hampshire es el segundo pinchazo seguido para el veterano político, que, incluso, renunció a su acto de campaña final.

El panorama no es demasiado halagüeño para Biden. Ha de tener en cuenta que, a partir del Supermartes, que se celebra a principios del próximo mes de marzo, entrará en la competición el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg; un candidato poderoso que muy bien puede arañarle votantes moderados.

Hasta esa cita, quedan solo otros dos estados en los que el exvicepresidente espera -y necesita- mejorar: Nevada, el próximo día 22, y Carolina del Sur, el 29. Ambos territorios cuentan con nutrida representación de votantes hispanos y afroamericanos, respectivamente. Biden, que, para bien o para mal, arrastra la marca Obama, tratará de encontrar allí el apoyo que no ha tenido en Iowa y Nuevo Hampshire, dos estados fundamentalmente blancos.

No obstante, las encuestas indican un repunte de Sanders en las últimas semanas también entre estos colectivos. Si, finalmente, Biden no consigue empezar a sumar delegados con rapidez, su candidatura podría empezar a diluirse.

La candidatura de Biden hace aguas y amenaza con acabarse antes de tiempo
AFP/SEAN RAYFORD - La candidatura de Biden hace aguas y amenaza con acabarse antes de tiempo
Bennet y Yang renuncian

Quienes ya han puesto fin a su aventura son Michael Bennet, Deval Patrick y Andrew Yang tres candidatos menos conocidos de la carrera. Bennet lleva ocupando una plaza como senador por Colorado desde 2009 y, desde que anunció su decisión de presentarse a la nominación, ha mantenido un perfil bastante bajo. Patrick, por su parte, se metió a última hora.

La historia de Yang, sin embargo, es distinta. Originario de Nueva York, Yang es un empresario de éxito ajeno a la política que se había presentado con un programa novedoso, que incluía propuestas como una renta básica universal de mil dólares. Bastante mediático y con don de gentes, había conseguido llegar a bastantes seguidores a través de redes sociales, lo que se ha conocido como la “Banda de Yang” [‘The Yang Gang’]. Su frescura y su condición de ser alguien ajeno al aparato, sin embargo, no le han bastado para proseguir con garantías. 

De este modo, quedan en liza ocho contendientes: Buttigieg (23 delegados, según lo previsto), Sanders (21), Warren (8), Klobuchar (7), Biden (6), Bloomberg, Tulsi Gabbard y Tom Steyer. Los dos últimos no han conseguido todavía representación.

Trump no tiene rival

En el Partido Republicano, como ocurrió en Iowa, no ha habido sorpresa. Donald Trump se ha impuesto con el 85% de los votos. Su principal competidor, el exgobernador de Massachusetts Bill Weld, ha recibido un apoyo cercano al 9%, lo que no le vale para conseguir delegados. Los 22 representantes republicanos de Nuevo Hampshire han ido a parar al bolsillo del presidente.