Turquía revierte la Ruta de la Seda hacia Pekín

El país otomano planea desarrollar una red de transporte ferroviario que adelantaría el plan de la “Ruta de la Seda china” cuyo fin es conectar Pekín con Europa
El presidente turco Tayyip Erdogan en Ankara, Turquía, el 5 de abril de 2021

PHOTO/CETINMUHURDAR/PPO vía REUTERS  -   El presidente turco Tayyip Erdogan en Ankara, Turquía, el 5 de abril de 2021

Turquía está rediseñando una vía ferroviaria que tiene como objetivo facilitar el tránsito de mercancías entre China y Occidente en lo que conformaría “el cinturón económico” de una nueva Ruta de la Seda. El trazado de la nueva línea ferroviaria pondría al Cáucaso y al mar Caspio al alcance de Europa, sorteando a Rusia y a los Estados fronterizos y uniendo a Turquía, Grecia y Azerbaiyán. 

Por otro lado, Armenia sería uno de los Estados por lo que las nuevas vías ferroviales no pasarían como sanción, debido a la ocupación del Alto Karabaj, por parte del país armenio. La exclusión de Armenia del nuevo corredor ha tenido consecuencias que han repercutido en la financiación por parte de la Unión Europea y del Banco Central y esto ha propiciado que Turquía comience a tejer su propia red de influencia con la vista puesta en Oriente y el Mediterráneo.  

En este sentido, el ministro de Transporte e Infraestructura, Adel Karra Ismailoglu confirmó el aumento del transporte turco de mercancías por Ferrocarril a Europa en un 25% en 2020 en comparación con 2019.  El corredor ferroviario porque el transcurre el Ferrocarril Bakú – Tbilisi – Kars, resultado de la asociación entre Azerbaiyán, Georgia y Turquía, transportó “154.836 toneladas de mercancías en el primer trimestre de este año a través de 2.468 vagones de tren, en comparación con 78.000 toneladas en el primer trimestre de 2020”, según Ismailoglu.

El ministro de Transportes e Infraestructuras de Turquía, Adel Karra Ismailoglu
PHOTO/ARCHIVO - El ministro de Transportes e Infraestructuras de Turquía, Adel Karra Ismailoglu

Ismailoglu señaló que la demanda aumenta “día a día para los viajes de transporte con destino a Bulgaria, Rumanía, Serbia, Hungría, Polonia, Austria, Eslovenia, República Checa, Francia y Alemania”. Del mismo modo, señaló que existe “un aumento en la demanda de transporte de camiones de contenedores desde Turquía a Europa”. 

Junto a esto, el ministro alegó que “los países por donde pasa la línea obtendrán grandes ganancias económicas en el comercio entre Europa y China” que conseguiría ascender anualmente a los 710.000 millones de dólares. Además, enfatizó que el Gobierno quiere “convertir Turquía en un país central y una base logística para el transporte de mercancías por ferrocarril”.

Mapa que muestra la Nueva Ruta de la Seda, un enorme proyecto chino de infraestructuras por carretera, ferrocarril y barco
AFP/AFP - Mapa que muestra la Nueva Ruta de la Seda, un enorme proyecto chino de infraestructuras por carretera, ferrocarril y barco

Esta acción pretende disipar las dudas sobre la gestión turca acerca de su incapacidad para reactivar el corredor de transporte que conecta Oriente y Occidente. A este respecto pretendería establecer una línea segura y eficaz que conecte ambos continentes, enfocándose especialmente en la conexión con China ya que esta estaría administrando un proyecto ferroviario similar y buscando apoyo internacional.

En este contexto, el proyecto chino tendría como objetivo conectar a China con Europa y con el resto del mundo a través de rutas comerciales seguras y alternativas que eviten atravesar el paso de Bab al-Mandab, conocido por la presencia de piratería marítima y las tensiones regionales. Así, Turquía estaría intentando revertir este plan con la intención de crear una nueva realidad en la región que abra el camino a la presencia económica turca en el Cáucaso y Asia Central.

Una plataforma petrolera en alta mar se ve en el mar Caspio cerca de Bakú, Azerbaiyán
REUTERS/GRIGORY DUKOR - Una plataforma petrolera en alta mar se ve en el mar Caspio cerca de Bakú, Azerbaiyán

El proyecto del “cinturón económico chino” estaría financiado por un fondo especial emitido por el presidente chino, Xi Jinping. En esta línea, Rusia y China acordaron la construcción de un ferrocarril de alta velocidad que se extienda desde Pekín a Europa a través de Rusia. Con esta estrategia, Rusia extendería inicialmente la ciudad rusa de Kazán como parte del proyecto.

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y su homólogo azerí, Zakir Hasanov, inspeccionan las tropas durante unas maniobras militares conjuntas turco-azeríes en la provincia oriental de Kars, Turquía, el 11 de febrero de 2021
PHOTO/ARIF AKDOGAN/MINISTERIO DE DEFENSA TURCO vía REUTERS - El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, y su homólogo azerí, Zakir Hasanov, inspeccionan las tropas durante unas maniobras militares conjuntas turco-azeríes en la provincia oriental de Kars, Turquía, el 11 de febrero de 2021

Sin embargo, los últimos movimientos de Turquía en este sentido alertan sobre una nueva estrategia geopolítica que intenta cambiar el sentido ferroviario hacia Europa para centrarse en el continente asiático y conseguir así la apertura de nuevos mercados comerciales además de lograr posicionarse y tratar de rivalizar al gigante chino con una nueva “Ruta de la Seda” que tendría como protagonista a Turquía.