Sellado el Tratado de Libre Comercio entre Israel y Corea del Sur

Tras tres años de negociaciones, Jerusalén fue el escenario de la firma del acuerdo
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (C), y el ministro de Economía e Industria israelí, Eli Cohen (R), se reúnen con la ministra de Comercio de la República de Corea Yoo Myung-hee en la oficina del primer ministro

PHOTO/KOBI GIDEON/GPO/dpa  -   El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (C), y el ministro de Economía e Industria israelí, Eli Cohen (R), se reúnen con la ministra de Comercio de la República de Corea Yoo Myung-hee en la oficina del primer ministro

Israel y Corea del Sur rubricaron definitivamente en Jerusalén su Tratado de Libre Comercio tras las negociaciones que se venían llevando a cabo en los últimos tres años, las cuales han desembocado en un acuerdo importantísimo e histórico entre sendas naciones que fomentará la relación comercial entre ambas. 

La ministra de Comercio surcoreana, Yoo Myung-hee, y el ministro de Economía israelí, Eli Cohen, fueron las caras visibles en el anuncio de este pacto comercial clave entre los dos países, el cual se llevaba persiguiendo desde hace ya bastante tiempo, y que fue calificado por el ministro Cohen como “histórico”.

El Ministerio de Economía de Israel señaló en una nota oficial que "el acuerdo proporcionará una ventaja competitiva y facilitará la actividad de los exportadores israelíes en el mercado surcoreano, fortaleciéndola y aumentando el crecimiento económico". 

“Los acuerdos comerciales internacionales tienen una importancia estratégica para la economía israelí y ayudan a aumentar las exportaciones, reduciendo el costo de las materias primas, lo que aumenta la competitividad”, explicó el propio Eli Cohen, resaltando la gran relevancia del convenio suscrito con Corea del Sur. 

Al respecto, Gilad Cohen, director general israelí para Asia y Pacífico, se mostró satisfecho en las redes sociales por este destacable acuerdo comercial: “¡Hecho!, comenzamos una nueva era en las relaciones entre Israel y Corea del Sur con la finalización de las negociaciones sobre un histórico acuerdo de libre comercio”.

“Una vez que el acuerdo esté en vigor, la mayoría de las exportaciones israelíes a Corea del Sur estarán exentas de aranceles aduaneros, incluyendo maquinaria y equipos eléctricos, dispositivos mecánicos, fertilizantes, equipos médicos, cosméticos, plásticos, metales, zumos de fruta y vinos”, añadió el comunicado oficial israelí.

En el sentido inverso de la dirección transaccional, también se reducirán los derechos de aduana sobre los productos de Corea del Sur importados por Israel, como automóviles y piezas de estos, refrigeradores, equipos médicos, componentes electrónicos, juguetes, plásticos y productos químicos. Lo que será un gran avance también para la economía surcoreana.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente de Israel, Reuven Rivlin, durante su reunión en la Casa Azul presidencial en Seúl, Corea del Sur, el 15 de julio de 2019
PHOTO/Jung Yeon-je/pool vía REUTERS - El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente de Israel, Reuven Rivlin, durante su reunión en la Casa Azul presidencial en Seúl, Corea del Sur, el 15 de julio de 2019

Con los datos en la mano, el país hebreo sale bastante beneficiado del acuerdo porque Corea del Sur es considerada la undécima economía del mundo, lo que significa que Israel ha ganado un socio comercial de mucho peso en el escenario internacional. El país asiático es uno de los diez mayores productores de la industria del automóvil, con el grupo Hyundai-Kia, además del principal productor mundial de componentes de memoria, el segundo de dispositivos semiconductores y el mayor constructor naval del mundo, que posee más de la mitad del mercado mundial.

Este es el primer pacto de libre comercio que formaliza el Estado israelí con una nación asiática, y, de esta manera, Israel entra con pie firme en el mercado asiático a través de un país como Corea del Sur, cuya Administración ya tiene rubricados 15 tratados de libre comercio con otras naciones relevantes como China, Estados Unidos, India, o la propia Unión Europea.

Se prevé que este nuevo acuerdo aumente las transacciones comerciales entre ambos países, que en 2018 ascendieron ya a 2.500 millones de dólares, un 15% más respecto al año anterior. 

Por otro lado, sobre las diversas rondas de negociaciones hubo cierta polémica porque se había informado a través de diversos medios que Israel había aceptado la petición de Corea del Sur de excluir del acuerdo los productos provenientes de comunidades israelíes de Cisjordania, así como de los Altos del Golán. Ante las críticas recibidas por sectores de derecha del país, Eli Cohen señaló, en una entrevista concedida a la publicación Arutz Sheva, que si algún productor con origen en Cisjordania se veía afectado negativamente por el pacto, el Gobierno hebreo le compensaría con la cifra equivalente a lo perdido.