Santander y Emiratos Árabes Unidos

El 30 de octubre tuvo lugar en el Palacio de la Magdalena, en Santander, la segunda jornada del seminario virtual cultural ‘Diplomacia pública y ciudades culturales’, dirigida por José María Peredo Pombo y Javier Fernández Arribas
Participantes del 'Seminario virtual ‘Diplomacia pública y ciudades culturales: experiencias compartidas’ con Majid al-Suwaidi, embajador de Emiratos en España, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y los directores Javier Fernández Arribas y José María Peredo Pombo

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ-ATALAYAR  -   Participantes del 'Seminario virtual ‘Diplomacia pública y ciudades culturales: experiencias compartidas’ con Majid al-Suwaidi, embajador de Emiratos en España, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y los directores Javier Fernández Arribas y José María Peredo Pombo

El 30 de octubre ha tenido lugar en el Palacio de la Magdalena, en Santander, la segunda jornada del seminario virtual cultural ‘Diplomacia pública y ciudades culturales’, dirigida por José María Peredo Pombo, catedrático de Comunicación y Política Internacional de la Universidad Europea de Madrid, y Javier Fernández Arribas, director de la revista Atalayar. El seminario, que ha contado, entre otros, con la participación del embajador de Emiratos Árabes Unidos (EAU) en España, Majid al-Suwaidi, ha supuesto una primera toma de contacto entre la ciudad de Santander y el país árabe, y ha sentado las bases para una futura cooperación entre ambos actores en materia cultural. 

Durante su intervención, el embajador Al-Suwaidi ha expuesto el proyecto emiratí para los próximos 50 años. Se trata de un proyecto, como es sabido, de diversificación económica que busca reducir la dependencia del país de las rentas del petróleo, pero también de un proyecto de modernización cuyo objetivo es lograr un desarrollo tecnológico a la vez que sostenible. Por ello, EAU busca reafirmarse como un referente económico, político y cultural. Al-Suwaidi se ha centrado en el último componente, y ha defendido el compromiso cultural de EAU exponiendo algunas de las iniciativas culturales más conocidas de Abu Dabi y Dubái.

Javier Fernández Arribas, director de Atalayar, y Majid al-Suwaidi, embajador de Emiratos en España
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ-ATALAYAR - Javier Fernández Arribas, director de Atalayar, y Majid al-Suwaidi, embajador de Emiratos en España

En Abu Dabi, cabe destacar el distrito cultural de la isla de Saadiyat, donde se ubica el famoso museo Louvre de Abu Dabi —inaugurado en noviembre de 2017— y donde se están construyendo otros museos de talla como el Guggenheim de Abu Dabi y el Museo Nacional Zayed, que mostrará la historia y transformación del país, en recuerdo al jeque Zayed bin Sultán al-Nahyan. En el caso de Dubái, es importante destacar su Exposición Universal 2020, cuya inauguración ha tenido que ser pospuesta hasta el año que viene debido a la pandemia COVID-19. Esta exposición debe entenderse como un trampolín cultural con el que EAU busca reafirmarse internacionalmente como actor económico, cultural y político de peso. 

Con este análisis en mente, las dos mesas de ponentes que han conformado el seminario han iniciado una conversación sobre diplomacia cultural, paisajismo lingüístico y gestión cultural cuyo objetivo principal ha sido transmitir la importancia de la diplomacia pública y la cultura como catalizadoras de cooperación y entendimiento entre diferentes sociedades. Además, se busca impulsar económica y culturalmente a Santander, una ciudad con gran potencial en el ámbito cultural, económico y social. 

Seminario cultural ‘Diplomacia pública y ciudades culturales’
Seminario cultural ‘Diplomacia pública y ciudades culturales’

Así lo ha expresado Mohamed Alameri, presidente del Club Hispano – Emiratí ‘Casa del Profesor’, fundado el año pasado. La diplomacia cultural consiste en la creación de vínculos entre diferentes comunidades y el refuerzo del clima de entendimiento y confianza entre ellas a través de iniciativas culturales. EAU busca ser un súper poder blando (soft power) a nivel global, es decir, quiere convertirse en un actor relevante en el panorama internacional e incidir en las actuaciones o intereses de otros Estados mediante el uso de la diplomacia cultural y otros instrumentos que no incluyen el uso de la fuerza militar. La cultura cobra una importancia sin precedentes en el objetivo de construir relaciones amistosas con otros actores estatales. Por ello, Alameri ha defendido que el conocimiento y la familiaridad con otras culturas aporta beneficios tanto sociales como económicos. En la práctica, la importancia de la lengua y cultura españolas para un país como EAU, que, como ya se ha mencionado, busca su lugar de influencia en el tablero internacional, reside en el hecho de que el castellano es la segunda lengua más hablada en el mundo. Un ejemplo de cómo el club trabaja estas relaciones españolas-emiratíes es mediante la impartición de cursos de castellano. Son este tipo de iniciativas las que el seminario busca impulsar entre Santander y EAU. 

Mohammed Alameri
Mohamed Alameri

Una aportación muy valiosa ha sido la de Luis Guerra, catedrático de Lengua Española en la Universidad Europea de Madrid. Efectivamente, la lengua es un componente fundamental de la cultura de una sociedad. Un instrumento para entender mejor las sociedades es el paisaje lingüístico, es decir, las palabras que aparecen en todo tipo de espacios públicos, desde carteles de comercios hasta informaciones institucionales. Podemos entender este lenguaje como una pista de diversidad y convivencia cultural, así como de combinaciones socioculturales. Existen espacios monolingües, bilingües y multilingües, siendo los últimos un indicador de altas cifras de turismo e inmigración. Estos paisajes cambian con el tiempo, en función de los movimientos de poblaciones que tengan lugar, pero es importante remarcar que su estudio puede ser muy útil para comprender la composición de las comunidades y entender qué elementos culturales predominan en cada ciudad. 

Pero volviendo al análisis de las ciudades que han ocupado nuestra atención en este seminario, ¿qué puede ofrecer Santander? Hablamos de una ciudad con una riqueza de un enorme patrimonio natural y cultural, con un enorme potencial —no siempre bien aprovechado y puesto en valor— en el ámbito cultural y de colaboración internacional en el ámbito universitario y del conocimiento. Desde la inauguración del Centro Botín en 2017, Santander se encuentra en un momento de “explosión de grandes artefactos culturales” —como han expresado los ponentes de la segunda mesa— y prepara ya su transformación para convertirse en la capital de las artes en el norte de España. Al Centro Botín se suman el Archivo Lafuente, el Proyecto Pereda y el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (actualmente cerrado por reformas). Además, si todo va bien, en los próximos años se sumará a estos el Museo Reina Sofía, que estudia junto con el Ayuntamiento de Santander establecer en la ciudad un centro asociado al museo.

¿Quién ha impulsado estos proyectos? El Centro Botín, el Archivo Lafuente y el Proyecto Pereda son iniciativas de carácter privado. El periodista Ramón Pérez Maura, ponente de la segunda mesa, ha defendido que esto es muy importante y positivo, pues defiende que estas inversiones contribuyen a situar a Santander en el mapa de grandes actividades culturales en el mundo. Sin embargo, esto no quiere decir que se deje de lado la iniciativa de carácter público. Como ha indicado Ángel Astorqui, gestor cultural de la Plataforma de Empresas Culturales de Cantabria, la cooperación público-privada en este ámbito es fundamental, y destaca el papel y la inversión de los ayuntamientos y autoridades locales frente al de las comunidades autónomas y el Estado, menos activos en este campo. Una conclusión importante es que la cultura tiene efectos multiplicadores; impacta en las relaciones con otros territorios y con el sector secundario.

Ramón Pérez Maura
Ramón Pérez Maura

Por lo tanto, existe margen de cooperación en el área de la diplomacia cultural, no sólo público-privada sino también a nivel global. Ciudades interesadas en convertirse en referentes culturales internacionales, como pueden ser Abu Dabi, Dubái o Santander, tienen potencial para destacar y crear proyectos atractivos a un público variado. Para lograrlo, hay que empezar con primeras tomas de contacto, donde una voluntad de entendimiento, tolerancia y cooperación puede acercar culturas aparentemente muy diferentes y dar paso a proyectos prometedores que conviertan a estas ciudades en espacios culturales de renombre.