Turquía se acerca a Egipto y se aleja de los Hermanos Musulmanes

Egipcios y turcos planean reunirse a principios de mayo para acercar posturas y mejorar sus relaciones
Atalayar_ Recep Tayyip Erdogan

AFP/ADEM ALTAN  -   El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan

El Gobierno de Recep Tayyip Erdogan planea nuevos movimientos en la costa del Mediterráneo, y sabe que para ello las relaciones con Egipto son fundamentales. La obtención de un buen acuerdo para la obtención de gas natural es vital para las aspiraciones turcas y en el horizonte ya aparecen las primeras muestras de acercamiento entre ambos países. El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha anunciado que su país enviará una delegación a principios de mayo a El Cairo con el objetivo de mejorar las relaciones diplomáticas con el país presidido por Abdel Fattah al-Sisi. La misión enviada por los turcos estará encabezada por Yavuz Selim Kiran, viceministro de Relaciones Exteriores de Turquía, mientras están pendientes de las consecuencias que puede acarrear con sus socios de los Hermanos Musulmanes, quienes no ven con buenos ojos el encuentro entre Ankara y El Cairo.

En la entrevista concedida en la jornada del pasado jueves, Cavusoglu explicó que había sido el país egipcio el que había dado el primer paso invitando a Turquía a su territorio para avanzar en las relaciones entre ambos países. También indicó que está prevista una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto Sameh Shoukry. Eso sí, esta se hará después de la visita turca a El Cairo. Las buenas sensaciones que hay por el momento de cara al futuro hacen indicar, al menos según el ministro turco, que las visitas como la prevista para el próximo mes de mayo serán más habituales y se harán de forma recíproca entre los dos gobiernos.

Atalayar_El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu
AFP/ADEM ALTAN - El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu

Turquía lleva tiempo moviéndose por conseguir ventajas en el Mediterráneo Oriental. El paso que supone conseguir reunirse con Egipto, sobre todo tras la negativa de los de Al-Sisi hace apenas unas semanas, es muy importante para las aspiraciones de Erdogan. Para ello también es vital mantener abiertas las negociaciones con Grecia y Libia por el conflicto de las fronteras marítimas, que de momento sigue sin ver la luz. Ankara busca salir del bloqueo diplomático en el que lleva años metido – por voluntad propia – y poder obtener ventajas en la obtención de gas natural de las reservas que albergan las aguas mediterráneas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía ha destacado que las conversaciones con Grecia son habituales y que esperan, al igual que están haciendo en estos momentos con Egipto, poder acercarse a Atenas en un futuro de lo más próximo. De hecho, está previsto también que Mevlut Cavusoglu se reúna con su homólogo griego, Nikos Dendias, para discutir todos los asuntos relativos a las fronteras marítimas de ambos países e intentar alcanzar un acuerdo que haga posible el desbloqueo.

Atalayar_Sameh Shoukry, ministro de Asuntos Exteriores egipcio
PHOTO/ Ministerio De Asuntos Exteriores via EUROPA PRESS - Sameh Shoukry, ministro de Asuntos Exteriores egipcio

En medio de todas estas conversaciones surgen problemas ya conocidos por el Ejecutivo de Erdogan. La Hermandad Musulmana ve con preocupación el acercamiento del que consideran uno de sus mayores aliados al país que derrocó con un golpe de estado a su presidente, Mohamed Morsi, precisamente miembro de la Hermandad. Desde ese momento, Turquía decidió abandonar las relaciones con Egipto, pero las prioridades parecen haber cambiado en Ankara, algo que no ha sentado nada bien en el seno del organismo considerado por Estados Unidos Europea como una organización terrorista.

Los lazos que unen al Gobierno de Erdogan con los Hermanos Musulmanes están ligados al conflicto de Yemen, en el que, como en casi todo en lo que se puede, Turquía está inmerso. La intención de ambas partes sería acabar a la mayor brevedad posible con las milicias hutíes apoyadas por Irán. Ya ha habido reuniones entre representantes turcos y algunos yemeníes que tuvieron que abandonar el país exiliados y que ahora combaten desde la Hermandad Musulmana diseñando estrategias para el conflicto y buscando atraer gente, sobre todo jóvenes, para que pasen a formar parte de la Hermandad.