Trasladan a Navalny a un hospital de reclusos tras 20 días en huelga de hambre

Desde el Kremlin dicen no tener ningún tipo de información sobre el estado de salud del opositor
El líder opositor ruso Alexei Navalny

PHOTO/AFP  -   El líder opositor ruso Alexei Navalny

El pasado 31 de marzo el líder de la oposición rusa, Alexei Navalny, comenzó una huelga de hambre que ha mermado su estado de salud hasta el punto de tener que ingresar en el hospital. Según el comunicado oficial emitido por el Servicio Federal Penitenciario de Rusia (FSIN, por sus siglas en inglés), “se ha tomado la decisión de trasladar a Navalny al hospital regional para condenados, que se encuentra en el penal IK-3”. El propio FSIN afirma que Navalny es examinado a diario por un médico y su estado de salud “es valorado de forma satisfactoria”. Lo que sí que han dicho es que “con el acuerdo del paciente se le ha prescrito un tratamiento con vitaminas”.

Sin embargo, fuentes cercanas a las del opositor ruso indican que la vida de Navalny ahora mismo “pende de un hilo”, ya que argumentan tiene graves problemas de salud y no puede ver a su médico de confianza. Ya durante la semana pasada su esposa, Yulia Naválnaya, visitó a su marido y advirtió de que había perdido mucho peso y que, además, tenía dificultades para hablar. “Pesa 76 kilos, cuando mide 1,90. Después de mi cita con Alexei estoy aún más preocupada por él”, dijo a la salida de su visita a la cárcel. “Nunca había visto un rostro tan escuálido, pero no tiene intención de rendirse”, añadió la mujer del opositor.

Colonia penal IK-3, que alberga un hospital al que supuestamente fue trasladado el crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny, en Vladimir, Rusia, el 19 de abril de 2021
REUTERS/ALEXANDER RESHETNIKOV - Colonia penal IK-3, que alberga un hospital al que supuestamente fue trasladado el crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny, en Vladimir, Rusia, el 19 de abril de 2021

Hasta 16 kilos habría perdido Alexei Navalny desde que ingresó en prisión el pasado mes de febrero, 9 de ellos desde que comenzó la huelga de hambre hace casi tres semanas. Esta huelga comenzó precisamente como consecuencia a la negativa de los servicios penitenciarios de permitirle ser examinado por un médico de confianza. A pesar de los comunicados del Servicio Federal Penitenciario de Rusia, Navalny comunicó el pasado día 16 a través de Instagram que las autoridades del penal IK-2M han reconocido el grave deterioro de su salud y amenazan con alimentarle de manera forzosa. No hay que olvidar que el líder de la oposición rusa sufre una doble hernia y una protusión discal.

Colonia penal IK-3, que alberga un hospital al que supuestamente fue trasladado el crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny, en Vladimir, Rusia, el 19 de abril de 2021
AFP/AFP - Principales acontecimientos en torno al envenenamiento y encarcelamiento del opositor ruso Alexei Navalny

Yaroslvav Yashijmin es uno de los médicos que atendió con anterioridad a Navalny y explica que, tras hacerle exámenes de sangre al opositor el 15 de abril, los resultados mostraron unos “niveles de potasio catastróficamente elevados”. Cree que no se está ofreciendo la atención que debería requerir un paciente en la situación sanitaria como la que está atravesando Alexei Navalny y que, incluso, debería encontrarse en una unidad de cuidados intensivos: “un paciente con esos niveles de potasio debe hallarse en observación en una unidad de cuidados intensivos”.

La situación es más delicada de lo que pueda parecer debido a las repercusiones que puede tener a nivel internacional. Ayer domingo, Estados Unidos mostró su preocupación acerca del estado de salud de Navalny y advirtió a Rusia acerca de las consecuencias que podría tener el fallecimiento de éste. El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, anunció que Washington se había puesto en contacto con Moscú para transmitirle la posición norteamericana: “lo que pase al señor Navalny mientras esté bajo su custodia es su responsabilidad y tendrán que rendir cuentas ante la comunidad internacional”.

Principales acontecimientos en torno al envenenamiento y encarcelamiento del opositor ruso Alexei Navalny
PHOTO/AFP - Combinación de imágenes de archivo que muestra al presidente ruso Vladimir Putin y al presidente estadounidense Joe Biden

Y es que Estados Unidos no ha sido el único que se ha manifestado acerca de la situación del opositor. La Unión Europea también ha decidido tomar cartas en el asunto y lo ha hecho a través del alto representante de la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, que ha dicho que su situación sanitaria es “muy preocupante”. Además, advirtió del empeoramiento que está sufriendo y las consecuencias que podría tener en las próximas semanas ya que, dice, la situación de Navalny debe cambiar o de lo contrario su vida estaría en serio peligro. Por eso la UE exige la “liberación inmediata e incondicional” ya que consideran que su encarcelamiento está “políticamente motivado”.

Combinación de imágenes de archivo que muestra al presidente ruso Vladimir Putin y al presidente estadounidense Joe Biden
AP/FRANCOIS WALSCHAETS - El jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea evaluaron la estrategia del bloque frente a Rusia tras la concentración militar en las fronteras de Ucrania y en medio del debilitamiento de la salud del líder opositor encarcelado Alexei Navalny

A todo esto, hay que sumar las numerosas detenciones que está llevando a cabo el Gobierno de Vladimir Putin durante las movilizaciones en defensa del líder de la oposición. Ciudades como Krasnodar y Voronezh o la región de Daguestán, en el Cáucaso han presenciado estas concentraciones. El jefe de gabinete de Navalny, Leonid Volkov; y el director de FBK, Ivan Zhdanov, en un comunicado conjunto manifestaron su preocupación por el desarrollo de la situación en las últimas jornadas y se mostraron muy pesimistas sobre el futuro del país ruso: “se acerca el momento más oscuro para la gente librepensadora y para la sociedad civil en Rusia”