PUBLICIDAD

Iberdrola

Somalia rompe relaciones diplomáticas con Kenia

Esta declaración se ha producido poco después de la visita oficial del presidente de Somalilandia, Muse Bihi Abdi, a Nairobi
Atalayar_Presidente de Somalia

REUTERS/FEISAL OMARAR  -   El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Farmaajo

Somalia ha decidido, este mismo martes, romper relaciones diplomáticas con Kenia. Esta impactante noticia ha sido comunicada a través de la televisión estatal SNTV, donde el ministro somalí Osman Abukar Dubbe explicó que el Ejecutivo tomó la decisión "en respuesta a los repetidos abusos políticos y la flagrante injerencia del gobierno de Kenia en la soberanía de nuestro país".

Esta declaración se ha producido poco después de la visita oficial del presidente de Somalilandia, Muse Bihi Abdi, a Nairobi, donde se reunió con altos funcionarios del gobierno keniano.

Somalilandia no está reconocido a nivel internacional, pero declaró su independencia de manera unilateral el 18 de mayo de 1991, después de formar parte de Somalia durante 31 años. Esta nueva república a pesar de no estar reconocida internacionalmente posee constitución, moneda y gobierno propios, e incluso un mejor desarrollo económico, además de mayor estabilidad política que Somalia, ayudado por la influencia de un clan dominante.

Bihi Abdi, el presidente de Somalilandia, aterrizaba el pasado domingo en la capital de Kenia, Nairobi, donde fue recibido por los ministros de Agricultura, Peter Munya, y de Asuntos Exteriores, Ababu Namwamba. Como respuesta a esta visita Somalia ha dado la orden de romper toda relación diplomática con el país vecino y ha exigido la salida de todos sus diplomáticos en un período máximo de siete días, al tiempo que retirará su propio personal diplomático de Kenia en un semana.

Atalayar_SomaliaMapa

El ministro somalí Osman Abukar Dubbe quiso resaltar que "el gobierno federal de Somalia garantiza la independencia, soberanía y unidad del pueblo somalí mediante la Constitución, las leyes y el derecho internacional. El gobierno no comprometerá la libertad, la independencia y la soberanía del pueblo somalí".

"El gobierno somalí considera que el pueblo de Kenia es una comunidad amante de la paz que desea vivir en armonía con otras sociedades de la región. Pero los actuales dirigentes de Kenia están trabajando para separar a ambas partes", explicó el ministro.

Las relaciones entre ambos países son tensas desde hace tiempo. Recientemente Somalia ordenó la expulsión del embajador de Kenia en el país, al considerar que Nairobi estaba interfiriendo en las elecciones presidenciales previstas para el próximo febrero de 2021.

Asimismo, Somalia lleva meses acusando a Kenia de entrometerse en lo que respecta a sus fronteras. Y la visita de Muse Bihi Abdi, presidente de Somalilandia, al país vecino se ha percibido como un apoyo a esta nueva república no reconocida.

Kenia por su parte es uno de los principales contribuyentes de tropas a la AMISOM, una operación militar de la Unión Africana que lucha contra Al-Shabaab, militantes islamistas que llevan a cabo una violenta insurgencia en toda Somalia mientras tratan de desbancar al gobierno de Mogadiscio, apoyado internacionalmente.

Atalayar_MisionAfrica
REUTERS/FEISAL OMAR - Personal de mantenimiento de la paz de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) en Mogadiscio

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Kenia, Cyrus Oguna, ha expresado que Kenia ha sido "muy amable y complaciente" con unos 200.000 somalíes que viven en los campos de refugiados en el este de Kenia.

"Tenemos muchos puntos en común entre estos dos países, y cualquier cosa que sea capaz de socavar eso es, por supuesto, algo en lo que esforzarse para asegurar que se resuelva", añadió.

No es la primera vez que la incómoda relación entre Kenia y Somalia acaba en tan malos términos. Ambos países acordaron "normalizar" las relaciones y empezar a reexpedir visados de viaje a sus ciudadanos en noviembre de 2019, tras una larga disputa sobre las fronteras marítimas.

Estos países se han visto envueltos en una larga disputa territorial sobre un tramo del Océano Índico que ambas naciones consideran que contiene valiosos depósitos de petróleo y gas. La disputa sobre qué nación controla el acceso a los lucrativos depósitos se intensificó a principios de 2019 después de que Somalia decidiera subastar bloques de petróleo y gas en una zona marítima en disputa, lo que llevó a Kenia a retirar a su embajador de Mogadiscio en febrero de ese año.