Turquía redobla el hostigamiento a los kurdos en el norte de Siria

El país otomano aumenta la presión tras la muerte de dos de sus soldados presentes en la zona
Tropas turcas patrullan en la ciudad de Atareb, en la zona rural occidental de la provincia siria de Alepo, controlada por los rebeldes

AFP/AREF TAMMAWI  -   Tropas turcas patrullan en la ciudad de Atareb, en la zona rural occidental de la provincia siria de Alepo, controlada por los rebeldes

Turquía refuerza la ofensiva que lleva desarrollando durante años contra los kurdo-sirios al norte de Siria después de que dos soldados otomanos murieran en una ofensiva en el país sirio.

El Ejército otomano anunció que se había llevado a cabo hace escasas horas un ataque contra lo que consideran “terroristas” en el norte de Siria, enclave en el que el país euroasiático lleva años posicionado militarmente con el objetivo de perseguir a los kurdos a los que acusa de actos terroristas en el sur del territorio del país turco. La operación se desarrolló en respuesta al ataque a un vehículo blindado que provocó el fallecimiento de los dos soldados turcos y heridas en otros dos miembros de las Fuerzas Armadas nacionales, según indicó el Ministerio turco de Defensa. "En un ataque llevado a cabo por terroristas contra nuestro vehículo Kirpi en la zona de la Operación Escudo del Éufrates, dos de nuestros compañeros soldados héroes fueron martirizados y dos de nuestros amigos resultaron heridos", indicó el Ministerio en un comunicado oficial publicado la pasada medianoche en la red social Twitter.

"Inmediatamente" el Ejército turco "determinó los objetivos terroristas en la región", que fueron "golpeados eficazmente", señaló la nota oficial. Los cuerpos de los dos soldados muertos fueron llevados al Instituto de Medicina Forense de Gaziantep y los dos heridos fueron trasladados al Hospital Estatal de Kilis, en las dos provincias fronterizas con Siria, como recogió la agencia EFE.

Combatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) en la ciudad siria de Ras al-Ain, en el noreste de Siria
REUTERS/MUHAMMAD HAMED - Combatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) en la ciudad siria de Ras al-Ain, en el noreste de Siria

En este sentido, las fuerzas turcas volvieron a protagonizar un bombardeo "nocturno" en áreas con presencia kurda en el entorno de Alepo, en el norte de Siria, en respuesta a las citadas muertes y heridas de dos efectivos turcos la pasada jornada por la noche. 

Las Fuerzas Armadas dispararon decenas de proyectiles alrededor de Sheikh Issa y otras áreas al norte de Alepo.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el domingo también se produjeron enfrentamientos violentos después de lo acaecido la medianoche del sábado al noreste de Alepo, entre los bandos enfrentados. 

Imagen de graves daños tras bombardeo en Siria
AFP/OMAR HAJ KADOUR – Imagen de graves daños tras bombardeo en Siria

La entrada otomana en la frontera turco-siria se produjo bajo la excusa de perseguir a elementos considerados terroristas. Desde 2018, Turquía persigue a los integrantes de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) a los que acusa de vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, considerado grupo terrorista por el Gobierno turco dirigido por el presidente Recep Tayyip Erdogan; pero esta operación se enmarca en una estrategia expansionista turca en la región de Oriente Medio y otras zonas como el norte de África, como es el caso de la participación en la guerra civil de Libia, donde la nación euroasiática ha sido señalada por enviar supuestamente mercenarios provenientes de la guerra siria, según han indicado diversos medios. Turquía lleva a cabo una dinámica expansionista con el objetivo de obtener una mayor posición geoestratégica y para poder beneficiarse de recursos energéticos como los relacionados con prospecciones gasistas en el Mediterráneo oriental, como han reseñado diversos especialistas y diferentes medios de comunicación. Mientras, cabe recordar que las Unidades de Protección del Pueblo fueron clave para ayudar a la coalición internacional liderada por Estados Unidos a derrotar al grupo terrorista Daesh en su último bastión de Al-Baghouz hace tres años. Las YPG se engloban dentro de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), opositoras al régimen de Bachar al-Asad, que libra desde 2011 una guerra contra los insurgentes situados en el reducto de Idlib, en el noroeste sirio, a los que se acusa de alojar elementos terroristas yihadistas. El Gobierno de Al-Asad recibe por su parte el apoyo de la Rusia de Vladimir Putin, que también ha protagonizado acciones militares y de bombardeos sobre el bastión de Idlib. 

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
PHOTO/PRESIDENCIA TURCA - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan

La estrategia expansionista e intervencionista del presidente Recep Tayyip Erdogan contrasta con los problemas internos que padece Turquía, relacionados con el descontento social manifestado por diversos sectores de la sociedad contra el Ejecutivo turco y sus políticas de represión contra la oposición y vinculados también con los problemas económicos del país, que padeció una fuerte caída de la lira turca y dificultades en el Banco Central, afectado por varios cambios en su dirección propiciados por el poder político.