Silas Siakor: Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2018

 -  

Mundo Negro

Mundo Negroha concedido el Premio a la Fraternidad 2018al activista liberiano Silas Siakor por la defensa del medioambiente en su país y por la denuncia de las abusivas explotaciones madereras y diamantíferas promovidas por el Gobierno de Liberia.

«No podemos permitir que las compañías multinacionales destruyan nuestros bosques. Porque cuando lo hacen, cuando derriban nuestros árboles y arrasan la tierra, están derribando a nuestra gente y arrasando sus vidas». Silas Kpanan’Ayoung Siakor pronunció estas palabras en San Francisco el 24 de abril de 2006 al recoger el Premio Goldman –conocido como el Premio Nobel Verde– por su trayectoria en la lucha por la protección del medioambiente, los derechos de las comunidades y la justa gestión de los recursos naturales.

Silas creció junto al bosque tropical de Liberia, uno de los entornos naturales más importantes de África occidental. Después de la guerra que sufrió el país, descubrió el drama de la tala ilegal de árboles que devastaba el bosque y expulsaba a sus habitantes. Sensibilizado por el problema, en 2002 fundó el Instituto de Desarrollo Sostenible para garantizar que las comunidades reciban una parte justa de los beneficios derivados de la explotación de los recursos. Desde entonces la organización ha documentado y denunciado numerosos casos de tráfico ilegal de madera y abusos contra la población.

La publicación de estas informaciones logró que la ONU dictara una prohibiciónpara la exportación de los recursos forestales liberianos y que la entonces presidenta, Ellen Johnson-Sirleaf, paralizara las concesiones a las compañías extranjeras hasta que se llevara a cabo una reforma en el sector. Pero los casos de tala ilegal han seguido produciéndose y la labor de Silas y el Instituto, investigando y formando a las comunidades en el reconocimiento y la defensa de sus derechos, sigue siendo fundamental.

«La historia de Liberia es la de un pueblo capaz de recuperarse y luchar por mejorar su situación»

El activista liberiano Silas Siakor, premio MUNDO NEGRO a la Fraternidad 2018, ha mantenido este jueves un encuentro con los medios de comunicación en el que ha denunciado las prácticas abusivas protagonizadas por las multinacionales madereras en su país. En opinión de Siakor, la explotación abusiva del bosque tropical liberiano «degrada la vida salvaje y afecta a la gente que se queda sin recursos. La falta de respeto a las normas hace que las comunidades se queden sin agua». El activista liberiano ha destacado el difícil equilibrio entre las multinacionales y Liberia, «un país pequeño y un país débil». En este sentido, ha pedido a la Unión Europea que tome las medidas necesarias para limitar el poder de estas grandes corporaciones que, en ocasiones, manejan a su antojo los intereses de los países más empobrecidos.

Uno de los aspectos en los que ha insistido Siakor ha sido en la incidencia que este expolio selectivo de los recursos naturales liberianos está teniendo sobre las comunidades locales, que ven cómo se degrada su hábitat y, además, reciben una escasa o nula compensación por ello.  En este sentido ha señalado que «luchamos para que los beneficios lleguen y se compartan con las comunidades. Que se hagan escuelas, hospitales… Que se den servicios a la gente».

Silas Siakor,que en 2002 fundó el Instituto de Desarrollo Sostenible, ha que la hostilidad del Gobierno de Charles Taylor –que en mayo de 2012 fue condenado a 50 años de cárcel por crímenes contra la humanidad–, le obligó a salir del país. El Instituto trabaja en la actualidad en 8 de las 15 provincias del país.

Con el Gobierno de transición y, posteriormente, con la llegada a la Presidencia de Ellen Johnson-Sirleaf, se avanzó en la defensa del medioambiente y de los derechos de las comunidades afectadas por la tala abusiva del bosque. «Antes en Liberia había una legislación muy mala. Ahora ya no es así. El desafío es la implementación de estas leyes y que se venzan las resistencias. A veces sentimos frustración. Pero hace 15 años era peor y eso nos motiva». «Quiero compartir –ha dicho– una historia que no es de desastres, sino de un pueblo capaz de recuperarse y luchar por mejorar su situación».