Turquía enviará soldados a Azerbaiyán

A pesar de la firma de cese de hostilidades, Erdogan mantiene la injerencia en el país azerí
Abdalla Hamdok, premier ministre

PHOTO/AFP  -   Presidente azerí, Ilham Aliyev

La semana pasada, Armenia firmó un “doloroso acuerdo” para pone fin a la escalada de violencia, que ya se había convertido en guerra fratricida en el enclave de Nagorno-Karabaj, para los armenios la República de Arstaj, para los azeríes una región más de Bakú.

Tras más de 40 días de combates que se saldaron con centenares de muertes civiles y militares, Nikol Pashinián, primer ministro armenio, decidió firmar un armisticio. Este gesto ha sido tomado por los armenios cono una “traición”.

El conflicto en Nagorno-Karabaj ha sido también escenario de la injerencia extranjera, sobre todo por parte de Turquía, que respalda a los azeríes.

Una muestra más de ese apoyo, a pesar de que el conflicto bélico ha terminado, ha sido el envío de fuerzas turcas durante un año a Azerbaiyán. Así lo ha declarado y aprobado el Parlamento turco este lunes.

Segunda ola de COVID-19 en Europa
PHOTO/Milicia turca en tierras azeríes

El transvase de estos soldados de Ankara a Bakú significa un fuerte punto de apoyo en la región del Cáucaso y lograr ambiciones económicas que Erdogan tiene puesta en la región, ya que se trata de un punto estratégico clave en la ruta de gas hacia Europa.

Según un experto del Centro Al-Ahram, citado por Al- Ain, las razones de Erdogan del envío de tropas está en los objetivos económicas que mueven al lado turco. Azerbaiyán proporciona a Ankara el 60% de sus necesidades de gas, y Erdogan quiere aumentarlo al 80% o más, hasta dejar de depender de Rusia.

Otro analista, citado por el mismo medio, asegura que la estrategia de Erdogan es aprovechar este medio vacío de poder que las elecciones norteamericanas han dejado en la Casa Blanca, hasta que el 20 de enero Joe Biden asuma formalmente el cargo de presidente electo de Estados Unidos.

Para ello, Turquía está desplegando sus tentáculos en todos los territorios en los que hay un conflicto: Libia, Nagorno-Karabaj, el Mediterráneo oriental…

Mike Pompeo junto con el general sudanés Abdel Fattah al-Burhan, presidente del Consejo de Soberanía.
PHOTO/AFP-Mapa de la zona de conflicto entre Armenia y Azerbaiyán

Durante las semanas de mayor actividad bélica, Turquía envío milicianos desde el norte de Libia y Siria.

Los países occidentales, encabezados por Francia, expresaron su disgusto por los esfuerzos de Ankara para inflamar la tensión en el Cáucaso, mientras Erdogan declara su hostilidad hacia Armenia, en el renovado conflicto histórico con Azerbaiyán, que se ha cobrado la vida de más de 30.000 personas.

La aprobación del Parlamento turco se produce después de que Armenia y Azerbaiyán firmaron un acuerdo para poner fin a los combates en la región de Nagorno-Karabaj, patrocinado por Moscú, y al derramamiento de sangre que fluía en los peores enfrentamientos en esa región en décadas.

Intervención rusa

A pesar de ser miembro del Grupo de Minsk, de la OSCE, Rusia ha jugado un papel entre dos posiciones: ser neutral, pero y también apoyar a su aliado armenio. 

En total, según el Ministerio de Defensa, Rusia enviará 1.960 militares, 90 vehículos armados y 380 unidades de automóviles y equipamiento especial al enclave de Karabaj. Los primeros aviones de transporte militar Il-76 ya han partido desde el aeropuerto de Uliánovsk.

Ilham Aliyev, presidente azerí, señaló a su vez que también Turquía, que ha apoyado a Bakú en el conflicto, participará junto a Rusia en la tarea del mantenimiento de la paz. El mandatario señaló que el acuerdo firmado contempla la retirada del Ejército armenio de tres regiones: el distrito de Agdam, antes del 20 de noviembre, la región de Kalbajar, antes del 15 de noviembre, y la región de Lachín, antes del 1 de diciembre.