Termina con éxito la Bienal de Rabat

La cita artística ha implicado a casi la totalidad de los espacios artísticos de la capital de Marruecos y cierra con cerca de 140.000 visitantes
Esta foto tomada el 24 de septiembre de 2019 muestra una vista de una instalación que cubre la fachada del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI en la capital marroquí, Rabat, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo

PHOTO/AFP  -   Esta foto tomada el 24 de septiembre de 2019 muestra una vista de una instalación que cubre la fachada del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI en la capital marroquí, Rabat, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo

La primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Rabat ha finalizado este miércoles en la capital de Marruecos con muy buenas cifras de asistencia y con gran resultado para los organizadores y participantes, después de haber dado comienzo el pasado 24 de septiembre. Este cónclave artístico ha llevado por título ‘Un instante antes del mundo’ y ha contado con las obras de 76 artistas de 27 países diferentes. Las mujeres han sido las principales protagonistas de la programación ya que hasta 64 creadoras fueron invitadas para acudir a la ciudad alauí. 

El comisario de la muestra ha sido Abdelkader Damani, historiador del arte y arquitecto argelino, quien quiso dar a la cita un marcado carácter femenino, pero alejado de toda idea de supuesta “feminidad”.

La Bienal fue creada bajo el auspicio del rey de Marruecos, Mohamed VI, con el objetivo de hacer de Rabat una gran capital cultural repleta de espacios y actividades artísticas. Y es que fue preparada durante un año entero, implicando a más de una decena de centros de arte como museos, galerías, edificaciones históricas, teatros, jardines públicos, etc. Lo cual se ha notado en el buen sabor de boca que ha dejado en todos aquellos que han visitado los diferentes espacios artísticos involucrados, cerca de 140.000 personas, y en los artistas que han protagonizado las diversas muestras.  

En la previa del evento, Damani ya señaló que este se iba a asemejar a “un archipiélago” de escenarios que iban a constituir un “trazado de la cartografía cultural de la ciudad”; incluyendo diversos tipos de manifestaciones artísticas, que no se han quedad únicamente en las artes plásticas, sino que han tocado desde la cinematografía hasta el teatro, pasando por la literatura y la música. 

Precisamente, la literatura ha tenido un papel relevante en esta edición inicial de la Bienal de Rabat. Así, se han desarrollado numerosos debates en torno a obras literarias y escritores y, además, la jornada de clausura ha consistido en la reunión del llamado ‘Parlamento de las Escritoras’, un encuentro en el que prosistas y poetas francófonas han podido compartir sus vivencias y trayectorias literarias. 

Interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI de Rabat, la capital de Marruecos, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo
PHOTO/AFP - Interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI de Rabat, la capital de Marruecos, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo

La Fundación Nacional de Museos ha sido el principal organizador de la Bienal de Rabat y, precisamente, su presidente, Mehdi Qotbi, ha puesto de relieve el buen funcionamiento de esta: “Esta Bienal no dejó de impresionar, a través del gran éxito que ha conocido”. Según Qotbi, esta cita es “la mejor ilustración del cambio de nuestro paisaje cultural”. 

Mehdi Qotbi destacó, en palabras recogidas por el medio Hespress, cómo esta bienal puede potenciar el papel de Rabat y Marruecos en el concierto cultural internacional: “Siempre es un orgullo que un país como Marruecos pueda tener hoy ese eco en todo el mundo. Es la recompensa de una pasión, un trabajo en equipo, que no es enorme, pero que, por la pasión que conlleva, puede mover montañas”.

La propia Fundación Nacional de Museos ha presentado también el balance de su labor desde su creación en 2014, con la inclusión de cinco museos nuevos desde ese año dentro del panorama cultural marroquí, en las ciudades de Marrakech, Tánger, Rabat y Safi; entre los que destaca sobremanera el Museo Mohamed VI de Arte Moderno (MMVI), gran referente museístico de la capital rabatí. El listado de museos de reciente creación comprende también el Museo de la Kasbah de las Culturas Mediterráneas de Tánger, creado en 2016, el Museo de Historia de las Civilizaciones en Rabat o el Museo de Confluencias Dar El Bacha en Marrakech (2017).

El MMVI ha acogido desde su fundación en 2014 hasta 20 exposiciones, no solo de arte marroquí de todas las épocas; sino otras, basadas, por ejemplo, en préstamos llegados desde Madrid (con los fondos del Banco de España), París (exposición sobre la pintura impresionista), Roma (muestra sobre Giacometti) o distintas capitales africanas. 

Y es que la institución cultural alauí ha protagonizado intercambios con algunas de las entidades museísticas más importantes del concierto internacional, como el Museo del Louvre, el Museo Nacional Picasso, el de Orsay y el Pompidou de París, el Museo Pushkin de Moscú, el Instituto del Mundo Árabe y la Fundación Giacometti también de París, el Museo de las Civilizaciones de Europa y el Mediterráneo de Marsella o el Smithsonian de Washington. Lo que ha permitido que el Museo Mohamed VI haya recibido impresionantes obras de famosos pintores.

Para 2020, el MMVI tiene ya comprometidas tres exposiciones con la obra de Eugene Delacroix, Fuad Bellamine (considerado precursor del arte moderno marroquí) y con manifestaciones de arte contemporáneo del continente africano. 

Esta foto, tomada el 24 de septiembre de 2019, muestra una vista de una instalación en el interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI de Rabat, la capital de Marruecos, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo
PHOTO/AFP - Esta foto, tomada el 24 de septiembre de 2019, muestra una vista de una instalación en el interior del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Mohamed VI de Rabat, la capital de Marruecos, durante la primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo

La Bienal de Rabat ha sucedido de esta manera a otras celebradas anteriormente que no acabaron por tener continuidad, como las Marrakech o Casablanca, las cuales no llegaron a estar patrocinadas por el rey Mohamed VI, a diferencia de esta de la capital marroquí, por la que parece que se ha apostado más.