Turquía entrena a más de un centenar de soldados libios

El Ejército turco está preparando a las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional
Milicias del GNA

PHOTO  -   Milicias del GNA

Turquía ha comenzado a proporcionar entrenamiento militar a 120 soldados libios, según dijo este lunes el Ministerio de Defensa turco.

Mientras los libios esperan el desmantelamiento de las milicias armadas, que ponen en peligro la seguridad en el oeste del país, Turquía empezó a entrenarlos para fortalecerlos y legitimarlos.

A través de la divulgación de varias imágenes del ejercicio, que mostraban a un equipo militar turco en el proceso de formación de las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), el Ministerio de Defensa hacía público este entrenamiento. En un comunicado en su sitio web señaló que la sesión se enmarca en el establecimiento del acuerdo de entrenamiento, cooperación y asesoría militar que Turquía brinda al Gobierno de Acuerdo Nacional libio.

El año pasado, Ankara y el GNA, reconocido internacionalmente y con sede en Trípoli, llegaron a firmar dos memorandos de entendimiento separados, uno sobre cooperación militar y el otro sobre las fronteras marítimas de los países del Mediterráneo oriental.

Tras el acuerdo de cooperación militar, el presidente Recep Tayyip Erdogan había dicho que Ankara podría considerar enviar tropas a Libia si el Ejecutivo libio hacía tal demanda.

Hace una semana, el Ministerio publicó fotos de ejercicios navales en la ciudad de Khums, al este de la capital, Trípoli, liderados por entrenadores turcos de las Fuerzas Gubernamentales de Reconciliación, y aseguró que durarían seis semanas.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y su homólogo libio de visita, Salah al-Namroush, se reunieron en la capital de Turquía, Ankara, el mes pasado, Akar reiteró que Turquía continuará apoyando al GNA y agregó que Ankara apoya la independencia, soberanía e integridad de Libia.

Reunión entre las delegaciones libias pro Sarraj (centro) y turcas
PHOTO/MINISTERIO RELACIONES EXTERIORES TURQUÍA VIA REUTERS-Reunión entre las delegaciones libias pro Sarraj (centro) y turcas

La agencia estatal Anadolu informó el 17 de agosto que los ministros de Defensa de Turquía y Qatar acordaron firmar un acuerdo con el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, con sede en Trípoli y respaldado por la ONU, para establecer instalaciones ... para entrenamiento y consultoría militar, "y enviar consultores y personal militar a Libia". Esencialmente, Turquía construirá y administrará una academia militar para entrenar oficiales para el GNA, convirtiendo a sus milicias en un Ejército permanente. 

En junio, el sitio web de inteligencia Africa Intelligence publicó un informe en el que detallaba los lazos entre la empresa privada libia Security Side, afiliada a los Hermanos Musulmanes, y el asesor de seguridad del presidente turco. Ankara, a través de la empresa de consultoría militar Sadat, que está supervisada por el exgeneral Adnan Tanriverdi, adquirió el compromiso para entrenar a los servicios de seguridad en Libia, lo que plantea una serie de preocupaciones sobre la posibilidad de formar un Ejército con fuertes lazos con los islamistas y emplearlos en los próximos planes de Libia.

Ya en enero, Erdogan dijo que el personal militar turco enviado a Libia estaba apoyando y entrenando a las fuerzas del Gobierno internacionalmente reconocido de Sarraj.

Las últimas semanas, las noticias de acercamiento entre ambas partes del conflicto, el GNA y el Ejército de Liberación Nacional (LNA), con el alto el fuego, la intención de crear un texto constitucional y la reapertura de importantes estaciones petroleras, han hecho recuperar la esperanza de que el polvorín libio puede encontrar una solución.

Desde la muerte de Muamar el Gadafi en 2011, el país norteafricano parece estar encerrado en un capítulo oscuro. Destrozado por la guerra civil, el territorio libio se ha convertido en un escenario bélico internacional en el que participan distintas potencias extranjeras con diferentes intereses sobre el terreno. El LNA de Haftar es apoyado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Rusia y Francia; mientras, el GNA recibe el sustento militar de Turquía y financiero de Qatar, y es reconocido desde 2016 por las Naciones Unidas (ONU).