Turquía bloquea nuevamente la supervisión de la UE del embargo de armas en Libia

Alemania ya ha anunciado el envío de un nuevo buque para continuar con la misión
PHOTO/AP - El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar

PHOTO/AP  -   El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar

Turquía vuelve a impedir que la Unión Europea monitoree el embargo de armas impuesto por Naciones Unidas a Libia. El Ministerio de Asuntos Exteriores turco vetó en febrero el registro de dos buques sospechosos de transportar armas al país del Magreb.

Otro incidente reciente tuvo lugar en noviembre cuando la Marina alemana estaba en pleno registró de un portacontenedores y Turquía obligó a paralizarlo acusando al Gobierno alemán y al bloque comunitario de comportamiento ilegal. 

La UE estableció la misión de observación en mayo de 2020 con el objetivo de estabilizar Libia, un país devastado por la guerra contra Gadafi primero y por la guerra civil después, y apoyar el proceso de paz dirigido por la ONU encaminado a unificar al país. 
Desde 2014 sufre una duplicidad institucional con dos Gobiernos, uno asentado en Trípoli y dirigido por el primer ministro Fayed Sarraj y otro asentado en el este del país, patrocinado por el mariscal Jalifa Haftar.

Ankara ha apoyado sin reservas al Gobierno de Trípoli con el envío incluso de militares, pero no ha sido el único país que ha tomado partido. Qatar también ha sido uno de los principales apoyos de Sarraj. En el otro lado, Emiratos Árabes, Egipto y Francia se mostraron más partidarios de Haftar.

PHOTO/REUTERS - Una vista del puerto de Trípoli, Libia
PHOTO/REUTERS - Una vista del puerto de Trípoli, Libia

En Ginebra continúa el diálogo entre las partes enfrentadas en el marco del Foro de Diálogo Político Libio que concluyó con la creación un Gobierno de transición encargado de organizar las elecciones del 24 de diciembre. La lista ganadora derrotó a la que partía como favorita, la liderada por el presidente de la Cámara de Representantes de Tobruk, Aguila Saleh. 

El Gobierno de transición cuenta con representantes de las regiones enfrentadas y está presidido por el diplomático Mohammad Younes al-Menfi, que además de garantizar elecciones libres tiene como misión asegurar la retirada de mercenarios extranjeros en territorio libio, un punto fundamental del acuerdo de alto al fuego del pasado mes de octubre. 

Aunque el proceso va encaminado, es fundamental evitar que cualquier factor por pequeño que sea termine rompiéndolo. Por esta razón, impedir que Turquía siga interviniendo en el país de una u otra manera es un elemento clave para que la transición llegue a buen término. 

PHOTO/PRESIDENCIA TURCA - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recibe al primer ministro del GNA libio, Fayez Sarraj, en Ankara, el 4 de junio de 2020
PHOTO/PRESIDENCIA TURCA - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recibe al primer ministro del GNA libio, Fayez Sarraj, en Ankara, el 4 de junio de 2020

A tal efecto, este miércoles las autoridades alemanas han anunciado que enviarán a finales de semana un nuevo barco al mar Mediterráneo para sumarse a Irini, la misión de la UE, y continuar supervisando el cumplimiento del embargo impuesto por la ONU.

Turquía no ha abandonado el tono belicista en ningún momento, llegando a calificar a Haftar de “criminal de guerra y asesino” a finales de año, lanzando además un mensaje de advertencia de que respondería a todo ataque contra sus tropas estacionadas en Libia. “Si se lleva a cabo cualquier ataque contra las fuerzas turcas consideramos objetivo legítimo las fuerzas de Haftar en cualquier lugar. No tendrán a dónde huir”, advirtió el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar. 

En boca también de Akar, Turquía ha calificado la misión de la UE como “parcial, injusta y de dudosa legalidad”, algo que a su juicio “no se puede aceptar” y acusó al bloque comunitario de controlar solamente las rutas marítimas por las que llegan material a Trípoli, pero no las aéreas por las que llegan las armas a Haftar.