PUBLICIDAD

Marruecos

Siete cohetes impactan contra posiciones estadounidenses en Irak

Milicias proiraníes habrían lanzado la ofensiva contra la base aérea militar de Balad, que alberga a tropas y personal estadounidense
Atalayar_Irak EEUU

PHOTO//AMEER AL MOHAMMED  -   Fotografia de archivo, un soldado estadounidense monta guardia en la base aérea K1, cerca de Kirkuk, en el norte de Irak

Al menos siete cohetes alcanzaron el pasado lunes la base aérea iraquí de Balad, ubicada a unos 80 km al norte de Bagdad. La base alberga a la empresa de defensa estadounidense Sallyport Global y a sus 46 empleados, encargados de prestar servicios de apoyo al programa F-16 de Irak. Sin embargo, fuentes del operativo iraquí indican que el ataque no causó víctimas mortales.

Hasta cinco cohetes habrían caído fuera de la base y causaron daños a una propiedad civil en una aldea próxima al campamento. Los otros 2 cohetes restantes habrían impactado en el interior del recinto, según el Ejército iraquí. “Dos cohetes cayeron fuera de la base aérea de Balad sin pérdidas significativas, y resultó que su lanzamiento fue desde el área de Saadiyat al-Shat, en la gobernación de Diyala”, indicaron las Fuerzas de Seguridad iraquíes.

Ningún grupo ha reclamado la autoría, no obstante, fuentes militares apuntan que el ataque habría sido obra de las milicias armadas apoyadas por Irán. El pasado 20 de febrero, la misma base fue objeto de una ofensiva similar. Entonces, una milicia chiíta poco reconocida y denominada Saraya Awliya al-Dam, que en árabe significa Brigada de los Guardianes de la Sangre, reivindicó la autoría.

Atalayar_Ataque base EEUU Irak
AFP/ ALI AL-SAADI - Un soldado estadounidense se encuentra en el complejo de la base de Taji, que alberga a las tropas iraquíes y estadounidenses y que se encuentra a treinta kilómetros al norte de la capital, Bagdad, el 29 de diciembre de 2014

La base de Balad suele estar ocupada por soldados iraquíes, sin embargo, también alberga a contratistas y a empleados de empresas estadounidenses como Sallyport Global o Lockheed Martin Corp. Suelen acoger con frecuencia, además, a soldados de la coalición o a tropas estadounidenses. Sin embargo, durante los ataques no estaban presentes en el campamento.  

Los contratistas de las empresas estadounidenses habían iniciado los preparativos para abandonar la base aérea de Balad en 2019 por “posibles amenazas de seguridad”, según declaraciones recogidas por la agencia Reuters. Ambas compañías decidieron permanecer finalmente en la base tras recibir garantías de seguridad por parte del personal militar estadounidense.

Las tropas estadounidenses aseguraron que intensificarían la seguridad en la base Balad y en las inmediaciones del recinto. Asimismo, también incluyeron vigilancia aérea para garantizar la seguridad de sus contratistas. Los comandantes iraquíes también habían asegurado a los oficiales militares estadounidenses que garantizarían la seguridad del personal extranjero en caso de futuros ataques.

Atalayar_Ataque base EEUU Irak
AP/KHALID MOHAMMED - Soldados del Ejército de Estados Unidos permanecen fuera de su vehículo blindado en una base conjunta con el ejército iraquí, al sur de Mosul, Irak

El Ejército iraquí declaró el pasado 3 de marzo que 10 cohetes habían caído en la base aérea de Al Asad, localizada en la provincia occidental de Anbar. La mitad fueron interceptados por un sistema de defensa aérea estadounidense, indicaron los funcionarios estadounidenses e iraquíes. Sin embargo, un contratista civil estadounidense “sufrió un paro cardíaco mientras se refugiaba y lamentablemente falleció poco después”, dijo el portavoz del Pentágono, John F. Kirby.

Otro lanzamiento de cohetes del pasado 15 de febrero cayó sobre la base estadounidense ubicada en Erbil, capital de la región semiautónoma kurda en Irak. El ataque provocó la muerte de un contratista civil e hirió al menos a otros ocho, incluido un miembro del servicio estadounidense. Tan solo una semana después del ataque, una nueva ofensiva con cohetes alcanzó la Zona Verde de Bagdad, que alberga la Embajada de Estados Unidos y otras misiones diplomáticas. Aunque no hubo ningún herido. 

Ante los “recientes ataques contra el personal de Estados Unidos y de la coalición en Irak, y a las amenazas en curso”, según las declaraciones John F. Kirby, el Ejército estadounidense bombardeó las instalaciones utilizadas por las milicias proiraníes de Kataib Hizbulá y Kataib Sayyid al-Shuhada en la ciudad fronteriza iraquí de Al-Qaim. El primer ataque de la Administración Biden en Oriente Medio buscaba dañar a las milicias respaldadas por Teherán y minar su capacidad para realizar futuros ataques, según fuentes del Pentágono. 

Atalayar_Ataque base EEUU Irak
PHOTO/AFP - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden

Las milicias armadas coligadas con el régimen de Teherán exigen que todas las tropas extranjeras abandonen el país, y califican su presencia de “ocupación”. Las tropas estadounidenses en Irak ascienden hasta los 2.500 soldados, y lideran la coalición de la OTAN sobre el terreno para combatir al Daesh. Aunque durante el último año su presencia se ha reducido gradualmente.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció a principios de marzo que aumentaría su misión en Irak de 500 a 4.000 efectivos para combatir los remanentes de Daesh. La misión de entrenamiento de la OTAN se puso en marcha en 2018 para ayudar al país devastado por el conflicto a desarrollar nuevas academias y escuelas militares para sus Fuerzas Armadas.