Turquía y los contratos de reconstrucción en Libia

Libia está en una trayectoria más peligrosa que nunca. Con la presencia turca, el conflicto se intensifica y lo hace en interés de las potencias externas
El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayip Erdogan

 -   El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayip Erdogan

Cuando el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente ruso, Vladimir Putin, pidieron un alto el fuego en Libia, no estaba claro que ninguno de ellos creyera que estarían de acuerdo.sus respectivos aliados en Libia: el Gobierno de Acuerdo Nacional reconocido por la ONU y dirigido por Fayez al-Sarraj y el Ejército Nacional libio de Khalifa Haftar.
Hubo sospechas de que Erdogan y Putin estaban haciendo gestos diplomáticos iniciales previos a un plan muy diferente para Libia, uno que los vería como sus futuros corredores de poder.
Debido a su participación militar sobre el terreno, Turquía y Rusia son los actores externos dominantes en Libia. Están colaborando activamente. Sin embargo, no es una relación equilibrada: Rusia es el socio menor en términos de lo que quiere en Libia.
Turquía está buscando una parte importante de los más de 1 billón de dólares en contratos de reconstrucción que se esperan cuando termine la lucha en Libia. Rusia, según algunos informes, estaría satisfecha si sus facturas militares libias pendientes se pagan, recibe nuevas compras de armas y se reactivan otros acuerdos comerciales, como el ferrocarril Sirte-Benghazi de 4.500 millones de dólares.
Libia está en una trayectoria más peligrosa que nunca. Con la presencia turca, el conflicto se intensifica y lo hace en interés de las potencias externas. Un peligro aún mayor es que con la participación turca, egipcia, griega y de otros actores externos, el conflicto podría extenderse más allá de las fronteras de Libia.

Actores externos
En cuanto a otros jugadores externos, su capacidad para estabilizar una situación peligrosamente encendida es limitada. Los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí continuarán apoyando a Haftar, pero es probable que el respaldo sea en gran parte moral y financiero.
Con la crisis en el Golfo lejos de terminar, después del asesinato del general iraní Qassem Soleimani y las represalias de Irán con ataques con misiles en Irak ,los iraníes se centrarán principalmente en su propia seguridad. Estados Unidos también seguirá centrado en la región del Golfo.
En cuanto a las Naciones Unidas y el Enviado Especial de las Naciones Unidas para Libia, Ghassan Salame, su credibilidad y capacidad para influir en los eventos en Libia son bajas y no tienen un papel político significativo que desempeñar.
Lo mismo vale para los europeos. Pueden expresar preocupación por Libia, al igual que los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Italia, Alemania y Gran Bretaña el 7 de enero, pidiendo a los "actores externos", principalmente en referencia a Turquía, que se mantengan fuera del conflicto libio, pero nadie en Libia está tomando nota. .
Dos días antes, el GNA pospuso una reunión programada en Trípoli con los ministros de Asuntos Exteriores francés, italiano y alemán junto con el jefe de política exterior de la Unión Europea.
En una reunión del 8 de enero en El Cairo, los ministros de Asuntos Exteriores francés, griego, chipriota y egipcio rechazaron el controvertido acuerdo de límites marítimos entre el GNA y Turquía. El canciller italiano, que estaba en la reunión de El Cairo, no firmó la declaración.
Francia continúa tratando de influir en Libia, pero con poco éxito. Después de salir de El Cairo, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drain, se detuvo en Túnez para tratar de persuadir al presidente tunecino, Kais Saied, de que no tomara partido en Libia, pero no está claro si su gestión funcionó. Los islamistas de Ennahda abogan por tratar con el GNA como la única facción "legítima".
Argelia también parece pro-GNA, aunque eso se debe principalmente a la sensibilidad hacia los vínculos de Haftar con Egipto. Argel está tradicionalmente nervioso por la influencia egipcia en Libia.
Buscando desarrollar con otro movimiento rápido la búsqueda de posibles aliados regionales, Sarraj y el canciller turco Mevlut Cavusoglu estaban en Argel el 6 de enero para intentar persuadir al nuevo presidente argelino Abdelmadjid Tebboune para que los respalde.
La única excepción en la irrelevancia europea en Libia es Grecia. Respalda activamente a Haftar y Egipto. Existe una seria posibilidad de que junto con Egipto cierren su espacio aéreo para evitar que el apoyo militar turco se traslade a Libia. Es probable que también proporcione apoyo naval, pero eso podría convertirse en una confrontación turco-griega.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte y el hombre fuerte de Libia, Khalifa Haftar, en el Palazzo Chigi en el centro de Roma 
El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte y el hombre fuerte de Libia, Khalifa Haftar, en el Palazzo Chigi en el centro de Roma 

Alto el fuego

El alto el fuego a partir del 12 de enero ha sido aceptado, al final, por el mariscal Khalifa Haftar porque Rusia ha sido un gran aliado. Sin combatientes del Grupo Wagner de Rusia, es poco probable que el Ejército Nacional de Libia (LNA) hubiera hecho los avances hacia el centro de Trípoli que ha tenido en las últimas semanas después de meses de estancamiento en los suburbios del sur de la ciudad.
Un alto el fuego evita que Haftar tome Trípoli y salva al Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA) de la derrota. También podría deshacer las alianzas que Haftar hizo con varias tribus, comunidades y grupos militares en el oeste y sur de Libia, alianzas que entregaron gran parte del país a sus manos.
No fue sorprendente que el GNA haya acogido con satisfacción el alto el fuego de Erdogan-Putin. Como era de esperar, también, Haftar lo rechazaba, ahora da una oportunidad a la negociación pero su posición es mucho más relevante.
Mientras agradecía a Putin por su iniciativa, Haftar insistía en que, antes de que cualquier proceso político pudiera revivirse, los "grupos terroristas" en Trípoli tenían que ser erradicados y las milicias allí desarmadas y disueltas.
Al rechazar la oferta de alto el fuego, el LNA tendría que enfrentarse a fuerzas turcas muy superiores (y mercenarios y yihadistas aliados) en la batalla. Probablemente también sabía que, independientemente de lo que decidiera, los milicianos en Trípoli seguramente seguirían luchando, independientemente de lo que Sarraj quisiera.

El presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan, con el primer ministro libio, Fayez Al Sarraj
El presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan, con el primer ministro libio, Fayez Al Sarraj

Despliegue turco
El despliegue turco, una combinación de fuerzas regulares y mercenarios árabes transferidos desde Siria y ex soldados turcos empleados por la compañía de seguridad SADAT con sede en Estambul que actúa técnicamente en Libia a título privado, podría presentar una amenaza masiva, especialmente si se centran en conquistar Tarhouna, la base principal de la LNA al suroeste de Trípoli.
Haftar obtuvo un gran éxito estratégico con la captura el 6 de enero de Sirte, aunque eso se logró casi por completo porque el Batallón de Infantería 604, la única fuerza totalmente local en la ciudad, cambió de bando.
Muchos de sus miembros son de la tribu Qaddadfa del ex dictador Muammar Qaddafi o de la tribu Ferjan a la que pertenece Haftar. La captura de Sirte evita que las fuerzas turcas se trasladen a la ciudad y refuerza el prestigio de Haftar.
No estaba claro si Putin retiraría a los combatientes rusos de Libia. Ni él ni Erdogan quieren enfrentamientos entre sus soldados, ya sean oficiales o no oficiales. Ocurrió en el conflicto en Siria y pueden hacerlo en Libia. Los lazos más estrechos con Turquía y una política regional común, y como resultado, un debilitamiento de los lazos con la OTAN, son premios mucho mayores para Putin que Libia.
No está claro si Erdogan ha enviado soldados del ejército turco, a pesar de anunciar que se habían enviado tropas. El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que se estaban enviando expertos y técnicos militares, pero ha habido expertos militares turcos en Trípoli y Misrata desde hace bastante tiempo.
El parlamento turco aprobó específicamente el despliegue de tropas en Libia el 2 de enero. La aprobación no habría sido necesaria para los expertos militares o para el otro grupo que Turquía ha estado enviando, yihadistas árabes y mercenarios anteriormente en Siria.
Turquía también está proporcionando armamento importante, incluidos sistemas de defensa aérea y probablemente nueva capacidad de ataque aéreo, pero, sin tropas en el país, cualquier ofensiva contra el LNA sería prolongada.
Sin el alto el fuego y más lucha, Haftar puede confiar en Egipto para obtener ayuda. Sin embargo, el nivel de apoyo egipcio puede limitarse a defender las posiciones de LNA en el este de Libia. Al igual que Rusia, Egipto no querrá una confrontación directa con Turquía.