Turquía podría recibir algo más de 3.000 millones de euros para cumplir los objetivos del Acuerdo de París

La exclusiva de Reuters apunta que Ankara recibirá 3.100 millones tras ser el último país del G20 en ratificar el acuerdo
erdogan-onu

PHOTO/ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU  -   Fotografia de archivo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan pronuncia un discurso durante la 74ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU el 24 de septiembre de 2019

El Acuerdo de París, firmado en Nueva York en 2016, nació con el objetivo de hacer frente a la cada vez más peligrosa amenaza del cambio climático. El tratado – jurídicamente vinculante – ha sido firmado por más de 195 países. Tras cinco años estando en vigor, Turquía ha decidido por unanimidad en el parlamento ratificar este acuerdo que pretende reducir el calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados en comparación con los registros preindustriales. Para poder cumplir con ese objetivo, los países reciben ayudas económicas, en algunos casos milmillonarias como es ahora el del país presidido por Recep Tayyip Erdogan.

Según fuentes citadas por Reuters, el montante que recibiría Ankara para facilitar su lucha contra el cambio climático ascendería hasta los 3.100 millones de euros. La mayor parte de esa cuantía sería proporcionada por el Banco Mundial – 2.000 millones aproximadamente –, algo menos por Francia – 1.000 millones – y Alemania – 200 millones –. De esta forma, Turquía se convierte en el último país del grupo de las economías emergentes del G20 en ratificar el Acuerdo de París. Sin embargo, algunas de las exigencias que siempre han puesto sobre la mesa los dirigentes turcos para unirse a este tratado no se han llegado a cumplir.logo-naciones-unidas

Turquía pretendía ser reclasificado como país en desarrollo, lo que le proporcionaría acceso a unos importantes fondos y ayudas para la innovación tecnológica. El memorando que debería ser firmado en el próximo COP26 que tendrá lugar en Glasgow del 1 al 12 de noviembre de este año no atendería la petición turca, pero sí garantizaría de igual manera la llegada de más de tres mil millones a las arcas otomanas. Ese incentivo económico ha sido la clave para la decisión de Turquía, según han asegurado diversas fuentes a Reuters: “Ya se ha llegado a un acuerdo sobre el monto y las modalidades y es por eso por lo que Turquía ratificó el acuerdo de París”.

acuerdo-de-paris
Foto Patrick Kovarik / AFP-El Arco del Triunfo iluminado para celebrar la entrada en vigor del Acuerdo de París.

La agencia de noticias británica afirma que hasta cuatro fuentes diferentes – anónimas debido a la sensibilidad de la negociación – aún no dan por sentado el acuerdo que todavía está pendiente de cerrar algunos flecos previo a la firma prevista en Escocia. En cualquier caso, la fiabilidad del Gobierno turco nunca ha gozado de unos niveles muy altos de confianza. Su acercamiento a Rusia por los sistemas antimisiles s-400 que provocarán con casi total seguridad una nueva sanción de Washington, al mismo tiempo que solicita a Estados Unidos la venta de 40 jets F-16, hacen ver que, cuando se habla de Turquía, no hay que dar nada por sentado hasta que está completamente cerrado y firmado.

El Ministerio de Medio Ambiente turco no ha querido pronunciarse aún, mientras que fuentes del Gobierno alemán eluden confirmar la cifra de 3.100 millones y aseguran que las conversaciones aún están en curso: “No hay un memorando de entendimiento en este momento”, aseguran a Reuters. Por otro lado, un portavoz del Banco Mundial, aunque tampoco ha querido referirse al montante económico que percibirá Ankara, ha celebrado la decisión del Gobierno de Erdogan de ratificar el Acuerdo de París y ha expresado su deseo de conocer en profundidad las medidas que planea tomar Turquía.

bandera-onu

El portavoz del BM cree que “en este sentido, estamos listos para ampliar nuestro apoyo a Turquía a través de proyectos impactantes” que faciliten el cumplimiento de los objetivos fijados en el tratado. Ankara se ha negado a ratificar este acuerdo desde que lo firmara en 2016 argumentando que, a efectos de este, no puede ser considerado un país desarrollado ni, por lo tanto, plenamente responsable de las emisiones de carbono generadas por su país. Sin embargo, la cuantiosa suma que ingresaría el Gobierno turco por la ratificación del Acuerdo de París generaron un cambio de opinión radical en el seno del Ejecutivo otomano.

Recep Tayyip Erdogan anunció en la última sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas la decisión de ratificar el tratado, un cambio de opinión sorprendente para muchas partes, pero que, tras la publicación de la ayuda económica, se puede entender algo más. El presidente turco dijo que todos los países tenían una “responsabilidad histórica” por la que deberían hacer un mayor esfuerzo para combatir el cambio climático. Una responsabilidad que Turquía ha eludido durante los últimos cinco años y a la que sólo ha querido responder cuando se han puesto más de tres mil millones de euros sobre la mesa.