Turquía y los efectos de la deriva autoritaria de Erdogan

El líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, presenta una propuesta para cambiar el sistema electoral
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

PHOTO/ Servicio de Prensa Presidencial vía AP  -   El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

La noche del viernes 15 de julio de 2016, la historia de Turquía dio un giro radical. Un intento de golpe de Estado puso contra las cuerdas el orden constitucional establecido. Este acontecimiento, que acentúo aún más la polarización del país, también fue la chispa que encendió la mecha a la deriva autoritaria de Recep Tayyip Erdogan. Casi cuatro años más tarde, la desaceleración económica derivada de la pandemia del coronavirus está cambiando la dinámica política de esta nación. En este contexto, el líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, ha presentado una propuesta para cambiar las leyes electorales, un anuncio que ha alimentado alimentando los rumores la celebración de unas posibles elecciones anticipadas. 

“El MHP cree que es necesario emprender algunas reformas en relación con el sistema de gobierno presidencial que se adoptó para la normalización de la democracia en Turquía, logrando la paz y la confianza como nación, así como para que nuestro sistema político se gane el respeto”, dijo Bahçeli en su discurso durante la celebración de la festividad del Eid.

Bahceli añadió más leña al fuego a estas especulaciones al proponer cambios en la ley electoral del país. Esta modificación impediría que los parlamentarios se unieran a algunos partidos de la oposición que se han formado durante los últimos meses como el Partido del Futuro (GP, por sus siglas turcas), dirigido por Ahmet Davutoglu, asesor de Erdogan durante más de una década y primer ministro y líder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) entre 2014 y 2016. Este tipo de medidas supondrían una amenaza electoral para el bloque gobernante de Ankara conocido como Alianza del Pueblo y formado por el MHP y el propio AKP. 

El presidente del Partido Popular Republicano
AFP/ADEM ALTAN - El presidente del Partido Popular Republicano (CHP), Kemal Kilicdaroglu habla durante la reunión de su partido en la Gran Asamblea Nacional de Turquía (TBMM) en Ankara, el 14 de enero de 2020

Las normas electorales turcas establecen que los partidos políticos deben celebrar su primera sesión plenaria seis meses antes de la fecha de las elecciones. Además, cualquier formación política que cuente con al menos 20 legisladores en el parlamento turco tiene derecho a participar en las elecciones y a recibir ayuda financiera del tesoro para el proceso electoral. En el actual escenario de incertidumbre económica que vive la nación euroasiática, el principal líder de la oposición, el Partido Popular Republicano (CHP), Kemal Kilicdaroglu, ha insinuado la posibilidad de “transferir” algunos legisladores de su propia formación a los partidos recién fundados para asegurar su participación en las elecciones, según ha informado el diario Arab News. 

Los partidos DEVA y Futuro, encabezados por los ex miembros del AKP Ali Babacan y Ahmet Davutoglu, respectivamente, han sido creado en los últimos seis meses y aún no han celebrado sesiones plenarias. En el caso de que los parlamentarios del CHP formaran parte de estos partidos, de acuerdo con la sugerencia de Kilicdaroglu, ambas formaciones políticas podrían ser elegibles para participar en las próximas elecciones, dividiendo el voto conservador que tradicionalmente ha favorecido a la alianza popular del AKP-MHP. 

En las últimas semanas, Babacan ha criticado el hecho de que Erdogan haya pasado de un sistema parlamentario a otro que proporciona al presidente amplios poderes “sin ningún tipo de control ni equilibrio”, de acuerdo con las declaraciones recogidas por Arab News. “El AKP está aboliendo lo que construyó con sus propias manos. La reputación y la economía del país está en ruinas. El número de personas competentes ha disminuido en el partido gobernante. Las decisiones se están tomando sin consultar”, ha subrayado. Babacan también ha denunciado que algunos miembros del AKP compitan entre sí para “obtener beneficios económicos personales”. 

Ali Babacan, ex viceprimer ministro de Turquía
PHOTO/REUTERS - Ali Babacan, ex viceprimer ministro de Turquía

El diario Arab News ha entrevistado a Berk Esen, un analista político de la Universidad de Bilkent en Ankara, que cree que “las recientes declaraciones de Babacan podrían haber enfurecido a Erdogan”. “Como tecnócrata, Babacan se gana el respeto de los círculos seculares, así como de la comunidad internacional, algo de lo que Erdogan claramente carece. A pesar de llevar 13 años en el cargo, Babacan no se ha visto manchado por las acusaciones de corrupción y es conocido como el principal arquitecto del rápido crecimiento económico de Turquía durante los dos primeros mandatos del AKP”, ha especificado. 

La reforma electoral en la que supuestamente están trabajando el AKP y el MHP podría impedir el traslado de parlamentarios solo en caso de que se celebren elecciones anticipadas. En caso contrario, tanto el partido DEVA como el Partido del Futuro, podrían cumplir con los requisitos necesarios para participar en estos comicios. 

El líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, planteó esta reforma después de que Kilicdaroglu explicase que estaba dispuesto a trasladar algunos de sus diputados a los partidos DEVA y Futuro, de la misma forma que habían hecho con el Partido IYI antes de las elecciones de 2018. En estos momentos, los actores políticos de Turquía están analizando las consecuencias políticas y económicas de la crisis de la COVID-19, una pandemia que podría llevar a Turquía a celebrar elecciones anticipadas, si finalmente los rumores se cumplen. 

El líder del Partido del Movimiento Nacionalista
REUTERS/UMIT BEKTAS - El líder del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli

“Bahceli quiere evitar que DEVA y Futuro participen en las elecciones. Esto también muestra que la popularidad de la coalición AKP-MHP está disminuyendo y los votantes de derecha podrían preferir Babacan o Davutoglu debido a las dificultades económicas”, ha señalado el politólogo Burak Bilgehan Ozpek a Al-Monitor. “Las elecciones anticipadas parecen un acontecimiento irracional, pero son posibles. La economía no mejorará y la popularidad del AKP seguirá disminuyendo”, ha añadido. 

El MHP tiene su origen en los movimientos ultranacionalistas y anticomunistas de la década de 1970.  Tras su llegada al poder de la mano del AKP, este partido ha introducido una serie de propuestas para beneficiar a su circunscripción. “Creo que están soltando globos y viendo cuál de ellos va a flotar”, ha asegurado Berk Esen, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Bilkent en Ankara a Al-Monitor. “Aunque no muchos de estos globos han flotado por ahora”, ha concluido. 

Miembros del parlamento turco en una votación
AP/BURHAN OZBILICI - Miembros del parlamento turco en una votación
Erdogan volvería a ganar si se celebrasen unas elecciones, según las encuestas

No obstante, una encuesta electoral elaborada por la empresa de investigación turca Optimar ha indicado que el mandatario turco vencería a sus principales rivales republicanos en las próximas elecciones presidenciales. Un total de 44,7 por ciento de los participantes dijo que votaría a Erdogan en comparación con el 34,7 por ciento que apoyaría al alcalde de Estambul, Ekrem Imamoğlu, en el caso de que hubiera elecciones presidenciales, según ha informado Ahval News.

La llegada al poder de Imamoğlu en las elecciones locales de 2019 ha supuesto un duro golpe para el partido de Erdogan, que había gobernado la ciudad del Bósforo durante más de una década. Las próximas elecciones presidenciales en la nación euroasiática están previstas para 2023. Sin embargo, el coronavirus ha tenido el poder de cambiar el mundo tal y como lo conocíamos hasta ahora, una transformación que podría influir en la fecha de celebración de comicios en el país fundado por Mustafa Kemal Atatürk.