Túnez critica la injerencia de Estados Unidos

Kais Saied ha mantenido un encuentro con el embajador estadounidense para mostrarle su descontento acerca de las críticas vertidas sobre la nueva formación gubernamental
El presidente de Túnez, Kais Saied

AP/FETHI BELAID  -   El presidente de Túnez, Kais Saied

El Gobierno tunecino ha expresado su descontento con el debate generado en el Congreso de Estados Unidos acerca del nombramiento del nuevo Ejecutivo. Desde la Cámara de Representantes de Estados Unidos para Oriente Medio y África del Norte, los delegados han reiterado que “la democracia en Túnez está amenazada y en peligro”.

Tras estas declaraciones, el presidente del Gobierno, Kais Saied, ha recibido al embajador de Estados Unidos para demostrarle su descontento con la actuación estadounidense. Así Saied ha afirmado que los tunecinos que se encuentran fuera del país estarían tratando de “distorsionar lo que esta sucediendo en el país”, además de querer enfatizar que las relaciones diplomáticas entre los dos países continuarán estables. 

En su encuentro con el embajador, el presidente de Túnez habría aprovechado para aclarar “una serie de cuestiones” y plantear “ambigüedades” que habrían sido defendidas por parte de opositores del actual Gobierno, liderados por el Movimiento del Renacimiento Islámico, una formación que de acuerdo con Saied estaría tratando de conseguir adeptos políticos fuera del país. 

La respuesta por parte de Estados Unidos coincide con la formación del nuevo Gobierno tunecino que casi tres meses después ha conseguido formar un nuevo Ejecutivo interino en el cual las mujeres cuentan con una presencia histórica. En este aspecto, el Gobierno está bajo el mandato de Najla Bouden, la primera mujer que ostenta el cargo de primera jefa del Gobierno en Túnez. En la cartera ministerial se cuenta también con la presencia de otras mujeres dirigiendo el Ministerio de Finanzas y Justicia, este último bajo el liderazgo de Laila Jaffal.

El presidente de Túnez nombró a Najla Bouden como la primera mujer primera ministra de la historia del país y le encargó la formación de un gobierno, dos meses después de haber tomado el poder
AFP PHOTO/HO/SERVICIO DE PRENSA DE LA PRESIDENCIA  -  El presidente de Túnez nombró a Najla Bouden como la primera mujer primera ministra de la historia del país y le encargó la formación de un gobierno, dos meses después de haber tomado el poder

A pesar de la aparente estabilidad política con estos nuevos nombramientos, Túnez continúa recibiendo fuertes críticas por ejecutar medidas antidemocráticas. Desde los partidos de la oposición que se encuentran en el extranjero reiteran sus ataques al Gobierno de Saied después de haber asumido el pasado agosto todos los poderes políticos bajo su persona. 

En una audiencia virtual, el representante demócrata Ted Deutch, expresó que “la democracia tunecina está en peligro después de que el presidente Kais Saied comenzase a imponer el poder ejecutivo mientras que el Parlamento continúa suspendiendo. Estamos profundamente preocupados por las medidas tomadas por el presidente Saied, a pesar de los movimientos positivos realizados durante las últimas semanas”, señaló

Deutch concluyó tras afirmar que “Túnez ha logrado grandes avances en los últimos 11 años, y su gente y líderes deben continuar trabajando para establecer el gobierno que merecen y quieren”. 

Protesta antigubernamental en Túnez, el 25 de julio de 2021
PHOTO/REUTERS - Protesta antigubernamental en Túnez, el 25 de julio de 2021

Desde Estados Unidos han felicitado a Túnez por haber conseguido aprobar una nueva formación política en la que, además, las mujeres han ganado un importante protagonismo. Así, a pesar de las criticas estadounidenses sobre la escasa democratización del nuevo interino, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, señaló en un comunicado de prensa su felicitación a Túnez por “la formación de un nuevo Gobierno encabezado por la primera ministra Najla Bouden Ramadan”. Asimismo, el portavoz señaló que “el nuevo Gobierno es un paso adelante bienvenido para que Túnez aborde los importantes desafíos económicos, sociales y de salud que enfrenta el país”.

En este contexto, tanto Estados Unidos como Francia y Alemania están presionando a Túnez para que ejerza un diálogo nacional en el que estén incluidos todos los partidos políticos, organizaciones y actores sociales. Aspiran a que en este diálogo se consiga debatir y encontrar soluciones en aspectos políticos e influir en que el Parlamento consiga llegar a un camino democrático.

Simpatizantes del presidente tunecino Kais Saied se manifiestan en apoyo a su toma de poder y suspensión del parlamento, en Túnez, Túnez, 3 de octubre de 2021
PHOTO/REUTERS - Simpatizantes del presidente tunecino Kais Saied se manifiestan en apoyo a su toma de poder y suspensión del Parlamento, en Túnez, Túnez, 3 de octubre de 2021

En esta senda, Saied emitió el pasado jueves una serie de órdenes que ponían fin a la etapa política en la que el presidente asumía toda responsabilidad política tras decretar la suspensión de la Constitución tunecina. Tras esta decisión, Saied inicia nuevo curso político que no está exento de la mirada de las potencias occidentales que pretenden velar por la democratización de país.