Turquía extiende sus tentáculos en África para aumentar su influencia en Libia

Ankara podría haber enviado más de 2.000 mercenarios somalíes a la nación norteafricana para luchar junto a las milicias afiliadas al GNA
Combatientes sirios respaldados por Turquía

AFP/BULENT KILIC  -   Combatientes sirios respaldados por Turquía

Más de tres décadas después de solicitar la adhesión a la Unión Europea, Turquía se ha alejado de Bruselas y ha reorientado su diplomacia hacia África. En las últimas semanas, Ankara ha reforzado sus lazos con algunos países africanos, como Níger con quien ha firmado un acuerdo en las últimas horas, para aumentar su influencia en la región, concretamente en Libia, donde la nación euroasiática apoya al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido internacionalmente y liderado por Fayez Sarraj. Así, más de dos mil somalíes podrían haber llegado a este país para luchar junto a las milicias afiliadas al GNA, de acuerdo con la información publicada este domingo por el digital Sky News. Este acontecimiento ha salido a la luz, al mismo tiempo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hablaba por teléfono con el primer ministro italiano Giuseppe Conte, para analizar los últimos desarrollos regionales, particularmente en Libia, así como para estrechar su cooperación en la lucha contra la COVID-19.

Según las fuentes a las que ha tenido acceso Sky News, muchos de los somalíes que ahora engrosan las filas del GNA cuentan con la ciudadanía qatarí.  Además, un informe publicado hace un año, revela que varios oficiales de inteligencia somalíes recibieron capacitación en Doha, de acuerdo con el diario mencionado anteriormente. En las últimas semanas las especulaciones de que Ankara podría reemplazar a los mercenarios sirios que envía a la nación norteafricana por personas procedentes de otras nacionalidades como Somalia, no han hecho más que crecer. 

En los últimos años, Ankara ha extendido sus tentáculos en Somalia con la firma de acuerdos en varios campos, lo que ha permitido a la nación euroasiática ampliar su influencia en esta región. En octubre de 2017, el país liderado por Recep Tayyip Erdogan anunció su decisión de establecer una segunda base militar fuera del territorio turco y el lugar escogido fue Somalia. Esta base se encuentra tan solo a dos kilómetros al sur de la capital del país, Mogadiscio, y tiene un área de aproximadamente 400 hectáreas. 

En este complejo escenario, Turquía ha decidido también estrechar sus lazos con Níger con la firma de un acuerdo de cooperación militar en las últimas horas.  El anuncio de que mercenarios procedentes de otras nacionalidades han llegado a Libia se ha producido después de que el Centro Europeo para la Lucha contra el Terrorismo y el Centro para el Análisis del Terrorismo francés (CAT), informase de la llegada a esta nación devastada por la guerra de “docenas de combatientes marroquíes”, como recogía el medio Al Ahdath Al Maghribia. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, en los últimos meses más de 16.000 mercenarios sirios han llegado a Libia para apoyar a las milicias leales al GNA. 

En la guerra que enfrenta al GNA con el Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés), este último cuenta con el apoyo de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Rusia; mientras que el Gobierno de Trípoli, respaldado por los Hermanos Musulmanes e Italia y reconocido internacionalmente por Naciones Unidas, recibe ayuda militar de Turquía y Qatar. Este sábado, Recep Tayyip Erdogan ha hablado con Giuseppe Conte y ambos han llegado a la conclusión de la necesidad de mantener el diálogo para alcanzar una solución política en Libia. Según ha informado la agencia de noticias Anadolu, el líder turco también ha mantenido una conversación telefónica con el presidente de Nigeria, Mahamadou Issoufou en la que hablaron sobre los pasos a seguir para mejorar las relaciones bilaterales, los desarrollos regionales y la cooperación en la lucha contra el coronavirus.

Esta ronda de contactos iniciada por el mandatario turco se ha producido después de que Erdogan recibiese a Fayez Sarraj, líder del GNA, a puerta cerrada en el Pabellón Vahdettin en Estambul. En el marco de este encuentro, Sarraj podría haber firmado acuerdos económicos con varias compañías turcas, así como un nuevo acuerdo militar, según han subrayado algunas de las filtraciones recogidas por Sky News. Todo ello ha tenido lugar mientras amplias zonas de la nación norteafricana se han visto afectadas este sábado por un apagón eléctrico masivo, en medio de una grave crisis de escasez eléctrica.

Las negociaciones para alcanzar una solución política al conflicto libio no han dejado de sucederse en las últimas horas. El asesor de medios del portavoz de la Cámara de Diputados, Hamid al Safi ha informado este domingo de que el presidente del Parlamento, Aqila Saleh, visitará este lunes Marruecos para discutir la evolución de este conflicto, según ha señalado el Canal 24 de Libia.