Turquía y Rusia piden un alto el fuego en Libia a partir del domingo

Se espera que el cese de las hostilidades comience a las cero horas del día 12 de enero
Erdogan y Putin

PHOTO/SERGEY GUNEEV/SPUTNIK/AFP  -   El presidente turco Recep Tayyip Erdogan recibe a su homólogo ruso Vladimir Putin para inaugurar TurkStream

Rusia y Turquía han pedido este miércoles un alto el fuego en Libia, en cuya guerra civil apoyan a bandos distintos, que debería entrar en vigor a partir de las cero horas del domingo 12 de enero.

Así lo anunció en Estambul el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, que compareció junto a su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, tras un encuentro de los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y Rusia, Vladímir Putin, con motivo de la inauguración del gasoducto TurkStream. Los ministros subrayaron en una declaración conjunta que los dos presidentes han decidido hacer un llamamiento para un alto el fuego en Libia a contar desde la medianoche del sábado al domingo próximos. 

Preocupación por la tensión EEUU-Irán

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, afirmaron estar "profundamente preocupados" por la creciente tensión entre Estados Unidos e Irán. "Estamos profundamente preocupados por la escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán", señalaron en una declaración conjunta ambos presidentes tras una reunión en Estambul. Ambos líderes señalaron que el asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qasim Soleimani, "socava la seguridad y la estabilidad en la región". Durante la inauguración hoy de un gasoducto que abastecerá de gas ruso a Turquía, Erdogan y Putin mantuvieron una reunión bilateral para tratar la situación en Irán, Siria y Libia. Ambos líderes criticaron la escalada de tensión entre Washington y Teherán, que culminó esta madrugada en un ataque iraní a una base militar estadounidense en Irak, en respuesta al asesinato de Soleimani.

"El intercambio de ataques y el uso de la fuerza por cualquier parte no contribuyen a encontrar soluciones", señala el documento. "Más bien conduciría a un nuevo ciclo de inestabilidad y eventualmente dañaría los intereses de todos", añade. La declaración conjunta también expresa el "compromiso" de ambos países para reducir las tensiones existentes en la región, tal y como expresó Erdogan durante su intervención en Estambul junto a Putin. "Nadie tiene derecho a incendiar la región. No dejaremos que, como país que habla a todas las partes, nuestra región se ahogue en sangre y lágrimas. Trabajaremos con Rusia para esto", dijo Erdogan durante la inauguración del gasoducto turco-ruso. Se espera que el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, viaje mañana a Bagdad con la intención de trabajar para rebajar las tensiones entre Irán y Estados Unidos. Irán atacó con misiles esta madrugada bases militares en Irak utilizadas por Estados Unidos y otras fuerzas internacionales en respuesta al asesinato por parte de un dron estadounidense en Bagdad del general Soleimani.