Sudán decreta un plan económico de emergencia durante nueve meses

El programa tendrá tres vértices: frenar la inflación, garantizar el suministro de bienes básicos y recibir ayuda del Banco Mundial
El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok

PHOTO/AP  -   El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok

El recién formado Gobierno de Sudán comienza a funcionar. El ministro de Finanzas y Planificación Económica, Ibrahim al-Badawi, ha anunciado que el próximo 9 de octubre entrará en vigor un plan de rescate económico de nueve meses. El programa se orientará en tres vertientes: frenar la inflación desenfrenada, garantizar el suministro de bienes básicos, y volver a recibir ayuda de las instituciones financieras mundiales, como el Banco Mundial, pues está previsto la solicitud de 2.000 millones de dólares.

El anuncio del nuevo plan tiene lugar tras la declaración de la situación de emergencia por el país por un período de 200 días el pasado 9 de septiembre. Al-Badawi alegó, entonces, que era necesario para “mejorar la situación económica del país”, lo que podría conseguirse a través de la estabilización de la situación macroeconómica de Sudán, la lucha contra el desempleo juvenil y contra la volatibilidad de los precios de los productos básicos, entre otras medidas. 

“Su objetivo es restructurar el sector bancario, racionalizar el gasto público, abordar la carga financiera del Estado y revisar las exenciones de impuestos, porque el 60% de la actividad económica está exenta de impuestos”, ha declarado Al-Badawi al respecto.

Del mismo modo, otra de las medidas sobre la mesa es la encaminada a abordar el debilitamiento de libra sudanesa, establecida oficialmente en 45 por dólar, aunque ha llegado a alcanzar picos de cotización de 69 libras por dólar. Por ello, el ministro contempla la unificación de dos tipos de cambio para el mes de junio del año que viene. Esta medida forma parte de la segunda fase del plan, que comenzará en el mes de julio de 2020 y terminará cinco meses más tarde. También en esta etapa está previsto el inicio de una reforma institucional y un programa de aumento salarial

El plan concluirá con el remplazo de los subsidios de productos básicos por transferencias directas de efectivo a las familias pobres, según ha explicado Al-Badawi.

Vista general de un edificio del Banco de Jartum
REUTERS/MOHAMED NURELDIN - Vista general de un edificio del Banco de Jartum

El primer ministro del país, Abdalla Hamdok ya declaró, tras su nombramiento, que Sudán necesitaría, al menos, 8.000 millones de dólares de ayuda exterior durante los dos próximos años. A esta contienda, ya se ha sumado Emiratos Árabes Unidos (EAU). Al-Badawi se reunió con embajador de EAU en Sudán, Hammad Mohammad Al-Genaibi, en un encuentro en el que ambas personalidades mostraron su deseo de que la relación entre los dos países pase “de una etapa de asistencia a una etapa de cooperación estratégica en el campo de la integración económica” entre los dos Estados. El diplomático también manifestó la intención del país del Golfo de invertir en el campo de la industria. 

En el mes de abril, tanto EAU como Arabia Saudí, naciones que apoyaron la labor del Consejo Militar de Transición de Sudán –órgano que gobernó entre el derrocamiento del exmandatario Omar al-Bashir el 11 de abril y la conformación de un nuevo gobierno en el mes de agosto –, ya se comprometieron a enviar 3.000 millones de dólares con el objetivo de apoyar el proceso transitorio, a través del reforzamiento de la posición financiera del país, el alivio de la presión de la libra sudanesa y la estabilización de la tasa de cambio. La primera fase de la ayuda estipulada consistió en el depósito de 500 millones de dólares en el Banco Central de Sudán.

Asimismo, el fondo para el Desarrollo de Abu Dhabi anunció la dotación de 540.000 toneladas de trigo provenientes de los dos países del Golfo. El primer y segundo lote, compuesto por 140.000 toneladas, fue enviado a principios del mes de agosto. 

Oficina de cambio de divisas en Jartum
AP/SHRAF SHAZLY - Oficina de cambio de divisas en Jartum

En esta línea y según el experto económico, Al Kanadi Yusef, en declaraciones a la agencia EFE, “los países en vías de desarrollo suelen subvencionar el pan para aliviar la vida los ciudadanos”. 

La importancia de conseguir la autosuficiencia en este alimento radica en el recuerdo de la idea de que las protestas que acabaron en el golpe de Estado contra Omar al-Bashir comenzaron por la subida en los precios del pan, además de la escasez de combustible y medicamentos. 

Cabe recordar, en este punto, que Sudán no ha podido recurrir a los paquetes financieros de ayuda del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) por encontrarse en la lista estadounidense de patrocinadores del terrorismo. La designación del economista Abdalla Hamdok como primer ministro puede revertir esta situación, pues tiene “buenas conexiones con la Unión Africana y con la ONU”, como reveló el analista Amin Hassan Sayed Ahmed a Reuters. Sin embargo, al ser una decisión del Congreso estadounidense, el proceso para retirar al país norteafricano de la lista podría demorarse entre nueve meses y un año.