Turquía y Egipto acercan posturas y esperan llegar a un acuerdo sobre las fronteras marítimas

Mevlut Cavusoglu se mostró optimista ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo con los de Abdel Fatah al-Sisi
Atalayar_Mevlut Cavusoglu

AP/DARKO BANDIC  -   El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha anunciado la intención de su país de alcanzar un acuerdo con Egipto para la demarcación de las fronteras marítimas entre ambos Estados. Lo hizo durante una rueda de prensa junto con el ministro de Exteriores georgiano, David Zalkaliani, en la que señaló que “conforme al curso de nuestras relaciones, podemos negociar con Egipto sobre las áreas de jurisdicción marítima y firmar un acuerdo”.

Cavusoglu quiso destacar y elogiar el comportamiento egipcio en lo que respecta a sus actividades de búsqueda de petróleo y gas natural. Egipto respetó el área 18 y la plataforma continental del país liderado por Recep Tayyip Erdogan, como límite. Y no sólo eso, también respetaron esas limitaciones a la hora de firmar un acuerdo con Grecia que establecía una zona económica exclusiva entre ambos Estados: “También en el año pasado, cuando Egipto firmó un acuerdo con Grecia, respetó la plataforma continental sureña de Turquía”, añadía en rueda de prensa el ministro de Relaciones Exteriores turco. Desde el seno del Gobierno de Erdogan ven esto como algo “positivo” de cara a sentarse a negociar un acuerdo acerca de sus fronteras marítimas.

Hace tan sólo un mes, el portavoz del Gobierno de Turquía, Ibrahim Kalin, manifestó en una entrevista para la televisión estatal que “Egipto es uno de los países importantes de la región y del mundo árabe” y que “si Egipto muestra la voluntad de avanzar con una agenda positiva en asuntos regionales, entonces Turquía está lista para responder a ello”. Pretende dejar así atrás las históricas disputas que han generado un gran distanciamiento entre los dos países. La crisis de Libia, los Hermanos Musulmanes o la exploración de gas en el Mediterráneo son algunos de los asuntos cuyas discrepancias habían imposibilitado, al menos hasta ahora, que ambos se sentasen en una mesa de diálogo para tratar el asunto marítimo.

Atalayar_Sameh Shoukry
PHOTO/GEHAD HAMDY - El ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry

El acuerdo entre Grecia y Egipto al que ha hecho referencia Cavusoglu no siempre tuvo el visto bueno de Turquía. Es más, el propio ministro se mostró en su momento muy disconforme con el pacto que firmaron en agosto del pasado año 2020. Incluso llegó a decir que: “Turquía no permitirá ninguna actividad en dicha región y está decidida a seguir defendiendo sin dudarlo los legítimos derechos e intereses de nuestro país y de los turcochipriotas”. En el mismo comunicado habló del intento de expoliación de 2003, tanto por parte de Egipto como de Grecia, de los derechos del pueblo de Libia, cuando El Cairo firmó un tratado marítimo con Chipre, a través del que Nicosia renunciaba a 11.500 kilómetros cuadrados.

Además, Ankara sostiene que las islas griegas no deberían tenerse en consideración para el cálculo de las zonas marítimas de interés económico. Desde Grecia defienden que eso supondría una violación del derecho internacional, ya que cuenta con más de 6.000 islas e islotes en los mares Jónico y Egeo, y de las que más de 200 de ellas cuentan con habitantes.

La tensión ya existía en torno a estas discrepancias desde que a finales de 2019 fuese Turquía la que alcanzase un acuerdo con Libia para delimitar sus fronteras marítimas en una zona muy cercana a las islas griegas de Roda y Creta, que se encuentran entre el grupo no reconocido por Ankara. No obstante, Nikos Dendias, ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, ya dijo en su momento que el acuerdo entre Turquía y Líbano era “ilegal, inválido y legalmente inexistente”.

Tras años de disputas, parece que las partes están dispuestas a ceder y alcanzar un acuerdo que termine con los enfrentamientos diplomáticos que les unen desde hace tiempo y abrir una nueva etapa de entendimiento y poner así fin a las disputas.