Solo el 4,5% de los refugiados se ha podido reubicar en todo el 2019, según los últimos informes de ACNUR

Más de 1,4 millones de refugiados necesitan ayuda urgente, pero ACNUR tan solo ha podido reubicar con éxito a poco más de 63.000
Sirios desplazados internamente del campo occidental de Alepo, cerca de Idlib, Siria, el 11 de febrero de 2020

PHOTO/REUTERS  -   Sirios desplazados internamente del campo occidental de Alepo, cerca de Idlib, Siria, el 11 de febrero de 2020

La crisis de los refugiados todavía sigue muy activa y, por el momento, sin visos de que se vaya a resolver a corto plazo. Los múltiples conflictos en los principales países de origen y sin una respuesta clara y unificada por parte de los países de destino hacen que la situación siga siendo muy delicada. Los últimos datos facilitados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) cifran en más de 25 millones el número de refugiados que hay en todo el mundo. 

De esos 25 millones, casi un millón y medio de personas precisan una reubicación urgente, según los datos de ACNUR. Una reubicación que durante todo 2019 solo ha podido ser una realidad para el 4,5 % de esas personas, es decir, para unas 63.000. Una cifra muy alejada de la totalidad de personas que precisan esta ayuda de manera urgente.

ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) solicitan más financiación

Pese a las cifras tan duras, hay un lado positivo en los números de 2019, y es que se superó en un 14% el número de reubicaciones de refugiados. Los informes de ACNUR muestran que en 2018 se lograron 55.680 plazas de reubicación frente a las 63.700 que se obtuvieron en 2019. Un aumento significativo pero que, tal y como señalan desde la propia organización, todavía está muy lejos del ideal y hay “muchas carencias”.

Para intentar que en este 2020 haya más plazas de reubicación de refugiados y más proyectos humanitarios que precisan; la OIM y ACNUR demandan a la Comunidad Internacional 19,9 millones de dólares para poder realizar bien sus labores. 

Tal y como se establece en el Pacto Mundial para los Refugiados, es importante aumentar las opciones de traslado para que no recaigan siempre en los mismos países, que suelen ser los más cercanos a las regiones donde acontecen más conflictos. Así, además de que los refugiados podrían contar con un abanico más amplio de oportunidades; el resto de países compartirían la responsabilidad en esta crisis de forma que no se saturen más unos que otros. 

Para el 2020 se ha fijado como objetivo mínimo la reubicación de, al menos, 70.000 refugiados en 31 países diferentes. Aunque tanto la OIM como ACNUR han advertido que es muy posible que con las proyecciones que hay en la actualidad va a ser muy complicado cumplir estas metas. Por ello hacen un llamamiento solidario a todo el mundo para aumentar los fondos y conseguir así que en 2020 sea mayor el número de refugiados reubicados. 

Siria, Afganistán y Sudán del Sur: principales países de procedencia de refugiados

Tan solo tres países son el núcleo de procedencia de más de la mitad de los refugiados. El 56% de su totalidad proceden, según los datos de ACNUR, de Siria, Afganistán y Sudán del Sur. 

El país que más refugiados ha originado es Siria, de donde han salido más de 6,3 millones de personas en busca de un futuro y de una vida mejor; huyendo de la muerte y la destrucción. Afganistán le sigue en esta lista negra con unos 2,7 millones de refugiados y Sudán del Sur con 2,3.

Entre los refugiados, los desplazados internos o los apátridas, nos encontramos en el momento en que más personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares de manera forzosa. Más de 70 millones, según indican los datos de ACNUR actualizados a 31 de mayo de 2019.