PUBLICIDAD

Marruecos

Todo por una foto: la caída de Boyko Borisov en Bulgaria

Prosiguen los cuestionamientos sobre la figura del primer ministro búlgaro
portada-borisov

 -  

Un hilo de esperanza parece que se ha abierto paso en Bulgaria con la victoria del recién creado partido Nosotros Continuamos el Cambio. Tras doce años con Boyko Borisov a la cabeza del Parlamento y decenas de casos de corrupción a sus espaldas, este nuevo partido anticorrupción se ha hecho con la victoria en las terceras elecciones legislativas del país del Este de Europa en lo que va de año.

Bulgaria vio las urnas por tercera vez este año este domingo. La incapacidad de crear Gobierno tras las dos primeras rondas de elecciones, en abril y julio, ha hecho a los búlgaros volver a los colegios electorales. Esta vez marcados por el hastío ante la incapacidad de sus representantes de ponerse de acuerdo, y por una nueva ola de COVID-19 que les dejaba claro que, fuese cual fuese el resultado, tras las elecciones “todo cerraría de nuevo”, se leía en redes sociales.conferencia-boyko-borisov

Las imágenes de la corrupción

Stefan (nombre ficticio a petición de la fuente) ha enviado un enlace, este te lleva a una publicación de Facebook. Son una serie de cuatro fotografías. Boyko Borisov, todavía primer ministro de Bulgaria, aparece en ellas, tumbado en una cama semidesnudo. Junto a la cama, una mesita de noche con una pistola y fajos de billetes de 500 euros en el cajón. “Ha vuelto a pasar”, comenta el joven, ya que no es la primera vez que el mandatario búlgaro se enfrenta a fotos del estilo. Iguales, pero con una joven dormida junta a él eran publicadas en junio del pasado año, lo que le costó a Borisov una de las mayores crisis contra su figura.

Borisov declara a la mañana siguiente que sabe quién es el responsable de esas imágenes y que ya ha tomado medidas al respecto. Y, como hizo en 2020, asegura que son un montaje. “La mafia lo tiene controlado y lo están mostrando”, asegura el joven Stefan, “[Borisov] sabe que no hay opción para el fuera de la política. O acaba muerto o entre rejas. Está intentando librarse como puede, pero es imposible. Está metido en demasiada mierda”, asegura el joven.

Escenas sacadas de El Padrino aparte. El que ha sido líder de Bulgaria por más de diez años y su respectivo partido, Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), acumulan decenas de casos de corrupción. Las fotografías sean auténticas o un burdo montaje, solo muestran algo que la población ya sabe, y por lo que ha estado en las calles pidiendo la dimisión de Borisov y su Cámara más de un año. Y no las fotos, pero sí los altos índices de corrupción, así como la cada vez mayor tasa de población que se ve obligada a irse del país por la falta de oportunidades, son los factores que han hecho que los nuevos partidos surgidos este año hayan ganado el Parlamento este domingo.carteles-borisov-bulgaria

Un círculo electoral que parecía eterno

El domingo 15 de noviembre, la jornada se despertaba indecisa. En esta tercera ronda de elecciones no solo se votaba al representante nacional en el Parlamento, sino que, por primera vez, las elecciones legislativas coincidían con las presidenciales. Las encuestas le daban la victoria el GERB en el Parlamento, aunque por poco margen. En cuanto a la Presidencia, las mismas predicciones le volvían a dar la victoria a Rumen Radev, presidente del país desde 2017. Por su parte, la población, ya harta de esta crisis electoral que se alarga desde principios de 2020, poca fe le ha tenido a los resultados. La jornada acabó con una 40% de participación, la tasa más baja en treinta años para ambas decisiones.

“Voy a votar Bulgaria Democrática” responde el Stefan cuando se le pregunta a quién va a votar. “Es una coalición de Da Bulgaria (Sí, Bulgaria, en español), el Movimiento Verde y Demócratas por una Bulgaria fuerte, con una visión liberal”, explica el joven esperanzado. Uno de los pocos, según han demostrado los índices de participación.boyko-borisov

El panorama político del país siempre ha estado protagonizado por el GERB, partido conservador y en el poder desde 2009 y el Partido Socialista Búlgaro (BSP). Sin embargo, este año este mismo panorama se ha visto estancado por la incapacidad de las formaciones más votadas de llegar a un acuerdo para formar coalición, lo que ha hecho tener que repetir estas elecciones legislativas hasta tres veces. Las primeras se celebraron en abril y supusieron una fuerte caída de los partidos tradicionales, GERB y BSP, así como la irrupción en el Parlamento de las fuerzas anticorrupción There is Such a People (Existe tal Pueblo, en español cuya abreviatura es ITN) o el Bulgaria Democrática (DB). Estos resultados hicieron que fuera necesario un gobierno de coalición entre el GERB, BSP y ITN para poder gobernar, pero las negociaciones no llegaron a ningún lado, provocando la convocatoria de unos nuevos comicios en julio.

En esta segunda ronda de elecciones, el ITN sobrepasó al GERB de Borisov, teniendo opciones para gobernar junto a los otros dos partidos anticorrupción DB e ISMV, ¡coalición “Stand Up! ¡Mafia, Get Out!” (‘¡Levantarse! Mafia fuera’, en español). Negociaciones que de nuevo fracasaron y llevaron a las terceras elecciones en un año.merkel-borisov
 
“Cada vez veo más y más gente joven siendo muy neutral con el periodo, lo que es muy interesante porque hay una lista inexplorada”, comenta Aleksander Dimitrov, investigador en la Universidad de Economía Nacional y Mundial de Bulgaria y afiliado al Partido Socialista. Y es que el país más pobre de la Unión Europea tiene a su población dividida entre aquellos que miran al pasado socialista con nostalgia y las nuevas generaciones con una visión más liberal. Sin embargo, ambas partes llevan unidas el último año ante un enemigo común: la corrupción.

Las fotografías de Borisov fueron la gota que colmó el vaso de una larga lista de casos que la fiscalía mantenía archivados. Y es que ver a tu primer ministro en semejantes circunstancias, sean auténticas o no, marca precedente. Esas imágenes lo que muestran es la cara de la corrupción en Bulgaria, y los búlgaros están hartos de eso, “si nadie quiere ver la verdad desnuda seguiremos desnudos, robados y mentidos. Las nuevas fotos desde el dormitorio de Borisov son una razón para reflexionar nuevamente sobre la pregunta ‘¿Hay una fiscalía en Bulgaria?’”, se leía en una publicación donde aparecen las fotografías del primer ministro.merkel-borisov

Una imagen vale más que mil palabras

En junio del 2020, la primera tanda de imágenes provocó meses de manifestaciones contra el gobierno y sentadas en la puerta del Congreso. Sin descanso. Hasta el pasado septiembre las tiendas de campaña de los manifestantes seguían allí, encabezadas con carteles que pedían la dimisión de Borisov. De poco sirvieron los gritos entonces, sin embargo, una imagen vale más que mil palabras.

Hace seis días el programa de televisión Eurodikoff hacia pública la segunda tanda de imágenes del dirigente político dormido junto a una pistola y fajos de billetes. El programa decía haber recibido estas imágenes junto con una carta titulada ‘BB - Naturaleza’ que citaba: “¡La verdad desnuda sobre un líder político búlgaro! Un día antes del aniversario del 10 de noviembre de 1989 y menos de una semana antes de las elecciones, es bueno recordar cómo y por qué perdimos 12 de los últimos 32 años […] Esperamos más de un año para ver si alguien en la oficina del fiscal podría comprobar cómo y por qué un primer ministro búlgaro organizó robos en todos los sectores económicos […] si no le mostramos el domingo que su lugar está fuera del poder y en la cárcel, ¡puede que no haya una próxima oportunidad!”sala-bulgaria

Y así ha sido, los búlgaros han votado un cambio inesperado. De esta manera, el partido recientemente formado “Nosotros continuamos el cambio" (WCC, por sus siglas en inglés), formado por los exministros del gabinete interino Kiril Petkov y Assen Vassilev, ha ganado la mayor parte de los votos del domingo.

El WCC ha recibido el 25,5% del apoyo popular, por delante de la coalición electoral GERB-Unión de Fuerzas Democráticas del ya ex primer ministro Boyko Borisov, que obtuvo el 22,8%. La tercera fuerza ha sido el Movimiento por los Derechos y Libertades, partido de mayoría turca, con un 13,2%. Por su parte, el Partido Socialista Búlgaro se ha tenido que conformar con el cuarto lugar con un 10,3%, por delante del partido ITN que ha obtenido un 9,6%. La coalición de centro derecha de Bulgaria Democrática ocupó el sexto lugar con un 6,2%.bulgaria-elecciones-cartel

Ahora, este nuevo partido con Kiril Petkov a la cabeza debe sentarse a negociar si quiere formar gobierno. Sus potenciales aliados son los socialistas y Bulgaria Democrática. Sin embargo, estos últimos ya han advertido de que no llegarán a ningún pacto con el Partido Socialista Búlgaro. "Izquierda, centro o derecha, no importa”, explicaba Petkov al cierre de las urnas el domingo, “si podemos detener [la corrupción] y redistribuir el dinero para el bienestar de los contribuyentes, entonces deberíamos poder llegar a un acuerdo con varias partes”, aseguraba el líder de la formación.

Ahora bien, las elecciones no han acabado para los ciudadanos de Bulgaria. Las presidenciales tampoco han sido definitivas y tendrán que repetirse el próximo 21 de noviembre, ya que el actual presidente, Rumen Radev, no se ha hecho con la mayoría suficiente para seguir en el cargo. Radev, candidato independiente pero que cuenta con el apoyo del BSP se volverá a afrentar en una semana a Anastas Gerdzhikov, respaldado por el GERB.