Se dispara la tensión entre Israel y la milicia libanesa Hizbulá

La reciente escalada de tensión en la frontera entre Líbano e Israel hace que el enfrentamiento transfronterizo entre los dos enemigos históricos vaya creciendo peligrosamente y que otro episodio de la guerra entre ambos puede llegar en cualquier momento.
Israel_Líbano_Guerra_Tensión_Hizbulá

REUTERS/AMIR COHEN  -   Soldados israelíes junto a proyectiles y una unidad de artillería móvil cerca del lado israelí de la frontera con Siria en los Altos del Golán ocupados por Israel.

La tensión entre el Ejército de Israel y la milicia chií Hizbulá, respaldada por Irán, ha quedado plasmado este fin de semana debido al intenso intercambio de fuego entre ambas partes. Los enfrentamientos transfronterizos entre los dos enemigos, los más grandes en años, se asientan en la política internacional y forman parte de la escalada de tensión en la región, entre Irán y Estados Unidos. 

La creciente tensión entre Israel y Hizbulá, vía el Líbano, se da tras una semana de incidentes, amenazas y advertencias que hacen temer un nuevo conflicto bélico, a gran escala, en la región. Esto dibuja un panorama regional muy incierto en el corto y medio plazo y lleva a muchos observadores a pensar que un nuevo conflicto bélico entre ambos está cerca.

Pese a que la última ronda de ataques de la semana pasada ya haya tenido lugar, sin que llegara a un gran conflicto, nuevos episodios de violencia pueden llegar en cualquier momento. Israel tiene elecciones presidenciales el 17 de septiembre por lo que muchas de las calculadas decisiones que tome en los próximos días serán parte de la estrategia electoral del actual primer ministro, Benjamin Netanyahu. 

Israel_Hizbulá_Tensión en la frontera_Conflicto
AFP/JACK GUEZ - Soldados israelíes revisan fragmentos de proyectiles lanzados por la milicia Hizbulá cerca de la aldea de Yir'on a lo largo de la frontera entre Israel y el Líbano el 2 de septiembre de 2019.

La nueva configuración que se dibuja en la zona  combina momentos de ataques, de un lado y otro de la frontera, con otros de una tensa calma. El domingo varios misiles disparados desde el sur del Líbano contra tropas israelíes marcaron otra provocación más lo que ha llevado la situación a un nivel de nerviosismo muy alto y, para muchos, tiene ecos a la última guerra entre las dos partes en 2006.  

La jornada comenzó con una nueva del Ejército libanés a Israel por "violar su espacio aéreo" con un dron y provocar un incendio en campos de madera. Horas después, pasadas las 16.00 (13.00 GMT), entre "dos y tres" cohetes antitanque fueron disparados desde el Líbano e impactaron contra posiciones del Ejército israelí, informa Efe.  El brazo armado del grupo chií libanés Hizbulá, la Resistencia Armada, confirmó que sus brigadas, que llevan el nombre de dos combatientes del movimiento chií muertos en Siria recientemente, habían sido los autores de los ataques y aseguró haber matado a los ocupantes de un vehículo militar. Mientras el Ejército israelí disparó cien proyectiles de mortero contra objetivos y puntos desde donde habían sido lanzados los cohetes, según la misma agencia. 

Mientras tanto, el cruce de acusaciones entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el del líder de grupo, Hasan Nasralá, no cesan. Desde la semana pasada Israel dice estar en alerta y lleva a cabo a cabo una operación contra posiciones "iraníes de la Guardia Revolucionaria y de la milicia chiíes" con el objetivo de "frustrar un ataque contra Israel".  De esta manera, defiende que el repunte de tensión, y una intensificación de los ataques por parte de Israel, se producen porque dice que hay una operación dentro de Líbano, entre Irán y Hizbulá, contra las posiciones y los intereses israelíes.  Así, alega que los ataques de represalia se producen directamente contra las posiciones en Líbano de su enemigo acérrimo en la región, Irán, a quién considera una amenaza existencial. 

Frontera_Israel_Líbano_Hizbulá_Irán
REUTERS/AMIR COHEN - Vista aérea del pueblo libanés de Adaisseh en el lado izquierdo de la frontera entre Israel y el Líbano, visto desde el kibutz Misgav Am en el norte de Israel el 26 de agosto de 2019.

El Ejército libanés, por su parte, acusa a Israel de traspasar ilegalmente sus fronteras por tierra, mar y aire casi a diario, y de que en varias ocasiones haya lanzado ataques contra Siria desde el espacio aéreo libanés. De esta manera, el Líbano ha acusado a Israel en reiteradas ocasiones por "violar su espacio aéreo". Líbano y su vecino Israel no mantienen relaciones diplomáticas, formalmente están en guerra y a día de hoy, después de varios conflictos armados, no han establecido aún un alto el fuego permanente. 

La escalada comenzó el pasado día 25 el líder de la milicia libanés chií Hizbulá, Hasan Nasralá, acusó a Israel de llevar a cabo dos ataques cuando sendos aparatos no tripulados cayeran en el sur de Beirut, feudo del grupo chií en la capital libanesa. Desde ese momento Nasralá ha dicho que no van a permitir a Israel que despliegue drones en el espacio aéreo del Líbano y prometió que derribaría todo avión no tripulado del país vecino que entrase al país.

El ataque lo consideraba como el "primer ataque claro contra el sur de Beirut" desde el 14 de agosto de 2006, cuando terminó la guerra contra Israel y Hizbulá que duró un mes. 
Días después, el 29, el Ejército israelí publicó información detallada donde dice revelar los pormenores y a los principales responsables de un proyecto de misiles guiados con precisión liderado por Irán en el Líbano en colaboración con el grupo chií Hizbulá.

Netanyahu_Israel_Líbano_Conflicto
PHOTO/DEBBIE HILL via REUTERS - El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la ceremonia de inauguración de la Oficina Diplomática de Comercio de Honduras en Jerusalén, 1 de septiembre de 2019.

La FINUL (Fuerza Interina de la ONU para el Líbano) -la fuerza de la ONU que supervisa la Línea Azul para mantener el cese de hostilidades entre ambos países- instó a la "mayor contención" y anunció que estaba en contacto con las partes. En esta línea, alertó de que los enfrentamientos militares podrían hacer que la situación saliera "fuera de control".
Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abulgueit, siguió con "preocupación" los incidentes y trasladó la "solidaridad completa" de la alianza panárabe con Beirut frente a cualquier "agresión".

El primer ministro libanés, Saad Hariri, pidió la intervención de Washington, París y la comunidad internacional, en una conversación telefónica con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y con Emmanuel Bonne, exembajador de Francia en el Líbano y asesor diplomático del presidente francés, Emmanuel Macron, informa Efe. 

EEUU sanciona al banco "favorito" de Hizbulá y a cuatro agentes de Hamás

La semana pasada, Estados Unidos sancionó al banco libanés "favorito" de la milicia chií Hizbulá y a cuatro agentes que supuestamente han movido millones de dólares de Irán al movimiento islamista palestino Hamás, en un nuevo intento de golpear a esos aliados de Teherán y reducir la influencia iraní en la región.

El Departamento del Tesoro añadió a su lista de terroristas globales al banco Jammal del Líbano, una institución financiera de tamaño "mediano" y escaso peso global pero que es la "favorita" de Hizbulá, según explicó a los periodistas una alta funcionaria estadounidense.
El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, aseguró en un comunicado que ese banco "tiene una larga relación con una entidad financiera clave de Hizbulá", algo que "socava la integridad del sistema financiero libanés".

EEUU_Sanción_Hizbulá
AFP/ANWAR AMRO - Sucursal del Jammal Trust Bank en la calle Hamra de Beirut el 30 de agosto de 2019, en la capital libanesa.

Washington confía en que, gracias a las sanciones y a la "buena relación de EEUU con el banco central del Líbano", la relación entre Hizbulá y el banco Jammal "llegue enseguida a su fin", en palabras de la citada funcionaria, que pidió el anonimato.

"Nuestras sanciones envían el mensaje a cualquier institución, en cualquier parte, de que Jammal está relacionado con Hizbulá", lo que promete "cortar drásticamente el acceso" de ese banco "al sistema financiero internacional", afirmó la fuente.

Por otra parte, el Tesoro estadounidense sancionó a cuatro agentes a los que considera responsables de mover decenas de millones de dólares entre la Fuerza Quds, la rama de la Guardia Revolucionaria iraní destinada a las operaciones en el extranjero, y el brazo armado de Hamás, las brigadas de Ezedin Al Qasam en Gaza.

Las sanciones se impusieron en una operación conjunta con el Gobierno de Omán y afectan a Mohamed Sarur, Kamal Abdelramán Aref Awad, Fawaz Mahmud Ali Nasser y Mohamed Kamal al Ayy, cuya propiedad bajo jurisdicción estadounidense queda bloqueada.