Sudán suspende un acuerdo con Rusia para crear una base militar en el mar Rojo

Jartum también ha detenido “cualquier nuevo despliegue militar ruso”
Fragata de la Armada rusa RFS Admiral Grigorovich

PHOTO/AFP  -   Fragata de la Armada rusa RFS Admiral Grigorovich (494), anclada en Puerto Sudán

El plan ruso de establecer una base militar en el mar Rojo no se llevará a cabo, según han informado medios árabes como Al-Ain, Al-Arabiya o Sky News Arabia. Moscú tampoco podrá retomar “cualquier despliegue militar” en el país, según la agencia rusa Interfax. Esta decisión estaría motivada por la situación política actual en Sudán. El país africano, después del derrocamiento del expresidente Omar al-Bashir, sufre una gran inestabilidad política y social. La base militar rusa tendrá que ser aprobada por el Parlamento de transición, que todavía no ha sido inaugurado. No obstante, un exalmirante de la Armada rusa ha declarado a la agencia Interfax que este acuerdo se ha suspendido por “presión de Estados Unidos”.

Pese a este escenario político incierto y a las informaciones de algunos medios árabes, en un principio, la embajada rusa en Jartum desmintió inmediatamente la información. La delegación rusa en el país declaró que “estas declaraciones no se corresponden con la realidad, digan lo que digan las supuestas fuentes”. La embajada informó que no habían recibido “ninguna notificación por parte de Sudán”. Asimismo, según las autoridades diplomáticas, está información sobre la supuesta cancelación “busca perjudicar las relaciones ruso-sudanesas tradicionalmente amistosas”.

Oficiales rusos y sudafricanos  frente a un Tupolev Tu-160 "Blackjack"  ​
​AFP/EMMANUEL CROSET - Oficiales rusos y sudafricanos  frente a un Tupolev Tu-160 "Blackjack" de la Fuerza Aérea Rusa, un bombardero estratégico pesado supersónico de ala de barrido variable, está estacionado en la pista de la Base de la Fuerza Aérea Waterkloof en Centurion, al sur de Pretoria, al noreste de Sudáfrica​

El pasado marzo entró el primer buque de guerra ruso en Port Sudan, el puerto donde Rusia planeaba construir la instalación militar. Este proyecto militar se anunció en noviembre de 2020, y tendría una duración de 25 años. Con este acuerdo Rusia tendría derecho a establecer, como máximo, a 300 militares y civiles en la base. También podría disponer de cuatro barcos, incluidos los de propulsión nuclear. A cambio, Sudán recibiría armas y equipos bélicos rusos. Esta base militar sería la primera de Rusia en el continente africano desde el final de la Guerra Fría. También sería la segunda instalación militar fuera de su espacio de influencia postsoviético, después de la base naval de Tartus en Siria.

Vladimir Putin
PHOTO/ALEXEI DANICHEV via AP - El presidente ruso Vladimir Putin  en una reunión del Consejo de Legisladores de la Asamblea Federal en San Petersburgo, el 27 de abril de 2021

Previamente, en 2019, Rusia y Sudán firmaron un acuerdo de cooperación militar y civil con una duración de 7 años. No obstante, Sudán no es el único país con el que Rusia ha establecido lazos de este tipo. Desde 2014, Moscú ha firmado 19 acuerdos militares con otros países del continente. También ha firmado tratados de colaboración nuclear con 16 países. Cabe destacar, aparte del peso militar ruso en la zona, los múltiples acuerdos comerciales que mantiene Rusia con países africanos. Además hay que tener en cuenta las operaciones “no oficiales” de Moscú en el continente. Occidente ha acusado en numerosas ocasiones a Rusia de enviar mercenarios a África, además de entrenar a milicias locales. Según Bloomberg, el Grupo ruso Wagner ha enviado más de 1.200 mercenarios a Libia.

Esta relevancia cada vez mayor en el continente contrarresta la influencia estadounidense. Después de que Rusia estableciera su primer buque de guerra, el Almirante Grigorovich, en la costa del mar Rojo, Estados Unidos introdujo otro barco en el puerto sudanés. La embajada estadounidense en Jartum justificó este movimiento como un “apoyo a la transición democrática en Sudán y el fortalecimiento de la alianza con el país”. Sin embargo, fuentes locales aseguraron que la decisión de Washington tiene como objetivo bloquear la estrategia de Rusia para que no se produzcan situaciones como las que ocurrieron en Siria y Libia.

Operaciones rusas Libia
AFP PHOTO / US Africa Command - Esta imagen de satélite del 13 de julio de 2020, publicada por el Comando de África de los Estados Unidos, supuestamente muestra imágenes que detallan la extensión del equipo suministrado por Rusia para abastecer a los cazas Wagner en el aeródromo Al-Khadim de Libia, incluyendo aviones militares de carga IL-76s; equipos de defensa aérea SA-22, y cazas Su-24

Desde el derrocamiento de Omar al-Bashir, Estados Unidos ha mejorado notablemente sus relaciones con Sudán. El país africano ha sido eliminado de las listas de terrorismo de Washington y ha firmado un acuerdo de paz con Israel bajo la mediación del expresidente estadounidense, Donald Trump. Por el contrario, durante el mandato de Al-Bashir se fomentaron las relaciones con Moscú. Durante una visita en 2017, el expresidente sudanés pidió a Putin que “protegiera” a Sudán de Estados Unidos. Asimismo, animó al presidente ruso a fortalecer la cooperación militar. Actualmente, parece que Sudán prefiere acercarse a su socio estadounidense y alejarse de la influencia de Moscú.