PUBLICIDAD

Iberdrola

Turquía anuncia la creación de un “Netflix turco”

El medio estatal turco TRT anuncia sus planes de creación de una plataforma de streaming, en medio de un aumento de la censura gubernamental contra las plataformas extranjeras
Turquía creará su propia plataforma de streaming, como alternativa a otras extranjeras como Netflix o HBO

PHOTO/ARCHIVO  -   Turquía creará su propia plataforma de streaming como alternativa a otras extranjeras como Netflix o HBO

El Gobierno turco creará su propia plataforma de streaming, como alternativa a otras extranjeras como Netflix o HBO. Así lo ha anunciado Mehmet Zahid Sobacı, el director general de TRT, la empresa radiotelevisiva estatal turca, que se encargará de establecer la plataforma.

En el Foro Internacional de Jóvenes Comunicadores, celebrado en la provincia de Antalya, Sobacı afirmó que “como país, tenemos que explicar mejor nuestra posición a nivel nacional e internacional”.

Para Sobacı, esto se vuelve más urgente en tanto en cuanto “vivimos en un momento en el que la línea entre la verdad y la mentira está siendo rota, y se han vuelto comunes ideas e informaciones tóxicas”. La desinformación continúa, no solo se encontraría en las noticias, “sino también en películas, series, documentales, animaciones y aplicaciones móviles”. Así, Ankara estaría dispuesta a combatir la batalla cultural e informativa, con esta nueva plataforma como altavoz de su mensaje hacia un público principalmente joven.

PHOTO/PIXABAY – Netflix
PHOTO/PIXABAY - Netflix

Las series televisivas turcas se han vuelto uno de los principales productos culturales del país, constituyendo un fenómeno de masas a nivel internacional, con cientos de millones de espectadores desde el mundo árabe a Europa. Así, Turquía se ha convertido en el segundo mayor exportador de series televisivas del mundo, solo por detrás de Estados Unidos.

Este anuncio se produce en un contexto de crecientes tensiones entre el Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), presidido por Recep Tayyip Erdoğan, y plataformas como Netflix, con respecto a las cuales ha aumentado la censura gubernamental.

En abril de 2020, surgió una gran polémica por los planes de Netflix Francia de trabajar en una película sobre el genocidio armenio, una matanza de cientos de miles de armenios y otros cristianos por parte del Gobierno de los Jóvenes Turcos negada, no obstante, por Ankara. Como respuesta, se organizó una campaña contra Netflix en redes sociales. Pocos meses después, Netflix tuvo que cancelar la producción de la serie turca ‘If Only’ ante la presión del Gobierno por la presencia de un personaje homosexual.

AFP PHOTO/HO/OFICINA DE PRENSA PRESIDENCIAL TURCA - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan visitando la Hagia Sophia o Ayasofya-i Kebir Camii en Estambul, el 19 de julio de 2020
AFP PHOTO/HO/OFICINA DE PRENSA PRESIDENCIAL TURCA - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan visitando la Hagia Sophia o Ayasofya-i Kebir Camii en Estambul, el 19 de julio de 2020

Una ley posterior del Gobierno del AKP establece la obligatoriedad para las plataformas de Internet de responder en 48 horas a peticiones de eliminación de contenido, lo que ha llevado a que Netflix haya suprimido parte de su catálogo en el país.

El Gobierno de Erdoğan ha protagonizado una islamización de la sociedad turca, con una postura fuertemente conservadora. En un discurso, el presidente afirmó que plataformas extranjeras como Netflix “no se ajustan a este país y a nuestra gente. Es por ello por lo que queremos cerrarlas o controlarlas completamente”. “¿Entendéis por qué estamos en contra de plataformas como Youtube, Twitter o Netflix? Para librarnos de estas inmoralidades”, finalizó el líder del AKP.

PHOTO/PIXABAY – Netflix
PHOTO/PIXABAY - Netflix

Por su parte, los críticos de Erdoğan, señalan la instrumentalización de TRT para promover sus propias políticas, tanto sus canales de noticias como sus series televisivas. Así lo afirmó Renan Akyavas, del Instituto Internacional de la Prensa, para quien “TRT era el medio de comunicación más respetado en Turquía, gracias a sus noticias de alta calidad, diversas y objetivas. Desafortunadamente, su administración ha sido tomada por el Gobierno paso a paso a través de decretos o cambios en sus reglamentos, convirtiéndolo en un medio de propaganda estatal”.