PUBLICIDAD

Iberdrola

Sin motivos para el optimismo: Blinken frena las expectativas creadas por la UE acerca del acuerdo nuclear

El secretario de Estado norteamericano cree que los primeros contactos con Teherán no son positivos
blinken-eeuu

AP/CAROL KASTER  -   Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos

Poco menos de una semana ha hecho falta para ver un cambio en las expectativas sobre la posibilidad de alcanzar un nuevo acuerdo nuclear. Si al comienzo de las conversaciones en Viena, el diplomático de la Unión Europea Enrique Mora decía sentirse seguro “de que podemos estar haciendo cosas importantes durante las próximas semanas”, ahora, Antony Blinken, secretario de Estado estadounidense, asegura que “la retórica reciente no nos da muchos motivos para el optimismo”. Cuatro días entre una declaración y otra que cambian el panorama de las negociaciones más delicadas desde que se rompiese el acuerdo nuclear firmado en 2015.

El Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) busca una renovación en la capital austríaca que pueda regular el enriquecimiento de uranio iraní. No es el único de los objetivos, pero sí uno de los más importantes. Las reservas de uranio enriquecido al 60% han hecho sonar todas las alarmas de la comunidad internacional que ve a la vuelta de la esquina el desarrollo de armamento nuclear por parte de Teherán. Se necesita uranio con una pureza cercana al 90% para poder producir ese armamento, por lo que existe cierto margen que no dejará de menguar hasta alcanzar un nuevo acuerdo.

presidente-ebrahim-raisi
AFP/ ATTA KENARE - El presidente electo de Irán, Ebrahim Raisi, da su primera rueda de prensa en la capital, Teherán, el 21 de junio de 2021

El primer paso es saber si Irán tiene intenciones reales de sentarse a negociar un nuevo plan que permita la regulación del enriquecimiento de uranio. No obstante, está claro que el punto de partida de las conversaciones es mucho peor que el de 2015 ya que el JCPOA fijó el límite de pureza del uranio en el 3,67%, es decir, el Gobierno de Ebrahim Raisí lo ha hecho más de 16 veces más enriquecido. Es lo que hace que muchos consideren estas reuniones en Viena como tardías, aunque el secretario Blinken cree que “no es demasiado tarde para que Irán cambie de rumbo”.

Alcanzar un punto de encuentro dependerá en gran medida de los movimientos de los primeros días. “Vamos a saber muy, muy rápidamente, creo que en el próximo día o dos, si Irán habla en serio o no”, asegura Antony Blinken, que al mismo tiempo no muestra unas sensaciones positivas acerca de las conversaciones iniciales: “Tengo que decirles que, tras los movimientos recientes, la retórica no nos da muchos motivos para el optimismo”. Se esperaba un cambio en la posición iraní después de las elecciones que llevaron a Ebrahim Raisí al Gobierno en sustitución de Hasán Rohaní. Lo que no se sabía es en qué medida iba afectar. Ahora se empieza a deducir que el cambio puede no haber sido del todo favorable para estas negociaciones.

conversaciones-nucleares-iran
WANA/MAJID ASGARIPOUR - El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif (izquierda), se reúne con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi (derecha), en Teherán, Irán, el 21 de febrero de 2021

“Lo que Irán no puede hacer es mantener el statu quo de construir su programa nuclear mientras se demora en las conversaciones. Eso no pasará”, dice con firmeza el secretario de Estado norteamericano. Eso sí, no parece que Estados Unidos esté en una posición los suficientemente ventajosa como para imponer exigencias, y menos cuando Irán mantiene la condición de anular las sanciones impuestas por Washington antes de renegociar las condiciones de un nuevo JCPOA. La salida unilateral de los estadounidenses en 2018 con Donald Trump en la Casa Blanca fue el punto de inflexión que provocó una violación sistemática de las condiciones que ahora, tres años después, se quieren recuperar.

Unas condiciones que ahora han sido puestas sobre la mesa por parte iraní. El negociador principal de Teherán, Ali Bagheri, ha ofrecido unas declaraciones a la televisión de Irán sobre las propuestas de su país: “El primer documento resume el punto de la república islámica de opinión sobre el levantamiento de las sanciones, mientras que la segunda es sobre las acciones nucleares de Irán”. Añade que “ahora la otra parte debe examinar estos documentos y prepararse para mantener negociaciones con Irán basadas en estos documentos”. Irán parece dispuesta a sentarse a hablar, pero falta saber si Estados Unidos está dispuesto a negociar sobre unas condiciones fijadas desde la cada día más imprevisible Teherán.