Trump planea retirar 4.000 soldados de Afganistán próximamente, según medios

Según fuentes de la Casa Blanca, el repliegue será gradual y se producirá a lo largo de los próximos meses
El presidente estadounidense, Donald Trump, durante una visita a las tropas desplegadas en Afganistán

PHOTO/AFP  -   El presidente estadounidense, Donald Trump, durante una visita a las tropas desplegadas en Afganistán

El presidente estadounidense Donald Trump planea anunciar la retirada de más de 4.000 soldados de Afganistán la próxima semana, según varios funcionarios citados por la cadena de televisión NBC. Esta hipotética retirada dejaría entre 8.000 y 9.000 efectivos estadounidenses en el país asiático, de acuerdo con esos funcionarios del Gobierno que declararon en condición de anonimato.

Los miembros de la Administración de EEUU no tienen claro cuándo empezará esta retirada, aunque sí explicaron que sería "gradual" y ocurriría en los próximos meses. Esa posible retirada se divulga después de que el representante especial estadounidense para la paz, Zalmay Khalilzad, se reuniese con los talibanes en Doha para intentar animarlos a que vuelvan a la mesa de negociación con el fin de lograr un acuerdo de paz y declarar un alto al fuego, algo a lo que se han negado hasta ahora.

El objetivo de Khalilzad era conversar con los talibanes sobre los próximos pasos que podrían llevar a negociaciones entre los insurgentes y el Gobierno, así como a “una solución pacífica de la guerra, específicamente una reducción de la violencia que conduzca a un alto el fuego”.

En una visita sorpresa a Afganistán en noviembre, coincidiendo con la festividad de Acción de Gracias, Trump anunció la reanudación del diálogo con los talibanes, casi tres meses después de romper las negociaciones de paz con el grupo insurgente a raíz de un atentado en Kabul. La declaración estuvo plagada de confusión y, posteriormente, en declaraciones a EFE, un funcionario estadounidense aclaró que las conversaciones con los talibanes no se centran por ahora en un acuerdo de paz para Afganistán, sino únicamente en “reducir la violencia” en el país centroasiático. La semana pasada, el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, dijo a EFE en Kabul que era, todavía, “muy pronto para hablar” sobre una posible reanudación de las conversaciones de paz.

El despliegue de tropas estadounidenses sobre Afganistán dura desde el año 2001. Después de los atentados del 11 de septiembre, el presidente George W. Bush tomó la decisión de formar una coalición internacional para enviar soldados al país centroasiático. El objetivo primordial era acabar con Al-Qaeda y con Osama Bin Laden. A pesar de que la infraestructura del grupo terrorista fue desmantelada casi por completo, la victoria estadounidense siempre ha sido parcial y amarga. Organizaciones como los Talibán y las facciones locales asociadas a Daesh han seguido atentando contra la población civil y las tropas internacionales. 2019 ha sido el año más mortífero en Afganistán en una década, según Naciones Unidas.