Telefónica, altos desafíos en Brasil

La empresa española logró sellar un acuerdo centrado en el negocio de red de fibra en los hogares brasileños
Telefónica

 -   Telefónica

Telefónica ha cerrado un acuerdo con Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ) para la construcción, despliegue y comercialización de una red de fibra hasta el hogar en Brasil. Este contrato, firmado por sus filiales Telefónica Brasil y Telefónica Infra, desarrollará este proyecto en ciudades de mediano tamaño fuera del Estado de São Paulo.

Para ello se creará una sociedad conjunta a partes iguales denominada “FiBrasil Infraestrutura e Fibra Ótica” que realizará sus actividades como un operador mayorista, independiente y de acceso no discriminatorio. Y contará con un modelo de gobierno de co-control.

La participación del 50% del Grupo Telefónica se realizará a través de sus filiales con una participación del 25% cada una. Telefónica Brasil aportará aproximadamente 1,6 millones de unidades inmobiliarias pasadas por fibra FTTH y será el ‘anchor tenant’ de FiBrasil.

Por su parte, la empresa canadiense, CDPQ, se ha comprometido a realizar una inversión total de 1.800 millones de reales, unos 267 millones de euros al cambio actual, incluyendo pagos a Telefónica Brasil y a FiBrasil, por el 50% del capital de FiBrasil A ello se sumarán determinados pagos que realizará Telefónica Infra, en términos económicos equivalentes, por el 25% de la nueva sociedad conjunta.

Esto implica una valoración de los activos ‘brownfield’ aportados por Telefónica Brasil de 16,5 veces Oibda 2020 proforma. Las contribuciones de capital de CDPQ, junto con financiación externa a obtener por la sociedad conjunta, proporcionarán los fondos necesarios para acometer el plan de negocio de FiBrasil y lograr sus objetivos de despliegue, es decir 5,5 millones de unidades inmobiliarias pasadas por fibra FTTH en un plazo de cuatro años.

La operación, pendiente de las autorizaciones pertinentes, ha tenido una muy buena acogida por los analistas al considerar que está encaminada a monetizar activos y compartir inversiones en activos no estratégicos bien valorados por el mercado. Podría ser además la puerta de entrada para acuerdos similares en fibra en otros países de Latinoamérica.

Brasil se confirma así además como unos de los cuatro grandes mercados estratégicos para Telefónica, a pesar de los continuos quebraderos de cabeza por sus constantes litigios con la Hacienda brasileña que ahora le reclama unos 5.400 millones de euros por impuestos impagados. Algo que la operadora española niega tajantemente.

Su cotización, entre tanto, parece haber entrado en una fase lateral entre los 3,5 y los 3,8 euros por acción tras subir cerca de un 15% en lo que va de año. Los expertos técnicos creen que su perfil mejorará considerablemente una vez logre superar y afianzar la referencia de los 4 euros por acción, pero mientras tanto seguirá siendo un valor cansino y apático para los inversores de corto plazo.