Se aplaza la cumbre europea por un positivo dentro del círculo de Charles Michel

Los retrasos provocan más aplazamientos de reuniones internacionales, como la cumbre hispano-lusa
Ursula y Charles coronavirus

REUTERS  -   El presidente del Consejo Europeo Charles Michel y la presidenta de la Comisión Europea Ursula Von Der Leyen se dan un codazo al final de una conferencia de prensa

Los protocolos del coronavirus han llegado a nuestras vidas a todos los niveles. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha decidido aplazar la cumbre extraordinaria del Consejo después de que una persona con la que estuvo en contacto haya dado positivo por la COVID-19.

Parece ser que un guardia de seguridad con el que estuvo en estrecho contacto ha dado positivo, informaban los portavoces del Consejo Europeo desde Twitter. La cumbre estaba prevista para el 24 y el 25 de septiembre y, finalmente, se realizará el 1 y el 2 de octubre.

A pesar de haber dado negativo en una prueba de detección, el presidente del Consejo se ha tenido que aislar siguiendo el nuevo protocolo de la pandemia. "Tal como establecen las normas belgas, (Michel) tiene que hacer cuarentena a partir de hoy", indicó ayer el portavoz en las redes sociales.

Personalidades públicas y políticos se realizan pruebas de manera regular para evitar este tipo de situaciones. Pero es inevitable que, de vez en cuando, los contactos entre personas y las idas y venidas de reuniones, viajes y hoteles, produzcan un descontrol que ponga en riesgo la salud de los políticos europeos.

La cumbre comunitaria se había convocado de manera urgente, coincidiendo con el 75 aniversario de la Asamblea General de la ONU, para atender varios asuntos extraordinarios que están encima de la mesa. 

Desde temas internos como la puesta en marcha del Plan de Recuperación post coronavirus, el debate del mercado único con el Brexit duro saliendo por la puerta, la política industrial, la transformación digital, el debate de las sanciones a Bielorrusia y las tensiones con Turquía por sus actividades de prospección en el Mediterráneo. Hasta temas externos como las conversaciones de paz en Libia, las relaciones con China y la política común que habrá de cara a las sanciones contra Irán que está aplicando Estados Unidos.

Las fechas se solapan en la agenda internacional

El aplazamiento de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo obligará a posponer, a su vez, la cumbre hispano-lusa que estaba prevista para el día 2 de octubre, según informan fuentes oficiales del Gobierno portugués.

Como los jefes de Gobierno y de Estado de la Unión Europea tienen que estar los días 1 y 2 de octubre en la cumbre extraordinaria en Bruselas, António Costa, primer ministro portugués y Pedro Sánchez, presidente de España, no podrían participar en la cumbre ibérica que se iba a celebrar en Guarda (Portugal).

Por ello, la cita tendrá que posponerse a otro momento, aunque por ahora no se ha divulgado ninguna fecha alternativa. Portugal y España tienen previsto celebrar la XXXI cumbre hispano-lusa, que ya tuvo que ser reprogramada por el avance de la COVID-19. 

La cita bilateral tendrá como tema central la creación de una estrategia común para el desarrollo de las regiones transfronterizas, según explicó Costa en julio, cuando recibió en Lisboa a Sánchez.

La actividad no para en Bruselas, Sánchez continúa con sus encuentros

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha viajado a Bruselas donde ha mantenido su agenda europea prevista con varios contactos bilaterales, pese a la suspensión del Consejo Europeo Extraordinario.

Esta mañana se ha reunido con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y posteriormente con el alto representante para Asuntos Exteriores y Seguridad, Josep Borrell. Por la tarde mantendrá una reunión con el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y a continuación con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El coronavirus no da tregua a ningún país, los rebrotes asoman por la esquina y los políticos no pueden parar sus agendas. La suspensión de la cumbre extraordinaria no ha sido motivo para cancelar el viaje a Bruselas y el presidente del Gobierno aprovechará para tener contacto con otras personalidades importantes.

Actualmente España tiene hasta el 15 de octubre para presentar las propuestas nacionales que servirán para solicitar el Fondo de Recuperación europeo. Dependiendo de si se aceptan, o no, el 30 de abril de 2021 se pondría el plan en marcha. Este plan está enfocado en ayudar a los Estados miembros a recuperarse de la crisis que ha creado la pandemia del coronavirus y relanzar la economía y apoyar la inversión privada.