Tim Lenderking vuelve a Yemen para intentar poner fin cuanto antes al conflicto

El enviado de Estados Unidos para el país yemení vuelve al territorio de conflicto para acercar una paz que aún parece lejana
Atalayar_Lenderking Yemen

AP/ANDREW HARNIK  -   El enviado especial de Estados Unidos para Yemen, Timothy Lenderking, acompañado por el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, a la derecha, habla por teleconferencia durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado en Washington, el martes 16 de febrero de 2021

Tim Lenderking, enviado especial de Estados Unidos para Yemen, ha viajado de nuevo a la zona de conflicto con el objetivo de acercar posturas e intentar buscar una solución a una guerra que continúa cobrándose cientos de miles de vidas civiles. Mientras tanto, las milicias hutíes siguen avanzando con una ofensiva para intentar hacerse con el control del último punto de apoyo del Gobierno internacionalmente reconocido, situado al norte del país. 

Lenderking fue nombrado durante los primeros días de mandato de Joe Biden como muestra de la nueva postura que pretende adoptar el presidente norteamericano. La preocupación que tiene ahora Estados Unidos por la que ya es la mayor catástrofe humanitaria desde la creación de Naciones Unidas es ahora máxima. Muestra de ello es este nuevo viaje del enviado especial que recorrerá varias naciones del Golfo en una travesía que le mantendrá allí hasta, al menos, el 3 de marzo, según el comunicado emitido por el Departamento de Estado. El propio comunicado avanzaba que “se centrarán en el enfoque de doble vía de Estados Unidos para poner fin al conflicto en Yemen: una solución política duradera y ayuda humanitaria para el pueblo yemení”.

Atalayar_Huties Yemen 1
AP/HANI MOHAMMED - Hutíes sostienen un cartel del líder de Hezbolá, el jeque Hassan Nasrallah

Así, el país liderado por Joe Biden muestra una mayor preocupación, no sólo por el conflicto armado, sino también por las vidas humanas que están sufriendo sus consecuencias. Estos actos distan mucho de lo que nos tenía acostumbrados durante sus cuatro años de mandato Donald Trump, en los que la ayuda humanitaria nunca fue una de sus prioridades. El Departamento de Estado añadió que Lenderking también se reunirán con altos funcionarios del Gobierno en la región y con el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths

La visita de Tim Lenderking se produce tan sólo dos semanas después de haber estado en territorio vecino manteniendo conversaciones con Arabia Saudí. El Reino intenta estrechar las relaciones con la Casa Blanca tras la salida de su gran aliado Trump y revertir el enfriamiento de unas relaciones que, hasta su salida, eran muy cercanas. Sin embargo, desde la Administración Biden mantienen que, con el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, no tienen ninguna de intención de sentarse a negociar. Al regresar a Washington, Lenderking ya explicó el porqué de esta sucesión de acciones estadounidenses en la zona del Golfo, que están hechas “para dinamizar los esfuerzos diplomáticos internacionales con nuestros socios del Golfo, las Naciones Unidas y otros para crear las condiciones adecuadas para un alto el fuego y empujar a las partes hacia un acuerdo negociado para poner fin a la guerra en Yemen”. 

Atalayar_Mohamed bin Salman
PHOTO/REUTERS - El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman

Desde que Joe Biden decidió retirar el “cartel” de organización terrorista a la milicia hutí, salieron numerosos detractores que manifestaron la inutilidad de esa decisión. Semanas después se puede ver que lo que desde la Casa Blanca consideraban podría acercar posturas hacia la tan ansiada paz, no ha tenido sino el efecto totalmente contrario. Los ataques por parte de los hutíes no han cesado – especialmente las continuas operaciones contra Arabia Saudí – y su objetivo de hacerse con el control de Marib, último bastión del Gobierno internacionalmente reconocido de Al-Hadi, está cada vez más cerca de materializarse. 

Atalayar_Huties Yemen
AP/HANI MOHAMMED - Hutíes levantan sus armas durante una concentración contra el acuerdo para establecer relaciones diplomáticas entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos en Saná, Yemen

Ya el analista político Hamdan al-Shehri manifestaba su convicción acerca de una futura decisión de la Casa Blanca: “Sería muy extraño si la Administración Biden mantiene a los hutíes fuera de la lista de terroristas porque durante las últimas tres semanas, hemos visto muchos ataques desde el lado hutí hacia Arabia Saudí y también dentro de Yemen”. No obstante, esa vuelta a la denominación de organización terrorista aún no se ha producido y parece que la estrategia del presidente demócrata va a ir más ligada al diálogo, como bien está demostrando con estos acercamientos a través del enviado especial para Yemen, Tim Lenderking.