Se estrella el avión de Swiftair que desapareció en el Sahel con 112 pasajeros y siete españoles a bordo

 -  

Redacción Atalayar
Foto: El avión de la compañía  española Swiftair desaparecido se estrelló entre Malí y Níger.
 
La autoridad aeroportuaria argelina  confirmó que el vuelo comercial que cubría la línea entre Uagadugú, la capital de Burkina Faso, y Argel, se estrelló este jueves en medio del desierto entre Níger y Malí, concretamente entre Gao y Tessalit. La aeronave  partió de la capital de Burkina Faso con número de vuelo AH5017 con destino a Argel, y en ella volaban un total de 112 pasajeros de diversos países y siete tripulantes. Tanto los dos pilotos como los cuatro miembros de cabina eran de nacionalidad española. Según fuentes de Swiftair, la tripulación estaba formada por tres madrileños, dos mallorquines y un vasco. El resto de las nacionalidades del pasaje serían, entre los ya confirmados: 50 franceses, 24 burkineses, seis argelinos, un maliense, cuatro alemanes, cinco cameruneses, ocho libaneses, un luxemburgués, un belga, un ucraniano, un egipcio y un suizo.  Según informó la aerolínea española, el avión MD83, operado para Air Algérie, despegó de Burkina Faso con destino a Argel y 50 minutos después desapareció de los radares. El avión despegó poco después de la una de la mañana y tenía que haber llegado a Argel a las cinco de la mañana. La compañía aseguró  que no tiene conocimiento de las razones por las que el aparato se estrelló entre la frontera de Níger y Malí. El jueves por la tarde, dos cazas franceses Mirage 2000 buscaban por la zona donde ocurrió el siniestro  los posibles restos del aparato. “En estos momentos los equipos de emergencia y personal de la compañía están trabajando en averiguar lo sucedido”, informaron fuentes de la empresa aérea española. El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, conversó con su homólogo argelino, Ramtane Lamamra, para conocer de cerca las tareas de  búsqueda del aparato que se están llevando a cabo. El jefe de la diplomacia española, que se encuentra de visita oficial en Túnez, también  habló con el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, sobre el mismo asunto. Desde Túnez, García-Margallo reconoció  que la situación “es muy confusa” y aseguró que desde su departamento se trabaja para intentar esclarecer los detalles sobre lo ocurrido. García-Margallo se  mantuvo  directamente en contacto con las Embajadas de España en Argelia y Burkina Faso.
 
Desierto del Sahel
La zona en la que el avión se  estrelló se encuentra en  el desierto del Sahel, una región muy árida  donde apenas hay carreteras e infraestructuras básicas  y en la que, en esta época del año, coincidente con la temporada de lluvias, las temperaturas pueden alcanzar los 45 grados y son continuas las tormentas eléctricas.  Según publicó el diario francés  'Le Monde', el avión avisó a la 1.38 horas de la madrugada a la torre de control de Niamey (Níger), la más importante de la región, de un cambio de rumbo por baja visibilidad y para evitar una zona con perturbaciones atmosféricas que también se aprecian en las imágenes de radar. Además, viró para no colisionar con otra aeronave que volaba en las proximidades.  Esta zona desértica  suele sufrir más  accidentes aéreos que el resto del planeta por sus escasas  infraestructuras  y su complejidad climática. Desde 2009 a 2013 se han registrado 61 accidentes en esta región. El último contacto del avión  con el radar se produjo en la ciudad de Gao, en la zona norte de Malí. Es una región donde se ha desplegado el Ejército francés para combatir a grupos yihadistas como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el  Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO) y a los islamistas radicales de Ansar Dine. Los expertos, en principio, descartan que el avión haya sido derribado como sucedió con el MH17 atacado en el este de Ucrania presumiblemente por separatistas pro rusos. 
 
Pista terrorista
Un analista en cuestiones de seguridad aérea contactado por el diario francés  'Le Figaro' aseguró  que “es normal tener miedo a un nuevo escenario MH17. Si se trata de una colisión en pleno vuelo, otro avión habría desaparecido de los radares y un aparato no desaparece sin dar señales 50 minutos después del despegue”.  “Había numerosos franceses en el pasaje” y el avión desapareció en el norte de Malí, señaló el secretario de Estado de Transportes francés, Fréderic Cuvillier. Por ello, los investigadores no descartaron la pista terrorista. El Gobierno argelino,  que tardó  más de ocho horas en reaccionar, tampoco descartó ningún escenario. La propia historia aérea de Argelia  incluye seis secuestros hasta el momento. Swiftair, la empresa española que opera el vuelo de Air Algérie accidentado, es una compañía aérea privada creada en 1986 y que en la actualidad cuenta con 400 empleados y una flota de 30 aviones. Según la información disponible en su página web, Swiftair opera tanto con pasajeros como con carga y vuelo a Europa, África y Oriente Medio con aviones Boeing 727 y 737, MD83, ATR72/42, Embraer 120 y Metroliner. La compañía ha puesto a disposición de los familiares el siguiente teléfono: 900 264 270. Por parte francesa, según informó Romain Nadal, portavoz del ministro de Asuntos Exteriores,  Laurent Fabius, las autoridades pusieron en marcha una célula de crisis para seguir la evolución de los acontecimientos e informar a las familias de las víctimas francesas. El teléfono que París puso a disposición de los ciudadanos es el  0033 143 175 646.