Turquía se lanza a realizar prospecciones de gas y petróleo frente a las costas libias

El ministro de energía, Faith Donmez, ha anunciado la intención de activar el acuerdo firmado con el Gobierno libio de Trípoli
El buque perforador turco Yavuz en el mar Mediterráneo oriental frente a las costas de Chipre

REUTERS/MURAD SEZER  -   El buque perforador turco Yavuz en el mar Mediterráneo oriental frente a las costas de Chipre

Turquía se lanza a la búsqueda de hidrocarburos en las costas de Libia en virtud del acuerdo firmado con el Gobierno de Trípoli hace un año. Así lo ha anunciado el ministro de energía de energía otomano, Faith Donmez. El político ha asegurado este viernes que el país tiene intención de activar el acuerdo de fronteras firmado el año pasado con el Gobierno libio, según ha informado la agencia Reuters. 

El Mediterráneo oriental ha sido un foco histórico de tensiones por su importancia geopolítica. Por un lado, es la puerta hacia el mar Rojo a través de Egipto y, por otra, la entrada hacia Europa. Aunque los lazos entre los países europeos y otros países del sur y del este del Mediterráneo se remontan a hace varios siglos, el descubrimiento de grandes depósitos de gas por parte de Israel, Egipto y Líbano en 2009 ha aumentado la incertidumbre en la zona. Las reservas de gas natural que se han hallado en último decenio han comenzado a ser explotadas por algunos de los países de la región como Egipto o Israel, que ya utilizan estos yacimientos para consumo interno o para exportar gas a los países vecinos.

Plataforma
AFP/ CHRISTOS AVRAAMIDES Plataforma ‘Homer Ferrington’ de Noble, donde se están realizando perforaciones de exploración de hidrocarburos frente a Chipre en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de la isla

Durante una ceremonia celebrada este viernes con motivo de la botadura del buque turco Faith de perforación de petróleo y gas en el Mar Negro, Donmez ha asegurado que Turkish Petroleum (TPAO) había solicitado los permisos de exploración en el Mediterráneo oriental y comenzaría a operar en las zonas bajo su licencia una vez finalizado el proceso.

“En el marco del acuerdo al que llegamos con Libia podremos iniciar nuestras operaciones de exploración petrolífera allí en tres o cuatro meses”, ha afirmado Donmez. El nuevo barco de perforación de Turquía Kanuni también iría al Mediterráneo a finales de año, ha añadido. Donmez también informó de que el buque sonda Fatih realizaría su primera operación en el Mar Negro el 15 de julio, aniversario de un intento de golpe de Estado fallido en 2016. El viernes también se conmemoró el aniversario de la conquista de Estambul por el Imperio Otomano en 1453.

Turquía afirma que el acuerdo le da derecho a hacer prospecciones de petróleo y gas en una zona económica exclusiva (ZEE) entre la costa sur y la costa noroeste de Libia. Para Grecia, Chipre y la Unión Europea, el documento afirmado es ilegal. El país euroasiático se enfrenta a ser sancionado por el club comunitario por perforaren aguas territoriales chipriotas.

Encuentro Libia-Turquía
PHOTO/ Mustafa Kamaci / Presidencia turca - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan estrecha la mano del primer ministro de Libia Fayez al-Sarraj durante su reunión en el Palacio Dolmabahce, el 27 de noviembre de 2019

Ankara todavía no se ha pronunciado sobre el lugar exacto en el que perforará, pero los expertos consultados por el diario Arab News han asegurado que esperan que las actividades de exploración comiencen en Trípoli y la ciudad costera de Sirte dentro de muy poco tiempo.

“Turquía está aprovechando la tensión en las aguas del Mediterráneo oriental para presionar al resto de países de la zona. Quiere negociar con ellos para mejorar su posición ”, ha indicado Zenonas Tziarras, investigador en el Centro PRIO de Chipre. Mona Sukkariech, consultora de riesgo político y confundadora de Perspectivas Estratégicas de Oriente Medio, asegura que Erdogan está tratando de consolidar una posición de fuerza en la zona. “Las operaciones turcas en la costa chipriota están siendo muy agresivas, aunque el verdadero interés es Libia. Erdogan quiere ganar tiempo para extraer concesiones al resto de países y reafirmar su política exterior”, explica esta analista.

Equilibrio de poder complicado

Los desacuerdos sobre quién tiene derecho a explotar el gas del Mediterráneo han aumentado las tensiones en esta parte del mundo y han dificultado la resolución del conflicto libio. El futuro de la zona pasa por los movimientos de Turquía y las decisiones de la cooperación militar entre Grecia, Chipre e Israel, que han colaborado en los últimos meses para contrarrestar la presencia otomana.

A pesar de ello, mientras Israel le presta drones a Grecia reforzar la seguridad de las fronteras de la nación, el país presidido por Reuven Rivlin se plantea reconstruir sus relaciones diplomáticas con la nación euroasiática. A principios del mes de mayo, representantes de Grecia e Israel firmaron un acuerdo para el suministro de sistemas aéreos no tripulados Heron I configurados para misiones de vigilancia marítima.

El acuerdo abarca tres años de servicio, incluyendo la formación de los operadores griegos. “La cooperación entre Grecia e Israel en materia de seguridad se está reforzando”, ha comentado el responsable de la dirección de cooperación internacional en asuntos relacionados con la defensa y general de brigada, Yair Kulas.

Israel-Grecia
AFP/KHALED DESOUKI - El Ministro de Energía israelí Yuval Steinitz, el Ministro de Energía de Grecia Kostis Hatzidakis  y el Ministro de Petróleo de Egipto Tarek el-Molla firman el acuerdo durante el Foro de Gas del Mediterráneo Oriental (EMGF), en El Cairo, el 16 de enero de 2020

Al mismo tiempo, el Gobierno de Israel trata de restablecer sus relaciones diplomáticas con Turquía mediante el nombramiento de embajadores, según ha explicado un funcionario israelí al diario Middle East Eye. El suministro de gas natural en el Mediterráneo oriental y Siria son dos de las materias que podrían promover esta colaboración. “El mismo apoderado iraní conocido como Hizbulá está desafiando a los soldados de Turquía en Idlib, y a nuestros soldados en el sur de Siria. Este es un tema de interés común, así como la energía”, ha dicho este mismo funcionario al periódico mencionado anteriormente. En esta misma entrevista, el portavoz ha explicado que Turquía mantiene un embajador en Grecia a pesar del aumento de las tensiones diplomáticas, algo similar que lo que ocurre con Emiratos Árabes Unidos.

Las relaciones entre Turquía e Israel se congelaron en 2010 tras la violenta incursión de Israel en un barco de ayuda turca llamado Mavi Marmara, en el que murieron al menos diez personas. El Mavi Marmara formaba parte de la Primera Flotilla de la Libertad y se dirigía hacia Gaza cuando fue atacado por Tel Aviv. El sangriento suceso provocó la retirada de enviados diplomáticos por ambas partes, lo que supuso un serio golpe a sus relaciones bilaterales. Tras varios años de ausencia diplomática, en 2016 ambos países anunciaron la “normalidad” de sus relaciones diplomáticas.